“Pásele güerita”, “a ver a ver” y otros dichos, parte del patrimonio intangible de mercados | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube

“Pásele güerita”, “a ver a ver” y otros dichos, parte del patrimonio intangible de mercados

La reconocimiento como patrimonio incluye 329 de éstos.

La declaratoria de los 329 mercados públicos que existen en la Ciudad de México como patrimonio cultural intangible, emitida por el gobierno capitalino hace un mes, incluye la salvaguarda dichos de populares como “pásele güerita”, las relaciones de parentesco y compadrazgo que se establecen entre locatarios, pero sobre todo busca quitar la competencia económica que generan los tianguis y las tiendas de autoservicio, así lo señaló Mario del Roble Pensado, investigador del Instituto Politécnico Nacional (IPN) responsable de crear el expediente técnico de dicha declaratoria patrimonial.

¿Qué tiene de cultural un tema de venta y distribución de productos y por qué no se incluyó de manera detallada la protección de bienes materiales que albergan los mercados como murales y arquitectura original del siglo XIX y XX? El especialista en estudios latinoamericanos, responde esas preguntas.

“Los mercados sirven como procesos de referencia histórica a nivel del territorio ya sea a nivel de colonias, pueblos o barrios de la ciudad. ¿En dónde encontramos las relaciones que existen en la colonia, pueblo o barrio?, ¿en dónde encontramos las características de venta de los productos de temporada que se comercializan para las fiestas religiosas, las fiestas patrias? Los mercados sirven de escaparate de los bienes culturales que dan identidad cultural y referencia a un espacio”, indica.

De acuerdo con la parte documental del expediente técnico, añade el investigador, el mercado es uno de los componentes fundamentales de la época prehispánica y de las ciudades que querían tener una identidad política como autoridad. “La gran Tenochtitlán tenía dos mercados: el de Templo Mayor que era el más grande, y el mercado de Santiago Tlatelolco, que es el originario y más primitivo de la región del Valle de Anáhuac”.

La importancia de mercado era tal, comenta del Roble Pensado, que los españoles los respetaron y a partir de entonces inició una fusión de saberes no materiales, los cuáles fueron incluidos en la declaratoria patrimonial.

El primero son las formas de expresión cultural surgidas de la relación entre el comerciante y la clientela. Son las maneras en que se habla, la manera de generar saber: ‘güera, güero, güero’, ‘a ver a ver’ y todas esas expresiones coloquiales que se usan para llamar la atención del cliente”, detalla.

El segundo bien son las relaciones de parentesco paisanaje y compadrazgo que terminan en una necesidad de unir el saber de vender y el saber consumir. “Los mercados se convierten en centros de enseñanza, de aprendizaje de las familias de cómo consumir algo, de cómo se hace algo, por ejemplo, cómo se hace un guiso”.

La declaratoria también incluye como bienes intangibles: la provisión cultural de los utensilios de procesamiento, ingredientes y materias primas alimenticias (por ejemplo, diversidad de chiles o molcajetes); así como la oferta de bienes simbólicos de identidad (la fiesta patronal del mercado o el festejo de las fiestas patrias), y las prácticas culturales y saberes sociales concernientes a los bienes del consumidor (cuando los clientes aprenden a comprar determinados alimentos).

El último bien que enumera el expediente técnico es la estética de los mercados, la cual se refiere a la movilidad y vida que tiene cada espacio gracias a la mezcla del tipo de gente, aromas, colores y sabores.

PENDIENTES. Antes de que concluya el 2016, la Secretaría de Cultura de la Ciudad de México y la Secretaría de Desarrollo Económico deberán conformar la Comisión de patrimonio cultural intangible de los mercados públicos de la ciudad para que esta figura elabore un Plan de Salvaguarda de los mercados.

¿Cuándo definirán la Comisión?

—Necesitamos constituirlo en tres meses, será un consejo que estará a cargo de la salvaguarda del patrimonio cultural inmaterial para generar acciones que ya están haciendo los locatarios y usuarios, por ejemplo, la organización de actividades culturales, de llevar el teatro y música popular.

Con esta declaratoria, ¿ningún mercado podrá ser destruido?

—Los mercados públicos han sido desatendidos, uno de los problemas que tenemos con la propuesta de establecer las delegaciones como municipios, es que puede generar la diferencia de inversión en los mercados, porque un delegado puede decir que apoyarán más a una tienda de autoservicio o a una clientela política a través de ambulantes. Lo importante es que ya puedan quitar los mercados, pero también hay que dejarlos vivir y por eso no deben estar los tianguis circundando a los mercados públicos, por la competencia desleal.

¿En el proyecto de declaratoria se incluyeron los bienes materiales que tienen los mercados, como murales y elementos arquitectónicos históricos?

—El patrimonio cultural material existe en varios lugares como el mercado de Tlalpan que fue construido durante el porfiriato o el mercado Abelardo Rodríguez que tiene murales hechos por discípulos de Diego Rivera.

Imprimir