Opinión


2021. La campaña más sucia de la historia

2021. La campaña más sucia de la historia | La Crónica de Hoy

¿Ya empezó la campaña política 2021? La respuesta es que afirmativa. La batalla política rumbo a las elecciones del 2021 ya arrancó en los hechos, aunque el año electoral comience de manera formal hasta septiembre. Será una campaña larga, cruenta, sin reglas, en la que prácticamente todo estará permitido. Puede ser la más sucia de la historia. Dar golpes bajos será una falta pequeña que no merecerá ninguna observación. 

El campo de batalla serán sobre todo las redes sociales, que serán a la vez benditas y malditas un mismo día según sea el personaje que está recibiendo metralla. La campaña 2021 será el paraíso de los rudos en cada grupo político. El oficialismo está de plácemes porque si algo disfruta el presidente López Obrador es el forcejeo cuerpo a cuerpo. Es un peleador callejero que saca en las refriegas lo mejor de su reportorio.

A partir de ahora, los técnicos de Morena, que los tiene, tendrán que esforzarse el doble para que el presidente los oiga. Monreal, Sheinbaum, Olga, Ebrard van a tener que contener a los más acelerados de su movimiento, pero el que tiene más ganas de subirse al ring es el presidente y perfiles como Yeidckol, Batres, Sandoval, Padierna serán cada vez más requeridos en Palacio donde será la oficina central de la campaña de Morena. AMLO es un competidor perseverante. Si lo era desde la oposición, imagínenselo desde el gobierno con todas herramientas que tiene a su disposición.

No sorprendería a nadie que el ariete de la 4T en la campaña más sucia de la historia sea la Unidad de Inteligencia Financiera de la SHCP que es muy eficaz para intimidar a los adversarios del régimen que simplemente no quieren estar en su radar. El gobierno tenía a principio de este año todo a su favor, c, así como para pensar que la campaña sería un mero trámite para consolidar la hegemonía de Morena al grado de dejarle a López Obrador la mesa puesta por si tiene ganas de quedarse en Palacio hasta que el cuerpo aguante, pero las condiciones imperantes en el país y por lo tanto las condiciones de la competencia cambiaron de manera radical.

El coronavirus y la recesión abrieron el apetito de los grupos opositores que ya se dieron cuenta de que Morena es vulnerable, que puede perder y por eso se irán con todo, para que Morena será un ave de paso y no tenga oportunidad de repetir en el 2024. La gente evaluará el desempeño del gobierno para enfrentar la epidemia y también lo que hará para salir el barranco económico en el que caímos, de modo que el gobierno puede perder su mayoría en la Cámara de Diputados. Sigue siendo el favorito, pero ya ha dejado de ser una apuesta futura. De hecho, lo que impide augurar la derrota del partido en el poder a pesar de todas las barbaridades en las que ha incurrido es que los partidos en la oposición están de capa caída.

No han podido todavía articular el descontento popular, pero el descontento existe, es una materia prima inestimable para cambiar el mapa político en la elección del año que entra. El descontento existe, hay gente decepcionada, molesta y también hay mucha gente furiosa lo que augura una polarización extrema.

 

jasaicamacho@yahoo.com
Twitter: @soycamachojuan

Comentarios:

Destacado: