Escenario


Yuli cautiva con la belleza del ballet

La cinta es un viaje temporal a través de la vida del bailarín cubano Carlos Acosta. Se aprecia cómo el talento puede ser “una especie de condena”

Yuli cautiva con la belleza del ballet | La Crónica de Hoy

La directora española Icíar Bollaín logra fusionar el drama y la danza en la película Yuli, donde narra la vida del bailarín cubano Carlos Acosta, quien se convirtió en una leyenda del ballet por ser el primer bailarín negro que pudo interpretar protagónicos exclusivos para artistas blancos.

Bollaín muestra en su cinta un viaje temporal a través de la vida de Acosta, apodado artísticamente como Yuli. La cinta es emotiva porque se observa cómo fue la infancia del bailarín en su natal Habana. Su padre, Pedro, es quien descubre el talento innato de Acosta para bailar ballet. Contra su voluntad, Pedro lleva a su hijo a la Escuela Nacional de Danza Cubana.

A pesar de resistirse, Yuli termina cautivándose por la belleza del ballet hasta convertirse en uno de los bailarines más talentosos internacionalmente, dándole la posibilidad de salir de Cuba y bailar en escenarios más importantes del mundo.

En entrevista con Crónica, la directora mencionó que la cinta contiene un tema humano que narra aspectos universales. Reconoció que el gran reto al que se enfrentó era contar algunas emociones de la vida de Carlos Acosta a través del baile. “Tuve que encontrar un lenguaje propio, un punto intermedio en el escenario para que se aprecie la coreografía, el movimiento y la expresión de los bailarines”.

Reveló que en todo momento fue muy consciente de que no podía permitirse perder al espectador con secuencias de danza abstracta. Así que tuvo que apoyarse en la experiencia de la coreógrafa María Rovira para lograr su cometido y no perder el ritmo de la historia.

“En la cinta se hizo hincapié en todo aquello que marcó emocionalmente al protagonista, se observa el amor de su padre, pero al mismo tiempo su violencia, veremos ese amor que siente Yuli por Cuba y algunas situaciones tristes que vivió con su familia”, expresó la cineasta española.

Y agregó: “Es una película luminosa porque expone el valor de muchas cosas. Incide en el sacrificio, en el esfuerzo para lograr ser el mejor bailarín. También se ve el salón de ensayos, el sudor del artista, es otra manera distinta de contar sus emociones y experiencias”.

En el caso de Acosta el talento fue “una especie de condena” pues en la cinta, Yuli menciona “el maldito talento que me sacó de mi casa”.

“A mí lo que me pareció bonito es que, a pesar de estar solo, sin su familia, lo cual era una cárcel, lo convirtió en su refugio, y él lo dice en su libro. Yo creo que el arte es muy terapéutico; tanto hacerlo como verlo”, dijo Bollaín.

La película es protagonizada por el propio Carlos Acosta, quien se interpreta a sí mismo durante la edad adulta. La película se estrenó en México el pasado 8 de noviembre.

Comentarios:

Destacado:

LO MÁS LEÍDO

+ -