“De Reyes aprendí que un artículo debe estar tan bien escrito como un poema” | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Jueves 29 de Diciembre, 2016

“De Reyes aprendí que un artículo debe estar tan bien escrito como un poema”

"Aprendí de Alfonso Reyes que un artículo de erudición o un trabajo científico tiene que estar tan bien escrito como una novela o un poema. Esa es la lección más grande para mí. Reyes es un formidable escritor, siempre ingenioso y versátil aún en los trabajos más duros”, dice el filólogo español Francisco Rico, reconocido cervantista y defensor de la lengua española que hoy recibirá el Premio Alfonso Reyes 2013, en el Colegio de México (Colmex).
Conocido por coordinar la versión definitiva de El Quijote, el Flaco Paco Rico, como lo llama su amigo Mario Vargas Llosa, es un filólogo de 71 años que guarda dos escritores mexicanos cerca de su mente: “Juan Rulfo y Octavio Paz, dos gigantes”. Cuenta que ésta es su primera visita a la ciudad de México y reflexiona sobre internet, la destrucción de la lengua española y El Quijote, el libro donde están todos los libros y todos los géneros literarios.
La entrevista sucede en el Hotel Four Seasons de Reforma, donde el filólogo hace una llamada a España para reclamar por qué su operador telefónico le quiere cobrar 700 euros por un servicio de internet que no utilizó en Cuba. Luego sonríe y enciende su cigarrillo.
—¿Qué hacía en Cuba?
—Callejear, pendonear. Vengo fascinado de Cuba. Nunca he visto una ciudad parecida, muy bonita, pero con ese estado de las casas vacías y los cristales rotos. Una ciudad con tantas cosas bonitas y casi todo destruido no es normal.
—¿Y su literatura?
—¡Excelente literatura! Estuve con uno de los mejores autores vivos: Antón Arrufat, gran poeta, autor de teatro y ensayista. Desde Alejo Carpentier a Virgilio Piñera o Guillermo Cabrera Infante… Cuba ha dado muy buenos escritores en este siglo.
—Dicen que no le gusta viajar. ¿La literatura es su mejor forma de hacerlo?
—Sin duda alguna. Si estoy interesado por la ciudad de Bombay lo primero que hago es buscar bibliografía y leer un libro; luego viene la superstición de haber pisado el sitio, donde no ves nada. En los museos mismos los cuadros no se ven bien; siempre lo digo y tengo un ensayo sobre eso que naturalmente ha causado que me insultaran, me injuriaran porque los cuadros se ven y se estudian mejor en las buenas reproducciones por internet.
INTERNET. Rigor y audacia son dos de las virtudes que Javier Cercas reconoce de Francisco Rico. Quizá por eso polemiza cuando explica que Google también es una fuente valiosa de información.
“Google es maravilloso. Yo he legado mi biblioteca a la Universidad Autónoma de Barcelona… porque puedo ver mis libros en Google o en el ordenador –computadora- para buscar dónde dije cierta tontería. Y si uno busca bien, acaba encontrándolo todo”, precisa.
—¿Es fuente confiable?
—Claro, porque hay muchos materiales. Además, por el número de menciones puedes saber quién está más vivo... Si Arthur Rimbaud tiene tantos millones de referencias y Giacomo Leopardi otro tantos, tiendo a pensar que está más vivo Rimbaud que Leopardi, aunque eso no significa que sea mejor.
—Ha escrito que es imposible leer El Quijote de una manera virginal. ¿Eso implicaría que nunca leeremos el mismo Quijote?
—Sin duda. Siempre llegamos al Quijote como a los grandes libros, con una imagen particular en mente, con ciertas interpretaciones y temas más conocidos. Llegué al Quijote tras descubrir que en esa época los impresores cambiaban continuamente el texto del autor para rellenar la página. Entonces decidí ver qué pasaba y efectivamente no había página que no tuviera añadidos o cortes. Esa comprobación fue la que me llevó a estudiarlo como filólogo.
—¿Valoramos bien las aportaciones del Quijote a la literatura?
—Todo mundo está de acuerdo que la historia de la novela está en Cervantes. Ahí está todo lo que se ha hecho después, desde la metanarración, la narración que habla de sí misma, la novela pastoril, la novela corta, la poesía, incluso el realismo mágico.
—¿Borges también cabe?
—Uno de los temas de Borges es básico en El Quijote: el personaje que se ve a sí mismo dentro de la obra literaria. No podría ser más borgeano.
DESTRUCCIÓN. Mario Vargas Llosa ha dicho sobre el Flaco Paco Rico que es un investigador al que la erudición no ha encallecido el gusto literario, un crítico que sabe que la buena crítica sirve a la creación y no se sirve de ella, y un especialista en la Edad Media y el Siglo de Oro al que interesa y excita la literatura actual.
“¿Mario es mi amigo, qué puede decir? —reconoce el filólogo— Es un hombre que tiene una intuición literaria extraordinaria y que puede contar admirablemente Madame Bovary. En mi caso sigo perseverando un poco, pero no puedo estar al día. Antes ya era difícil, pero con la globalización todo está en todas partes y en vista de que no puedes… renuncias”, reconoce mientras enciende otro cigarrillo.
—Finalmente, ¿cuál es la mayor de sus preocupaciones frente al idioma español?
—Más que buscar la unidad debemos impedir su destrucción para que cada voz no se independice y le suceda como al latín. El problema de la lengua española, y de todas, es que se empobrecen porque cada vez más prevalece la lengua de los medios, del poder, de la banca y frente a eso la literatura nos enseña a hablar y a expresarnos. En mi opinión la Real Academia Española (RAE) hace más publicando los textos de la Biblioteca Clásica, que yo dirijo, que publicar el diccionario.
—¿Se ha rezagado el diccionario?
—No hablemos del diccionario…

El filólogo Francisco Rico recibirá hoy el Premio Alfonso Reyes 2013 e impartirá la conferencia magistral Los hermanos Raymundo y María Rosa Lida y su aportación a la filología hispanoamericana, en el Colegio de México a las 18:00 horas, en Camino al Ajusco No. 20, Pedregal de Santa Teresa.

Imprimir