Dieron terapia a 800 policías en 3 años por estrés postraumático | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube

Dieron terapia a 800 policías en 3 años por estrés postraumático

Los policías reciben un tratamiento llamado Terapia Breve, que se aplica en 12 sesiones en un intervalo de 3 a 6 meses.

Combatir el crimen no es fácil. En tres años, más de 800 policías de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) de la Ciudad de México han padecido cuadros de ansiedad debido al estrés postraumático generado por el trabajo que desempeñan, que va desde evitar robos, herir delincuentes o, incluso, quitarles la vida.

De acuerdo con un documento emitido por la SSP, en el 2014, el número de agentes que tuvo que tomar una terapia llegó a los 208; para el 2015, la cifra alcanzó los 258 policías y para el 2016, un total de 232 uniformados acudió al psicólogo.

En el primer mes y medio de este año, 120 policías han buscado ayuda para superar algún suceso traumático por su trabajo.

Los psicólogos que brindan terapia a los policías utilizan la corriente Cognitivo Conductual; ésta consiste en analizar cómo cada dificultad cambia el comportamiento general.

Para lograr hacer cambios en la personalidad del paciente es necesario conocer a profundidad cuál es el comportamiento problemático, en qué situaciones sucede y con qué frecuencia e intensidad ocurre.

Los psicólogos hacen después un cruce de datos con los antecedentes del paciente, la historia general de aprendizaje, las condiciones biológicas y su entorno social.

Cada uno de los policías recibe un proceso terapéutico único a partir de sus necesidades, según la SSP.

“Las técnicas cognitivo-conductuales son dirigidas a disminuir los comportamientos problemáticos,  modificando comportamientos y pensamientos, con el objetivo de que la persona se adapte eficazmente, ayudando a su entorno”, señala el documento.

A los policías se les aplica un tipo de terapia, conocida como Terapia Breve. En ella, el paciente no es considerado una persona enferma, sino como un individuo con recursos y capacidades para afrontar la situación, aunque en ese momento se sienta sobrepasado por las circunstancias externas o internas.

La duración del tratamiento es breve. El paciente debe tomar unas 12 sesiones, en un intervalo de 3 a 6 meses; sin embargo, la duración puede variar de acuerdo con la problemática individual.

Ésta es una de las corrientes más novedosas en términos psicológicos, ya que se centra en el aquí y el ahora.

Ninguno de ellos recibe medicamentos mientras toma terapia. No obstante, de ser necesario, los elementos son dados de baja, en caso de tener alguna incapacidad física o mental.

Carmen González, psicóloga por la UNAM, señala que hay por lo menos 10 tipos de señales de estrés postraumático. Uno de ellos es recordar el episodio y sentir angustia por ello, así como pesadillas recurrentes o dificultad para dormir.

Otra forma de identificar que una persona padece este tipo de trastorno de ansiedad radica en que la persona tiene pensamientos negativos y un estado de ánimo decaído que, incluso, le imposibilita realizar sus actividades de manera cotidiana.

Las personas también suelen olvidar partes importantes de los hechos traumáticos, tener ataques de ira, estar constantemente alertas y evitar acercarse a personas o lugares en los que ocurrió el incidente.

Imprimir