Cultura


Anuncia el INAH restauración del Templo de Jesús Nazareno

Recurso. Tiene asignados 3 millones 320 mil pesos del Fonden para su rehabilitación, ya que después de los sismos del 7 y 19 de septiembre de 2017 sufrió daños menores, dice Valeria Valero

Anuncia el INAH restauración del Templo de Jesús Nazareno | La Crónica de Hoy

En el Templo de Jesús Nazareno fue dañado por los sismos del 2017.

Este año se restaurará el Templo de Jesús Nazareno, inmueble del siglo XVI donde yacen los restos del español Hernán Cortés y en donde el artista José Clemente Orozco (1883-1949) pintó el mural Apocalipsis. Así lo señaló a Crónica, Valeria Valero, coordinadora nacional de Monumentos Históricos del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH).

El templo, que se ubica en República de El Salvador 119, en el Centro Histórico de la Ciudad de México, tiene asignados 3 millones 320 mil pesos del Fondo Nacional de Desastres Naturales (Fonden) para su restauración, ya que después de los sismos del 7 y 19 de septiembre de 2017 sufrió —en palabras de Valero—– daños menores.

En ediciones pasadas, Crónica documentó que desde el 22 de septiembre de 2017, tanto INAH como ­INBA tenían conocimiento de que el mural Apocalipsis, declarado Monumento Artístico de la Nación tiene pérdida de pintura, pérdida de aplanado y ramificaciones de grietas. 

Al respecto, Lilia Torrentera, directora de Difusión y Relaciones Públicas del INBA, informó a través de un comunicado que el personal del Centro Nacional de Conservación y Rehabilitación del Patrimonio Artístico Mueble (Cencropam) efectuó una inspección en la que identificaron los daños mencionados por Crónica.

“En meses posteriores al sismo, el personal realizó diversas visitas al sitio para verificar el estado de conservación del mural, sin haberse detectado incremento en los deterioros ya existentes”, detalla.

El 3 de septiembre de 2018, agrega, la Comisión Nacional de Monumentos Históricos del INAH manifestó que los daños del sismo de 2017 y los trabajos de consolidación de la bóveda del Templo de Jesús Nazareno serían atendidos con recursos del Fonden.

 “En la actualidad, el Cencropam cuenta con una propuesta de intervención del mural, que podría implementarse luego de que culminen los trabajos de estabilización del inmueble a cargo del Instituto Nacional de Antropología e Historia, que ya dispone de los recursos asignados por el Fondo Nacional de Desastres Naturales (Fonden)”, destaca.

Costo. Este diario buscó a Valeria Valero, coordinadora nacional de Monumentos Históricos del INAH, quien asegura que los daños en el Templo de Jesús Nazareno son menores.

“El inmueble tiene daños clasificados como menores, no tiene daños estructurales, pero presenta algunas grietas y desprendimientos de ornamentación. El tema más delicado es que algunas de esas grietas pasan por donde está ubicado el mural, eso complica la intervención porque debemos de trabajar de la mano con el INBA”.

¿Cuántos recursos del Fonden tiene asignado el monumento?

—3 millones 320 mil pesos. Tanto el mural como el inmueble serán cubiertos con ese fondo. El recurso está asegurado. Para toda intervención se requieren los proyectos de restauración y al ser un inmueble que utiliza recursos de Fonden, también tenemos que armar un expediente administrativo que nos permita tener acceso a esos fondos públicos.

“Actualmente estamos en ese proceso de elaboración del proyecto y de conformación del expediente para empezar las obras”, responde.

¿Cuándo iniciarán los trabajos?

—Espero empiecen en breve. Sería muy aventurado darte las fechas porque esos expedientes no sólo dependen de la Coordinación Nacional de Monumentos Históricos. No podría darte una fecha exacta. Espero que en dos meses empecemos a ver las obras.

El Templo de Jesús Nazareno cuenta con un seguro en caso de siniestros, pero en su póliza, una aplicable a todos los monumentos históricos y arqueológicos de propiedad federal, la cobertura ya no alcanzó para el inmueble donde reposan los restos de Hernán Cortés.

“Al momento de los dos sismos estaban cubiertos todos los monumentos históricos y arqueológicos de propiedad federal. El seguro es muy amplio, pero el tema de daños por siniestro tiene un tope, es decir, el seguro cubre hasta 3 mil 500 millones de pesos que es mucho pero las afectaciones fueron de magnitudes tan grandes que el seguro no alcanza”, explica Valero.

El INAH hará uso de la totalidad del seguro pero —añade— “los daños están calculados en casi 6 millones de pesos. Entonces el INAH estableció una estrategia para cubrir el 100% de los monumentos arqueológicos e históricos dañados, por eso una parte se intervendrá con recursos del seguro y otra con recursos del Fonden”.

A las preguntas de por qué apenas se está realizando el expediente y por qué no se habían hecho trabajos de conservación y mantenimiento ya que el INBA señala que en el inmueble existían, antes de los sismos, presencia de grietas, la funcionaria comenta que los trabajos anteriores son responsabilidad de la Dirección General de Sitios y Patrimonio Cultural de la Secretaría de Cultura federal.

“El INAH únicamente interviene templos y edificios de propiedad federal en caso de algún siniestro. En intervenciones anteriores la instancia que tiene bajo su responsabilidad hacer esas tareas es la Dirección General de Sitios y Patrimonio Cultural”, advierte.

Comentarios:

Destacado:

LO MÁS LEÍDO

+ -