Opinión


¡Y para colmo lo de Mati!

¡Y para colmo lo de Mati! | La Crónica de Hoy

Puedes juzgar el verdadero carácter de un hombre por la forma en que trata a sus compañeros animales.

Paul McCartney

 

Aunque hay malvados de antología, solía estar convencida de que éramos muchas más las personas buenas con los animales. Sin embargo, haber cerrado año e iniciar este 2020 con tantísimas noticias infernales y hasta perversas relativas al tema, me está decantando por pensar como Friedrich Wilhelm Nietzsche, acerca de que “el hombre es el animal más enfermizo por ser el más desviado de sus instintos”. Y es que basta darse un ligero paseo por las redes sociales para dar cuenta de que ser malo con los seres indefensos está de moda. Por ejemplo, aunque cantidad de gente se volcó física y/o contributivamente a favor de la fauna australiana mientras estaban en pleno los incendios, y mayormente ahora, ante la terrible realidad de encontrarse con más de 8 millones de hectáreas totalmente destruidas y por lo tanto sin posibilidad de dar albergo a los animales sobrevivientes, por otro lado hubo quienes desde esos mismos lares aumentaron la tragedia al optar “piadosamente” por la eliminación de aproximadamente 10 mil dromedarios, que aunque forman parte de una población silvestre reconocida al haber sido llevados a Australia desde el Siglo ­XVIII, al multiplicarse sin control, fueron sacrificados a balazos que, en persecución desde helicópteros, les fueron atinados por supuestos cazadores expertos, al tornarse (por vil irresponsabilidad humana) en una molestia y riesgo para determinada población aborigen, que solicitó su matanza ante la escasez de agua. También, y…

Repitiéndose una tras otra, se conocen acciones tremendamente crueles, como es el caso de cazadores españoles que se auxilian de galgos, cuando esos nobles perros ya no les sirven a su propósito se sabe que acostumbran abandonarlos colgándolos a la intemperie para que mueran por inanición, actualmente han aumentado esa brutalidad colocándoles un pedazo de madero grueso y fuerte en dirección paladar-lengua, a fin de que ni siquiera puedan emitir lamento y ser escuchados para salvarse. Eso no tiene nombre, o por lo menos yo no encuentro palabra suficiente para describir tal grado de malignidad al que se ha llegado, y que sí o sí debe parar. A ver si Pablo Iglesias, investido ahora como vicepresidente del flamante gobierno español, hace algo más que indignarse verbalmente contra el maltrato animal en su tierra. Pero…

En nuestro México no nos quedamos atrás. Este pasado 8 de enero se dio un hecho indignante por donde se le mire. Me refiero al caso de MATI, perrita que, apenas alcanzando los 8 meses de edad, no solamente fue abusada sexualmente por un pervertido de nombre Martín —al cual se le ¿debe? respetar su “presunción de inocencia” no dando a conocer sus generales e imagen mientras está abierto el procedimiento— sino que además, y seguro a fin de someterla, la apaleó al grado de que aun recibiendo atención médica, la criatura murió, lo que le suma al tipejo un delito más al de zooerastia, erróneamente referido como “zoofilia”. Según, el infeliz, aparte de no tener arraigo cuenta con antecedentes penales y sin omitir que tras un perfil sicológico que se le practicó, se supo que tampoco tiene respeto por la vida, motivos todos por los que el MP solicitó al juez de turno en los Juzgados de Control del Distrito de Netzahualcóyotl, Estado de México, lugar donde se dieron los hechos, la aplicación de medidas cautelares que se resumieron en dictarle “prisión preventiva justificada”, lo que no necesariamente significa que el tipejo vaya a terminar en prisión, por lo que habrá necesariamente de realizarse un trabajo pulcro y exacto que siente precedente y termine de una vez por todas con la total impunidad que hay al respecto. Quienes acusan afirman contar con pruebas suficientes y testigos, además del acompañamiento de los bravos activistas de la organización Nitin Neza que, aprovechando el momento, exigen que el maltrato a los animales sea considerado DELITO GRAVE en la entidad, como en realidad debía ser en todo el país, puesto que quien llega a ese grado con un animal, no suele detenerse ahí. Hoy 15 de enero habrá audiencia sobre el caso. Estaremos al pendiente. Por cierto…

¿Saben dónde se detectaban más armas durante la visita al Zoológico de Chapultepec? En las carriolas, y la revisión, en mis tiempos a su frente, nunca fue cuestionada por Derechos Humanos…

 

producciones_serengueti@yahoo.com
marielenahoyo8@gmail.com

 

Comentarios:

Destacado:

LO MÁS LEÍDO

+ -