Deportes


Bianca Andreescu, reina del US Open

La canadiense gana su primer Grand Slam a los 19 años de edad y aparta a Serena Williams de igualar el récord de Court de 24 títulos grandes

Bianca Andreescu, reina del US Open | La Crónica de Hoy

Con la emoción al tope y lágrimas, Bianca Andreescu se convirtió en la nueva reina del US Open a sus 19 años. La número 15 del ranking de la WTA dio el gran golpe de autoridad y derrotó a la legendaria Serena Williams (8°), de 37 años.

Una vez más, a Williams se le negó la oportunidad de igualar el récord de la australiana Margaret Court, la máxima ganadora de títulos de Grand Slam de la historia, con 24. La estadunidense ha perdido las últimas tres finales en torneos de Grand Slam, desde su consagración en el Abierto de Australia del 2017, y se mantiene con 23.

Por su parte, Andreescu se convirtió en la primera jugadora en ganar un Grand Slam con menos de 20 años e hizo historia en el tenis canadiense, que tiene a su primera campeona de Grand Slam, la mejor de este curso en Indian Wells y Toronto, en sus breves apariciones debido a una lesión de hombro. Pero ayer enseñó su extraordinario potencial en su primera aparición en el cuadro principal de Flushing Meadows. El mejor papel hecho por una tenista que se estrenaba en el último Grand Slam de la campaña.

Doce meses atrás era la 208 del mundo, no pasó de la ronda inicial de la fase previa. Ahora es una grande en Nueva York, con proyección de ser candidata a cualquier competición a la que acuda. El lunes subirá de la plaza 15 del ranking mundial, para su estreno en el Top Ten.

Se graduó ante la mejor profesional, Serena Williams, quien cumplirá los 38 años de edad el próximo 26 de septiembre.

La canadiense de origen rumano ganó 6-3 y 7-5 en 1h.39m. Hubo suspenso en el cierre del campeonato. Andreescu, dominante, sirvió para victoria con 5-1 y punto de match, que frustró Serena.

La estadunidense, siempre con el apoyo incondicional de los 24 mil espectadores del Arthur Ashe Stadium, se soltó viéndose perdida. Perdida, se olvidó de que no gana un título desde el Open de Australia 2017.

De repente, Serena pegó duro y Andreescu dudó, cuando es una jugadora competitiva, muy completa en su juego y especialmente fuerte mentalmente. Pero casi paga la novatada cediendo cuatro juegos seguidos (5-5). Se recompuso a tiempo la canadiense, recuperó el pulso al encuentro y lo selló pese a los aces de Serena (9), que había entregado el set inicial con doble falta. Dos había hecho en el juego inaugural del encuentro, señal de que se pone mucha presión encima.

Serena ha perdido cuatro finales como madre: Wimbledon 2018 y 2019 (Kerber y Halep), US Open 2018 y 2019 (Osaka y Andreescu). Es la hora de la canadiense, que se lleva la gloria y un premio de 3 millones 850 mil dólares.

En el caso de Serena, a ver hasta dónde llega su paciencia sufriendo tropiezos.

Comentarios:

Destacado:

LO MÁS LEÍDO

+ -