Opinión


C. C.P. Bertha Luján Uranga Presidenta del Consejo de Morena

C. C.P. Bertha Luján Uranga Presidenta del Consejo de Morena | La Crónica de Hoy

Semana importante para el Presidente de México y quizá determinante para su partido. Por un lado, en lo económico, está el anunció que da con los actores más relevantes del sector privado sobre los acuerdos que terminan con el conflicto de los gasoductos en México, renegociando en mejores condiciones para el gobierno contratos que pudieran haber sido en su momento otorgados bajo otro tipo de intereses, quizá personales, quedando los concesionarios satisfechos hoy con los nuevos términos que siguen siendo negocio y beneficiando a los consumidores. En lo político, AMLO dejó claro que podría dejar  su partido, de continuar en disputas que podrían ser victorias para algunos aunque éstas sean pírricas, pero que en las próximas elecciones pudieran representar un retroceso.

La participación de don Carlos Slim fue fundamental en el mensaje que se dio a conocer en la conferencia mañanera, donde Slim, uno de los empresarios más ricos del mundo, dio un espaldarazo a AMLO y un voto de confianza en el futuro económico del país, “hay grandes posibilidades de crecimiento” dijo.

Pero en lo político el momento que vive Morena y su fundador parece ser otro. Si bien AMLO no ganó solo, su figura fue determinante para el triunfo, que fue tan contundente que poco se ha analizado sobre qué pasó, más allá del arrastre de su candidato presidencial.  La estructura territorial existente a favor de Morena aún es poca y si bien muchos lograron el voto por la inercia de AMLO, sin tener un liderazgo real, otros ni así lo arañaron. En algunos estados la diferencia entre los votos por su candidato presidencial y otros con la misma etiqueta de Morena o sus coaliciones fue más del doble.

Mientras que el Presidente podría mantenerse en los niveles actuales de popularidad, el partido podría no correr la misma suerte en 2021, si no cuentan con el respaldo absoluto de la figura central y popular como la es la de AMLO, acuerpado con otras locales.

La presidenta o el presidente de Morena para el periodo 2019-2022 tendrá retos mayores. La marca deberá acompañarse de trabajo, estrategia y por supuesto figuras que puedan apuntalar lo hecho o reforzar donde empiezan a perder terreno o donde en realidad nunca lo han tenido.

Si bien podrían tener avances en estados donde hay disposición a la alternancia, particularmente aquellos en los que la izquierda ha obtenido triunfos en el pasado, también tienen el riesgo de retroceder donde ya se es gobierno y los resultados de cambio aún no son perceptibles, como pasa en Veracruz donde la violencia no cede, Puebla, Distrito Federal y los grandes municipios del Estado de México.

El triunfo no buscará a Morena, le he escuchado a un ideólogo del partido, por lo que será el buen tino en las decisiones trascendentales, la claridad de metas, el entender que las victorias electorales se revierten pronto si los gobiernos y funcionarios no son eficientes y honestos, si las promesas no se cumplen, si la percepción no cambia a positiva, si hay divisiones provocadas por los pleitos y los intereses personales, historias vistas una y otra vez, como en el nuevo PRI de Peña Nieto, al que sólo dieron 6 años los mexicanos,  regresándolos a un peor lugar del que venían resurgiendo o en lo internacional el caso Macri y su partido en Argentina. Así de importante será tener cerca al Presidente, así de importante la unidad y la búsqueda de cómo volver a sumar a otros, como se hizo en el 2018.

 

 

 

maximilianogarcia@gmail.com

@maximilianogarciap

 

Comentarios:

Destacado:

COLUMNAS ANTERIORES

LO MÁS LEÍDO

+ -