Debe la CNBV impulsar una estricta regulación a las Sofipos | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Jueves 29 de Diciembre, 2016

Debe la CNBV impulsar una estricta regulación a las Sofipos

A raíz del fraude encontrado en la Sociedad Financiera Popular (Sofipo), Ficrea, que afectó a seis mil 800 ahorradores, la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) analiza la posibilidad de modificar el marco regulatorio que rige a estas entidades, con el fin de evitar irregularidades en su operación.
Ante legisladores de la Cámara de Diputados, el titular de la CNBV, Jaime González Aguadé, adelantó que el organismo evaluará nuevas disposiciones, con el fin de hacer más estricta su vigilancia e incluso poder reducir el tiempo de respuesta a sanciones por irregularidades, hecho que frenó el actuar de las autoridades en el caso Ficrea.
Un cambio en la forma de operar de las Sofipo no sólo será la solución para eliminar el riesgo a posibles fraudes para los ahorradores, y es que el titular de la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef), Mario Di Costanzo, alertó sobre las elevadas comisiones que pagan algunas entidades financieras populares por la inversión de los ahorros.
En su documento "Entidades de Ahorro y Crédito Popular", la Condusef reiteró que son motivo de alerta aquellas entidades que ofrezcan más del 10 por ciento de rendimiento anual a sus ahorradores.
De acuerdo con datos de la CNBV, de las 45 Sofipos que actualmente operan en el sistema financiero, alrededor del 50 por ciento ofrecen rendimientos que rondan entre el seis hasta el 18 por ciento anual, entre las que destacan Caja de la Sierra Gorda, Servicios Financieros Alternativos, Boto Amigo y Capital activo, con rendimientos de 18.4, 13, 10 y 10 por ciento, respectivamente.
El director general del Centro de Estudios Económicos del Sector Pivado (CESSP), Luis Foncerrada, comentó a La Crónica, que la CNBV había encontrado al menos dos casos de riesgo en el sector de las Sofipos, sin embargo la identidad de estas instituciones aún no se revela.
A pesar de ello, se debe tener en cuenta que en el caso de Ficrea, la afectación fue para seis mil 800 ahorradores empadronados en la entidad financiera, cifra que se queda corta si se compara con el número de usuarios que atienden las Sofipo antes mencionadas y que pagan altos rendimientos.
En sus informes estadísticos, la CNBV reportó que Servicios Financieros Alternativos cuenta con un padrón de dos mil 826 usuarios, Boto Amigo de mil 039 usuarios, sin embargo en el caso de Caja de la Sierra Gorda el número de ahorradores asciende a 19 mil 354; mientras que el de Capital Activo ni siquiera está disponible en el portal del organismo regulador.
Cabe destacar que en el caso de Ficrea, la CNBV tampoco publica el número de asociados y aún tiene la leyenda "en operación", a pesar de que ésta fue revocada y liquidada a finales del 2014.
En contraste, especialistas consultados por La Crónica confiaron en que el caso Ficrea no tendrá impacto negativo para el sector de las sofipos,  por lo que no se prevé una salida masiva de clientes ni un cambio de regulación en el corto plazo.
En entrevista, la directora general de la Asociación Mexicana de Sociedades Financieras Populares (Amsofipo), Miriam Chávez, aseguró que el sector que contempla a 49 entidades no teme una menor confianza de usuarios en la figura, que tiene por objetivo dar financiamiento a los no bancarizados impulsando la inclusión financiera.
"Ninguno de nuestros agremiados (26 Sofipos) ha tenido pérdida de clientes, más bien nuestra preocupación es más que conozcan las bondades de la figura en cuanto al tema del ahorro y crédito para extender la inclusión. Por ello descartamos otro caso Ficrea", dijo.
Sobre la posibilidad de que la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) modifique la regulación existente para reforzar la vigilancia en las Sofipos, hecho que anunció el titular de ese organismo, Jaime González Aguadé, al comparecer frente a legisladores, Chávez opinó que no será necesario un cambio en las leyes, aunque recomendó enriquecer la protección a los ahorradores.
"La regulación que tenemos es apropiada. Tenemos las herramientas necesarias, aunque haría falta una mayor protección al acreditado, de ser necesario, pues el promedio de crédito de una Sofipo es de 15 mil pesos y se necesita que los usuarios tengan la misma protección", aclaró.
Actualmente las Sofipos cuentan con un Fondo de Protección que integra un monto por 275 millones de pesos, recursos que aportan mensualmente las 49 entidades financieras que operan en este sector.
El Fondo de Protección de las Sofipos es administrado por un fideicomiso emitido por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), contrario a lo que sucede con los bancos, cuyo fondo está integrado al Instituto de Protección para el Ahorro Bancario (IPAB).
Para el presidente del consejo de la Sofipo ALTA, Salvador Abascal Álvarez, el mal momento por el que atraviesa el sector, luego del caso Ficrea, no inhibe ni frena la importancia que estas entidades financieras tienen para atender a más de 73 millones de mexicanos que carecen del acceso a los servicios financieros.
"Las Sofipos tienen los instrumentos necesarios para atender a pequeños empresarios y profesionistas que requieren de apoyos financieros, que no va más allá de los cuatro mil pesos de crédito en promedio. La mayoría de las Sofipos  van a buscar a los clientes hasta su domicilio, muchas veces en zona lejanas y que nunca han tenido contacto con un banco", comentó.
A pesar de las bondades de la figura financiera, la Condusef se vio obligada a incrementar las acciones de defensa durante el último trimestre del 2014.
En su reporte trimestral, el organismo que encabeza Mario Di Costanzo, informó que durante el año pasado se realizaron ocho mil 778 acciones de defensa en el sector de ahorro y crédito popular, de las cuales 6 mil 851 fueron dirigidas a las Sofipo.
En este sentido, detalló que, antes del último trimestre del año, las acciones de defensa hacia Sofipos sumaron un total de 2 mil 512, cifra que se incrementó más de 50 por ciento al cierre del año.

Imprimir