Opinión


AMLO transforma Iztapalapa

AMLO transforma Iztapalapa | La Crónica de Hoy

AMLO transforma Iztapalapa

Los que andan muy apurados, sobre todo en el tema de limpieza y logística, son los trabajadores de la alcaldía de Iztapalapa. La razón, el presidente Andrés Manuel López Obrador visitará el territorio de Clara Brugada y todo tiene que estar reluciente, o por lo menos ésa fue la indicación que les dio la alcaldesa morenista a sus trabajadores. Por lo pronto, ya están acondicionando el deportivo Santa Cruz Meyehualco para la llegada del Presidente y los servidores públicos se están encargando de avisar e invitar a todos los vecinos de la delegación como para que abran un espacio en su agenda y vayan a recibirlo con bombo y platillo. Habría que preguntarle a la señora Brugada si  contempló a todos aquellos habitantes de esa zona que acostumbran echar disparos al aire cada vez que están contentos, no se le vaya ocurrir a uno de esos desadaptados jalar el gatillo sólo por el gusto de la visita.  

 

La indisciplinada Gustavo A. Madero

Flaco favor le hace el alcalde de Gustavo A. Madero, Francisco Chíguil Figueroa, a su jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, pues mientras ella asegura que no habrá despidos masivos y menos entre los trabajadores más humildes, como son los del régimen nómina 8 y honorarios, el alcalde maderense ya le generó un conflicto de grandes proporciones al iniciar el despido de más de 350 empleados de ese régimen y advertir que él trae su ruta de gobierno y ella, su Jefa, la propia. Primero fueron los actos de represión en contra de comerciantes y padres de familia, luego sus errores al pagar doble a los trabajadores de honorarios y pedir que regresaran el dinero a una cuenta bancaria y ahora la actitud prepotente de Chíguil para dejar sin sustento a más de 350 familias.  Ojalá que la Jefa de Gobierno, con mayor sensibilidad política, corrija este grave error que, de extenderse a otras demarcaciones, podría colapsar al Gobierno de la ciudad.

 

Las malas jugadas en el Congreso

Dicen que mal la están pasando quienes obtuvieron en 2018 su base en el Congreso, y es que, sin contemplar que se tiene que resolver la legitimidad de sus plazas, más de 70 trabajadores de reciente basificación no tienen forma de registrar entradas y salidas desde el 2 de enero. Se extraviaron sus tarjetas y tampoco pueden usar el checador digital. Vaya piedritas que les está poniendo el grupo contrario. Sean peras o manzanas, los recién basificados se defienden: intentaron que un notario diera fe de que sí están yendo a trabajar; no tuvieron éxito, así que lo único que les quedó fue recurrir a las selfies para comprobar su asistencia.  

 

 

PepeCapitalino@gmail.com
@PepeCapitalino

Comentarios:

Destacado:

LO MÁS LEÍDO

+ -