Opinión


Atentado al Congreso de la CDMX

Atentado al Congreso de  la CDMX | La Crónica de Hoy

Apenas el pasado 5 de febrero se cumplieron 102 años de la promulgación de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos y el segundo aniversario del máximo texto jurídico de la Ciudad de México y sin demeritar los diversos temas que concentran los artículos de estos documentos, me enfocaré en el derecho a saber y la libertad de prensa que aquí se consagra.

Lo anterior es por la preocupación que me embarga ante los deseos u ocurrencias de algunos grupos que piden la desaparición del Canal del Congreso local de la capital mexicana, y es que no es para menos, toda vez que uno de los principios básicos constitucionales es la libertad de expresión y así lo manifestó la bancada del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) durante los debates de la Asamblea Constituyente con el fin de hacer públicas las sesiones.

Quizá por privilegiar la opacidad de los debates, esta demanda de los morenistas en su momento fue atacada y criticada por la derecha al interior de antigua casona de Xicoténcatl, donde se redactaba la Constitución de la Ciudad de México, por lo que se levantaron voces que apelaban a la apertura y máxima difusión del momento histórico que vivíamos todos los capitalinos pues se cocinaba, por primera vez, una Constitución propia.

Finalmente, ante tanta presión la derecha accedió y se logró no solamente transparentar los debates y las sesiones de los Constituyentes, sino que además se adoptó la figura de parlamento abierto lo que, sin duda, marcó un precedente en la elaboración de una Constitución en el país.

Ese logro de la izquierda hizo que la gente se interesara más en ese extraordinario trabajo legislativo y no sólo eso, se hizo partícipe en la redacción lo que le dio aún más legitimidad a aquel trabajo, culminado el 31 de enero del 2017 con la firma del documento.

Por ello, externo mi preocupación de que ahora, el mismo partido que consiguió el consenso de otras bancadas políticas en la constituyente, quiera poner fin al Canal del Congreso local sin importar los enormes rezagos con los que cuenta el primer Congreso de la Ciudad de México en materia de comunicación social y, sobre todo, en el ámbito de parlamento abierto y en la difusión en tiempo real de las sesiones.

Incluso, esta iniciativa representa un atropello toda vez que a más de cien trabajadores de este espacio informativo se les ha retenido su salario lo que los orilla a ejercer su trabajo con plena incertidumbre y sin ninguna garantía laboral, por lo que pregunto ¿dónde quedaron aquellos ideales de la bancada que se dice de izquierda?

¿Qué acaso no recuerdan aquella lucha que dieron con excelentes argumentos para que fueran transmitidas todas las sesiones de la Asamblea Constituyente? ¿Por qué ahora el cambio?, ¿quizá porque ya son gobierno?  ¿Por qué mandar a la calle a trabajadores? y, sobre todo, ¿por qué apagar una señal que da fe de nuestro trabajo y nos hace más cercanos a la gente?

Ojalá no se apaguen las luces y se solucione este problema porque estoy segura, que los trabajadores están dispuestos a tomar medidas extremas para salvar su empleo ya que viven de esto y tienen familias y por ello, como legisladora, exhorto a compañeros de las diversas bancadas a privilegiar el diálogo no sólo en beneficio de los cien trabajadores del Canal del Congreso sino también  del derecho a saber que tienen millones de mexicanos, pues en lugar de otorgarles espacios donde puedan informarse acerca de nuestro trabajo, se les priva del medio que se supone, da fe de lo que aquí en el primer Congreso local se hace, a menos que haya alguien que se vaya a beneficiar de la opacidad que reinará si es que se cierra el Canal del Congreso local.

¿De qué sirve trabajar o legislar bien, si la gente no se entera…?

Twitter: @evelyn111parra

 

Comentarios:

Destacado:

LO MÁS LEÍDO

+ -