Opinión


Al final de la ruta

Al final de la ruta | La Crónica de Hoy

Al final de la ruta

Luis Raúl González Pérez está por dejar su cargo en la CNDH enfrentado con la 4T.

Ni el ombudsman ni el presidente de la República han intentado ocultar el diferendo. Al contrario, lo dirimen en los medios. Algo inusitado.

González Pérez ha rechazado la posibilidad de reelegirse, acaso consciente de que en el Senado, dominado por Morena, su candidatura no tiene oportunidad de transitar.

En su mensaje de despedida, denominado “Al final de la ruta”, clava otra banderilla en el lomo del gobierno que lo embiste.

“El gobierno actúa como si la autonomía fuera un estorbo”.

El  ombudsman  se  va.  El gobierno y su partido tienen otro espacio para expandir su influenza. La versión es que el futuro de la CNDH está en manos el padre Solalinde que es de los consentidos de Palacio. Adiós a la autonomía.

 

Urge trabajo político

El número de planteles y alumnos en las escuelas normales públicas del país va a la baja. La profesión de maestro perdió atractivo, incluso entre los más pobres.

El deterioro de las normales no justifica que los alumnos exijan apoyos cometiendo delitos, como el secuestro de autobuses con todo y choferes y el robo de camiones repartidores.

Se conducen al margen del estado de Derecho como si las autoridades estuvieran pintadas. ¿Lo están?

En los últimos días escuelas normales ubicadas en estados como Guerrero, Michoacán y Puebla han multiplicado sus protestas con acciones al margen de la ley.

La autoridad federal se lava las manos. De modo que los gobiernos de los estados tienen que aplicar la ley. Ayer la policía estatal de Guerrero desalojó la Autopista del Sol.

El riesgo de enfrentamientos en las normales crece. Urge trabajo político. ¿Quién lo está haciendo?

 

Amonestación verbal

Al árbitro le están cansando las marrullerías y la ineficacia de Cuauhtémoc Blanco.

Pasó el tiempo en que las ocurrencias del gobernador de Morelos provocaban risas en Palacio Nacional. Ahora Blanco provoca ceños fruncidos.

Ante el hecho de que familiares del  futbolista se multiplican en el organigrama del gobierno, López Obrador no se río: dijo que el gobierno no es el DIF y eso no se vale.

Esta amonestación se suma a la provocada por el deterioro de los caminos del estado.

La siguiente falta ameritara Tarjeta Amarilla y la Roja está aguardando su turno.

Al presidente y a Morena se les acaba la paciencia. Cuando Blanco se quede sin el apoyo popular deberá volver al Nido del Águila, de donde nunca debió haber salido.

 

¿Atrocidad o justicia?

El embate del actual gobierno de Veracruz en contra de la pasada administración, la encabezada por Miguel Ángel Yunes, se intensifica.

Lo difícil fue quitar al exfiscal Winkler, pero con él fuera de la jugada los demás señalados por actos de corrupción son pan comido. Ayer cayeron 4.

Yunes se defiende diciendo que se trata de una atrocidad. Pronto se sabrá si son casos bien fundamentados y no solo rabietas políticas.

Lo preocupante es que puede venir una reacción porque el grupo Yunes es de cuidado, pero si la hicieron que la paguen.

 

 

Comentarios:

Destacado:

LO MÁS LEÍDO

+ -