Nacional


Ajedrez contra el bullying (una estrategia de formación al infante)

El niño bulleado y el bulleador necesitan aprender a jugar ajedrez, para uno y otro hay un camino de evolución personal en este juego que les ayudará a superar su condición, afirma el Maestro Gabriel Sánchez, quien ha atestiguado este beneficio en varios alumnos.

Ajedrez contra el bullying (una estrategia de formación al infante) | La Crónica de Hoy

El niño bulleado y el bulleador necesitan aprender a jugar ajedrez, para uno y otro hay un camino de evolución personal en este juego que les ayudará a superar su condición, afirma el Maestro Gabriel Sánchez, quien ha atestiguado este beneficio en varios alumnos.

El abusador aprende a respetar, que hay autoridad, reglas y, lo más importante, que está al mismo nivel que el otro, señala, mientras que el abusado adquiere un nuevo valor y autoestima, descubre que no está debajo de nadie y que participa en un juego de iguales.

Fue su padre quien le enseñó dos cosas que siguen apasionando a Sánchez: ser profesor y jugar Ajedrez, dice a Crónica el docente jubilado con quien Crónica platica en el Centro Cultural del México Contemporáneo del SNTE, en Santo Domingo, justo al centro de la CDMX

Ahora tiene como objetivo seguir ayudando a los alumnos desde el estratégico tablero de 64 casillas blancas y negras.

Mi papá y sus amigos jugaban desde el viernes hasta el domingo, no se despegaban del juego, cuenta emocionado.

“¿Y les creían en sus casas que estaban jugando?”, se le pregunta.

Sonriendo, responde que sí, porque es un deporte muy sano, ya que fomenta los hábitos funcionales y el jugador desarrolla habilidades de concentración, paciencia, saber ver alternativas de solución, planear, resolver conflictos, que no siempre es bueno caer en la tentación de comerte al enemigo…

Y algo más: “El que no pierde, no aprende”.

Luego de sacar su tablero, Gabriel enumera más beneficios para los alumnos, niños y jóvenes, con la práctica del Ajedrez:

Hay que ser creativos, respetar, y se aprende también Inteligencia emocional, porque no puede gritar, ni responsabilizar al otro por un error personal, también es necesario el control corporal, y se adquiere la conciencia de que si uno falla, se paga, aunque duela o enoje, dice con energía y pasión.

Una enseñanza más es que los alumnos adquieren la mentalidad para no rendirse pues el juego termina hasta que es capturado el Rey, es decir se le pone en jaque mate; entonces, dice, viene otro valor, la rendición de cuentas, porque es necesario revisar por qué se perdió.

En medio de magníficas pinturas exhibidas en el, Centro, dice que el Ajedrez permite resignificar, el derrotado aprende a sobreponerse rápido, y la responsabilidad de hacerse cargo de sus decisiones.

Caballito de la Escuela

Gabriel Sánchez muestra la evidencia de los beneficios que expone, su andar es pausado y firme, su voz amena, sabe escuchar y piensa sus respuestas, cada una de ellas pronunciada para “proteger al Rey”, que en este caso son los niños y los beneficios sociales que reciben desde este magnífico recinto cultural.

Una cosa más que los niños aprenden es a enfocarse, una demanda de muchos profesores a sus alumnos. El niño aprende aquí que la única manera de ganar es estar atento a las jugadas, al movimiento del otro, y de las piezas; como a nadie le gusta perder ni que le coman los trebejos, el enfoque se va dando naturalmente hasta que se vuelve hábito.

Esto ayuda significativamente a los alumnos que han sido etiquetados con alguna sindromitis tan de moda actualmente (hiperactividad, déficit de atención, entre los más comunes), cuando lo que requieren es oportunidad y cauces para su desarrollo.

También puede haber ayudas que disminuyan trastornos o atajen toxicomanías; cuenta al reportero que tiene un alumno de 9 años con autismo, y el Ajedrez le permite calmarse, concentrarse y enfocarse para avanzar a su meta.

El profesor Sánchez afirma luego con seguridad, que por todo esto la inclusión del Ajedrez como materia obligatoria en la Nueva Escuela Mexicana de la Secretaría de Educación Pública (SEP), sería muy beneficiosa para alumnos y maestros.

Dice con esperanza que a través del SNTE, se le podría sugerir a los maestros que, sin importar de quien venga, se emplee al Ajedrez como materia educativa auxiliar para el tema de comprensión de lectura.

Mis colegas, dice, podrían venir al Centro Cultural para que se les entere de los beneficios de los Talleres y puedan llevarlos a sus clases, a sus aulas.

Afirma que la impartición de los Talleres desde el CCMC es una gran aportación social, un acierto del SNTE, organización a cargo del lugar.

Recuerda que todo inició con la proposición del Jaime León Navarrete, director del lugar, para impartir un yaller y este creció paso a paso, jugada a jugada, hasta contar ahora con 12 mesas en una ejecución que dura todo el año; están inscritos alumnos de 5-6, hasta los 14-15 años, hay más niñas que niños.

Dice que algunos niños llegan al Taller con una actitud tímida, insegura, y nerviosa, sin embargo con el paso de las jugadas van adquiriendo seguridad y les llama la atención que se les enseña sin gritos ni mal tratos.

Los niños que van más avanzados suelen convertirse en mentores de los de nuevo ingreso, de manera natural.

Todo esto, en medio de la gran oferta cultural, y de más talleres que ofrece el CCMC a quien traspasa el umbral de su moderno portón.

Entonces, es posible vivir el lema de la Federación Internacional de Ajedrez, Gens una sumus "Somos una familia".

Comentarios:

Destacado:

+ -