Opinión


Trump y Landau, lágrimas de cocodrilo

Trump y Landau, lágrimas de cocodrilo | La Crónica de Hoy

La guerra contra las drogas del gobierno mexicano partió de un error estratégico de origen. No exigió que el gobierno de EU la declarara también, al mismo tiempo. Nos lanzamos como el Borras y por eso en muchos aspectos estamos donde estábamos hace más de una década.

Si se hubiera planteado la exigencia, habrá quedado claro para todos que los Estados Unidos no combaten el tráfico de drogas, lo administran según sus intereses geopolíticos los cuales ajustan de tiempo en tiempo. Se parece pero no es lo mismo. Lo primero es su interés geopolítico y después, en un lugar secundario, el combate al tráfico de drogas. Si alguien duda lo anterior, le sugiero revise la historia del caso Irán-Contras, que exhibió a la CIA como un cártel más.  Ahora la compañía, dicen allá, reparte crack en los barrios negros marginales, así se llevan con su propia población. No siempre es tan claro, pero la lógica no cambia.

Entre los intereses geopolíticos que menciono se encuentra el control de los ejércitos del continente. El actual esquema del combate a las drogas es el peor para el país y el mejor para Estados Unidos. Nosotros ponemos los muertos, el desgaste de las fuerzas armadas, la corrupción de las instituciones. El tejido social se rompe y el consumo interno de drogas crece de manera exponencial. En cambio los Estados Unidos tienen todo lo que quieren: droga todos los días para sus millones de adictos; las armerías se han vuelto millonarias pertrechando a los carteles mexicanos y los circuitos financieros gringos reciben todo el tiempo carretadas de dinero de las  bandas  mexicanas.

Ellos tienen droga y dinero y además de vez en cuando se dan sus baños de pureza y someten a juicio a algún capo mexicano para, aparte de todo, darnos clases de moral. Ni la burla perdonan. Ante este panorama indigna que el gobierno norteamericano se diga preocupado por la debilidad institucional mostrada por el gobierno mexicano en el fallido operativo de Culiacán. Se preocuparon tanto que Trump habló por teléfono con AMLO y dijeron algo sobre el control de armas.

Curiosa la frase elegida por el embajador al decir que Trump está preocupado por la debilidad mostrada por el gobierno de México cuando eso, debilitarnos, ha sido precisamente su objetivo. México tiene miles de efectivos de la Guardia Nacional haciendo la chamba de muro humano y las amenazas, o más bien chantajes de la Casa Blanca con respecto a los impuestos ha tenido al gobierno con el "Jesús" en la boca por meses.

Lo que suelen hacer los gringos es generar la situación de debilidad e inestabilidad y después acudir con ayuda que permita mayor injerencia; o sea; más elementos de la DEA con más atribuciones y cosas por el estilo. Si de verdad está preocupado por la debilidad institucional de México, el gobierno norteamericano podría detener a los grandes capos mexicanos cuando van a Estados Unidos a depositar su dinero en bancos de Texas, por decir algo. ¿Cuántas veces han detectado las agencias norteamericanas al Mencho en territorio de Estados Unidos?

 Es altamente probable que en este momento las agencias norteamericanas sepan dónde están los dos hijos del Chapo que se salvaron en el operativo de Culiacán. Administran esa información para sacarle todo el provecho político posible. Es una cuestión de poder, no de estupefacientes. Ahora que el embajador y el presidente de EU están tan afligidos podrían, en un arranque de sinceridad, decirnos cuál fue el papel de la DEA en el fallido operativo de Culiacán. Somos todos oídos.

 

jasaicamacho@yahoo.com
Twitter: @soycamachojuan

 

Comentarios:

Destacado:

LO MÁS LEÍDO

+ -