Opinión


Welcome to Tijuana: sueños y muros

Welcome to Tijuana: sueños y muros | La Crónica de Hoy

Tijuana no es una ciudad. Es muchas ciudades. Es un ente heterogéneo que se alimenta de sueños y deseos y crece y crece, según dicen, cuatro cuadras por semana. Un muro levantado desde el mar intenta contenerla todos los días. Ella busca las formas de expandirse. Pretende como adolescente empedernida reinvitarse. La Tijuana de hace un par de años no es la misma de hoy. Tijuana es polifacética, dicen sus habitantes.

Tijuana me recibió la semana pasada. Quería conocerla desde hace mucho tiempo. Sus historias de sin city me atraían. Sus historias escabrosas y desoladoras de migrantes. Su cultura bilateral. Su pasado marcado por el narco y la tragedia. Pero Tijuana me mostró también sus otros lados que no conocía. Su reinvención. Sus lados artísticos y culturales más estimulantes. Su mezcla de estilos y propuestas. Su gastronomía y cerveza artesanal.

Hay una generación de tijuanenses que están hartos de la idea de Tijuana como ciudad de pecado. Que crecieron viendo emborracharse por un dólar a una parvada de gringos en sus calles y a otros buscando sexo y drogas.

Ellos crecieron como los otros miles de habitantes entre San Diego y Tijuana. Cruzaban diario o llegaron a residir en las ciudades estadunidenses aledañas para estudiar o trabajar. Ahora están construyendo nuevas propuestas para reinterpretar su ciudad. Para abonar a las caras de Tijuana.

LA CAJA GALERÍA. Es un espacio diseñado arquitectónicamente para mutar. En el converge un espacio de promoción turística de artistas locales y nacionales, salones multiusos para la enseñanza, residencia artística y hasta en una cocina de autor. La Caja Galería trata de sobrevivir, como el rinoceronte blanco pintado en una de sus fachadas. Su director Arturo Rodríguez me cuenta que no es fácil. El espacio ha resistido 14 años reinventándose y adaptándose. La galería se encuentra en lo que solía ser una bodega abandonada y está construida con materiales de reúso de todas partes del mundo.

La Caja Galería es como Tijuana. Se adaptan y reconfiguran dependiendo de lo que se necesite al momento. Es una caja de sorpresas. Un laberinto que llama a conocerlo. Una puerta que abre otras puertas.

LA CASA DEL TÚNEL. Fue un famoso narco túnel que tenía 100 metros de largo y permitía cruzar ilegalmente a miles de migrantes y también fue utilizado como contrabando de drogas hacia Estados Unidos y México.  Ahora es un espacio cultural que busca fortalecer el tejido social con temas principalmente sobre la migración. Es la casa más cercana a la frontera en medio de la garita de San Ysidro y El Chaparral.

Es administrado por Enrique Chu, artista y gestor cultural, que entre otros proyectos tiene también el Mural de la hermandad que pretendía ser el mural más extenso del mundo, de dos kilómetros de largo, sobre el muro fronterizo. Fue pintado por cientos de artistas y contingentes de voluntarios, conformados por niños y adolescentes, sin embargo, Donald Trump reemplazó el muro y se llevó los lienzos que sirvieron a cientos de personas para plasmar sus consignas, sueños, deseos y frases.

Una parte de ese muro pintado sobrevive todavía cercano a la Playa de Tijuana. Las palabras amor, paz y libertad están escritas en español y en inglés. Frases también como #TodosSomosMigrantes y “La Poesía es gente con sueños”. Están ahí para recordarnos las millones de historias que habitan en Tijuana. La Tijuana de los migrantes, de los locales, de los que los que cruzan, de los que no pueden cruzar, de los que ven oportunidades a través del arte. De los que llegamos con expectativas.

Si quieres leer más sobre Tijuana aparecerán distintos artículos en el suplemento de Crónica de Turismo y en la página web.

 

wengarrido@gmail.com
Twitter: @wendygarridog

Comentarios:

Destacado:

LO MÁS LEÍDO

+ -