Opinión


¿Y ahora qué?

¿Y ahora qué? | La Crónica de Hoy

El brexit nos regala momentos surrealistas, como que los diputados que el martes humillaron a la primera ministra Theresa May, con una dolorosa derrota de su plan de salida civilizada de la UE (soft brexit), sean los mismos que ayer salvaron su pellejo, votando en contra de una moción de censura. ¿Qué pasó? Pues que lo último que quieren los tories y sus aliados unionistas norirlandeses es que se convoquen nuevas elecciones y las ganen los laboristas.

Por eso, May ni renuncia (para que no la comparen con el causante de todo este caos, su antecesor David Cameron) ni la fuerzan a renunciar. Pero su victoria de ayer fue pírrica. Ha ganado un balón de oxígeno para rogar a sus socios europeos que la ayuden a presentar el lunes un segundo plan que pueda ser aprobado por el ­Parlamento de Westminster. Pero los europeos insisten en que no hay nada que renegociar, por lo que Gran Bretaña parece condenada a un divorcio traumático (hard brexit) el 29 de marzo.

¿Qué salida queda a todo este caos? Que la UE se apiade de May y le conceda unos meses de prórroga para que negocie otro acuerdo y, si éste es imposible, para que cancele el brexit, opción a la que la Premier se niega señalando que ella cumple un mandato popular.

Ante esta situación de impasse, la solución lógica sería convocar un segundo referéndum del brexit, que es lo que quieren los escoceses, los liberales y cada vez más laboristas, con la esperanza de que esta vez gane la permanencia en la UE. Si convencen a ­Corbyn de que lo lleve en su programa, podría lograr apoyo para derribar a May y para liderar el gobierno que acabe con la estupidez histórica llamada brexit.

fransink@outlook.com

Comentarios:

Destacado:

LO MÁS LEÍDO

+ -