Eko y Taibo II narran la toma de Zacatecas por Villa en novela gráfica | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Jueves 21 de Abril, 2016

Eko y Taibo II narran la toma de Zacatecas por Villa en novela gráfica

Los autores se tomaron la libertad literaria de dibujar al Centauro del Norte en una Indian, que no compró para la batalla, pero sí por placer en algún momento.

Eko de la Garza y Paco Ignacio Taibo II presentaron ayer Pancho Villa toma Zacatecas, la novela gráfica que narra uno de los episodios históricos más importantes de la Revolución Mexicana: la toma de Zacatecas, considerada un hito que recuerda aquel 23 de junio de 1914, cuando el general Francisco Villa tomó aquella ciudad y venció las fuerzas del entonces presidente Victoriano Huerta.
El volumen cuenta con 100 grabados, explica Eko en entrevista, “que proporcionan una dimensión épica a nuestra historia que ya está tan hablada, tan sobada y que es prácticamente invisible para nosotros. Pero también fue una oportunidad de narrar lo que las fotografías y los grabados no nos enseñaron sobre la batalla más importante de la Revolución Mexicana”.
El libro fue editado por la editorial Sexto Piso y fue presentado ayer en el auditorio Bernardo Quintana, dentro de la Feria Internacional del Palacio de Minería (FILPM), donde Paco Ignacio Taibo II destacó la pericia del artista que lo arrastró con su Ekoestética, la cual goza de un estilo impresionista y por mucho puede considerarse unos de sus mejores trabajos, dijo.
Asimismo reconoció que en este volumen cometieron dos indiscreciones históricas justificadas: la aparición del periodista y poeta John Reed, a quien ambos creadores rinden un homenaje; y la aparición de un personaje llamado Fuentes, que en la vida real se llamó Montejo.
… TE FUSILA. Para Eko de la Garza, colaborador de Crónica, en Pancho Villa toma Zacatecas se puede apreciar un Francisco Villa muy pragmático. “Recordemos que a Villa lo adora el pueblo, su gente, los hombres y le tienen a la vez muchísimo respeto; nadie se atreve a acercarse y darle una palmada en el hombro porque es un líder muy impulsivo que toma decisiones y fusila”, apunta.
Pero sin duda Villa era un sentimentalote muy pragmático, un hombre que quería  muchísimo a su gente y por otro lado era implacable: “Villa te adora, te protege, te procura, pero si no le obedeces… te fusila porque lo que no toleraba era la traición”.  
Y esa es la imagen que tengo de Villa –cuenta Eko–, un caudillo que contaba con gente altamente ideologizada, con anarquistas que tenían muy claro su objetivo, que fueron altamente tecnificados, pues todos eran mineros, telegrafistas, maestros de escuela… gente con un altísimo nivel de tecnología, así que eran muy rápidos para adaptarse a las nuevas tecnologías de las armas.
Además, destaca una escena muy importante que no está dibujada ni narrada, pero que es muy interesante en la vida del Centauro del Norte. Sucede cuando Pancho Villa desea matar a Victoriano Huerta y le dice a Francisco I. Madero algo así como: ‘Con tres balazos hubiéramos acabado con esta cucaracha y nos hubiéramos ahorrado tremenda guerra’.
LOS ACERTIJOS. Este proyecto, explica el ilustrador y artista visual, requirió dos años de trabajo entre novelista e ilustrador. Y resalta dos acertijos en forma de imagen que Paco Ignacio Taibo II quiso que descubriéramos en esta historia.
El primero sucede al comienzo de la narración, cuando aparece una ilustración con una nube negra que al paso de las páginas encierra 60 locomotoras que marchan a un ritmo endiablado. Y un segundo instante nace con una cortina de polvo que cubre las locomotoras y se transforma en 4 mil jinetes cabalgando en línea por la llanura. “Con estos dos acertijos Paco Ignacio Taibo II marcó un ritmo cinematográfico que me fue guiando a lo largo del libro”, reconoce.
Para fijar el lenguaje gráfico de Pancho Villa toma Zacatecas,  Eko reconoce que se inspiró en los grabados del expresionismo alemán –particularmente del portafolio La vida en las trincheras durante la Primera Guerra Mundial de Otto Dix– y el Taller de la Gráfica Popular (TGP).
Por último, Eko explica que en este libro se tomó una libertad literaria, al dibujar en la portada del volumen a Francisco Villa sentado en una motocicleta Indian, la cual no compró para la batalla de Zacatecas pero que sí adquirió por placer en algún momento. ¿Qué tiene de interesante esa motocicleta?, se pregunta el artista. “Sencillo, era la motocicleta más rápida, con el motor más grande de su época y sin quererlo se convirtió en el primer rebelde, incluso más icónico que aquel adolescente Marlon Brando que todos conocemos”.

Imprimir