Opinión


Atacar a la UNAM es gratis

Atacar a la UNAM es gratis | La Crónica de Hoy

Ante la abulia y omisión de las autoridades capitalinas y de la UNAM, falta muy poco para que se registre una confrontación violenta entre los grupos de choque autodenominados anarquistas, pero que en realidad son simples golpeadores vándalos, y estudiantes matriculados en esa casa de estudios. Las autoridades capitalinas y de la UNAM son ahora responsables de la impunidad, pronto lo serán, si no deponen su actitud pusilánime, de cómplices de la violencia.

Cada ataque a la UNAM es anunciado con anticipación suficiente, se toman cientos, acaso miles, de fotos y videos. Lo que sobran son pruebas pero, como dice el clásico, nadie hace nada. Nada. Los golpeadores llegan, destruyen y se van tan campantes como llegaron. Es muy probable que haya videos de los sitios donde se reúnen, reciben instrucciones y se ponen las capuchas. ¿Por qué no se muestran los videos? Si los embozados resultan ser estudiantes de la UNAM deben ser dados de baja de manera irreversible de inmediato y puestos a disposición de un juez. Si no lo son que paguen por los delitos que cometen. Nadie paga porque atacar a la UNAM es gratis.

Tal vez mucha gente se sorprenda al saber que la UNAM tiene un equipo de seguridad que en estos casos siempre brilla por su ausencia. Sus integrantes se quedan mirando desde lejos como lo hacen con los narcomenudistas que hacen su agosto en el campus. Su especialidad es chantajear a parejitas pero fuera de eso no tienen nada qué presumir. Ellos, los de seguridad de la UNAM, saben dónde se ubican los puntos de venta de droga, los puestos que además de vender papas y refrescos venden mariguana. Están en comunicación cotidiana con los mandos policiacos de la zona y entre todos, narcos, trabajadores y policías han convertido al campus de Ciudad Universitaria en una mega narcotienda.

Son conocidas por todos las historias de las tardeadas de viernes con alcohol y drogas en el estacionamiento de Filosofía, no es que me espante, es que eso refleja la ausencia de autoridad, y ahí en esa misma escuela la irregularidad de haber entregado un inmueble universitario, el auditorio, a grupos de activistas desde hace lustros. No corrigen esa situación irregular porque no quieren hacer olas, no quieren que generar un conflicto porque la UNAM es un coloso prendido de alfileres y los rectores unos tras otro se esmeran por no desprender esos alfileres.

Las autoridades de la CDMX se indignan, eso es lo que hacen, pero no transforman esa indignación es una averiguación previa ni detienen nunca a nadie. En el ataque más reciente quedó claro que los agresores no son simples chamacos con inclinación a la destrucción sino grupos profesionales que despliegan una acción concertada. La UNAM presentó las denuncias correspondientes por los actos vandálicos ocurridos la tarde de ayer que dañaron el patrimonio en Ciudad Universitaria.

Apuntó que sólo con la participación de todos se podrán erradicar prácticas que vulneran la convivencia y afecten el desarrollo de las actividades que la nación ha encomendado a su Universidad. Ésta es una institución educativa abierta a todas las formas de expresión legítimas que su comunidad ejerza para hacer valer sus derechos y encauzar peticiones, que deberán ser resueltas por las autoridades universitarias. Por ello, deslindó de los lamentables acontecimientos del día de ayer a alumnos que se manifestaron pacíficamente y que han presentado demandas legítimas que ya están siendo atendidas por la Universidad.

Mientras los agresores queden impunes, los ataques a la UNAM no cesarán.

 

jasaicamacho@yahoo.com
Twitter: @soycamachojuan

Comentarios:

Destacado:

LO MÁS LEÍDO

+ -