Opinión Crónica

Deportes

  • La esquina

    Más allá de las razones invocadas, el hecho es que la pretensión de que la Guardia Nacional pase a depender totalmente de la Sedena tiene un problema de fondo, y es que la Constitución dice otra cosa. El camino pasa por el Legislativo: es la reforma constitucional. Y aunque sea difícil de transitar, es la única vía legal.