Julio Mannino “Me costó trabajo darle vida a Saimon porque es distinto a mí” | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Martes 12 de Abril, 2016

Julio Mannino “Me costó trabajo darle vida a Saimon porque es distinto a mí”

Belén Meneses
Para todo el público que sintoniza la telenovela La Fea Más Bella, no pueden dejar de ver a Saimon. Él, es alegre, juguetón, pícaro y todo un conquistador, pero el actor Julio Mannino, quien le da vida no tiene nada que ver con la simpatía que emana a flor de piel dicho personaje. Se describe serio, de carácter muy fuerte y explosivo, sin embargo, comentó en exclusiva para CRÓNICA, que este papel vino a darle un toque mágico a su vida para verla con buena cara. — ¿Cómo te sientes haciendo este personaje? —Saimon es muy alegre, liviano, siempre está de buenas, bailando y cotorreando. Ha gustado mucho a los niños y a los señores y me encanta. Es la primera vez que hago comedia y casi le pego al reto que me di al hacer el personaje”. —Podrías considerarlo como el mejor papel que haz hecho en tu carrera artística… —He tenido personajes muy importantes en mis 16 años de carrera artística pero éste se me hizo difícil por que la comedia nunca la había tocado. Toda mi vida habían sido papeles serios de villano y aquí tuve que mover muchas cosas de mi interior para hacerlo. No me gusta establecerme metas pero habrá personajes más interesantes y completos. No demerito a Saimon pero hay mucho más que ofrecer. —Pero, este personaje no tiene nada que ver con tu personalidad… —Soy un persona de carácter fuerte, nada alegre y no me tomo la vida tan enserio. Este personaje es distinto a mí, pero le he aprendido muchas cosas como a no preocuparme por cualquier comentario o problema y eso me ha enriquecido como persona. —¿Qué le agradeces a Saimon? —Este personaje llegó en un momento donde yo andaba muy mal de los nervios y era poco tolerante y explotaba por cualquier cosa. Él vino a tranquilizar a Julio Mannino y a enseñarle que la vida no debes de tomarla tan enserio. Soy una persona que se deprime muy fácil. Todo lo hago al cien por ciento y cualquier cosita que salga mal me afecta y me deprimo. Siempre hay que buscarle el lado bueno a las cosas. Gracias a este personaje he aprendido que la vida es en dos días; además, me ha bajado el carácter que hasta mis compañeros actores y de producción se han dado cuenta porque me lo han dicho. —¿Tú carácter no te ha traído problemas? —Más que traerme problemas me ha provocado soledad. La gente se ha alejado de mí. Soy un chavo que puede decirte las cosas como son: frescas, directas y a la cara y eso no le gusta mucho a la gente. Nunca te doy el avión y son muy impulsivo pero ahora respiro y me tranquilizo. —¿Haz pedido ayuda profesional? —Hace un año me fui al psiquiatra después de terminar Apuesta por un amor y estuvo muy bien pero me ayudó más el irme a cuatro meses a España solo. Me ayudó a encontrarme, equilibrarme y a tener tolerancia que era una palabra que no estaba en mi diccionario. Cuando encuentras tus fantasmas, te empiezas aliviar de tanta basura y mierda con la que cargas día a día. —¿Te costó trabajo enfrentarte contigo mismo? —Sí, porque el peor enemigo del ser humano es el miedo y eres tú mismo. Con todos tus temores y fallas. No me río de la vida sino de mis errores. Soy un chavo con errores y cada día que amanezco trato de enmendarlos porque soy exigente. Hay que tomarlos y decir que la estás regando y buscar la forma para resolverlo”. —Entonces… Saimon, vino a equilibrarte como persona. —Después de llegar de España fue cuando me invitaron a hacer este personaje pero me negué porque soy un actor serio, no un payaso o cómico, sin faltarle al respeto a mis compañeros comediantes. La vida es muy sabia y te acomoda y limpia. Te dice qué te toca vivir en este momento y este personaje me cayó como anillo al dedo. Me vino a purificar y a quitar los residuos que se quedaron por ahí. —¿Cuando termine la telenovela La Fea Más Bella, volverás a hacer un personaje similar? —No, porque no quiero continuar mi carrera de cómico. Me gustan las cosas serias, con conflicto, pasión y recovecos. Me han ofrecido algo pero tampoco quiero dejar de hacer la otra parte. En mi carrera he sido un actor cuyos personajes han sido diferentes y después de Saimon quiero ser diferente. Eso me ha dado un lugar en el medio artístico y no quiero agarrarme el éxito de éste y seguir su línea como le hacen muchos. Quiero ser otro me encantan los retos”.

Imprimir