Nacional


Ciencia y academia, aliadas del bienestar: Jorge Kahwagi Gastine

Beneplácito. “Si los saberes y experiencias adquiridos en la vida no se comparten, no sirven; los egoísmos llevan a la infelicidad”, manifestó el presidente y director general de Crónica. Expresó, asimismo, la felicidad por partida doble que vive en la entrega del Premio Crónica 2019: “Disfrutar de mexicanos extraordinarios y de mi bella esposa. Estoy muy feliz de que ella se haya incorporado a esta actividad”

Ciencia y academia, aliadas del bienestar: Jorge Kahwagi Gastine | La Crónica de Hoy

Don Jorge Kahwagi Gastine dijo que su familia es su aliento en la vida, “sin ellos no soy nada ni nadie”.

Había de verse su urgencia por estrechar a su mujer, hijas y nietos. Apenas culminó la ceremonia del Premio Crónica, don Jorge Kahwagi agradeció a galardonados e invitados y buscó, casi con desesperación, la mejilla de doña Sonja, su esposa, y el abrazo familiar.

“Es que son mi alimento, sin mi familia no soy nada ni nadie”, diría después, todavía ruborizado por las caricias espontáneas.

Durante los últimos años, doña Sonja se había ausentado de los galardones por el trajín propio de su faceta empresarial, pero esta vez su presencia fue celebrada por su compañero de vida.

“La felicidad me ha agasajado este día por partida doble —se sinceró el presidente y director general de La Crónica de Hoy—. He podido disfrutar de mexicanos extraordinarios, concentrados en trabajar en beneficio del país, y de mi bella esposa. Estoy muy feliz de que ella se haya incorporado a esta actividad, porque uno siempre necesita estar cerca de su compañera de satisfacciones, para que vea que el esfuerzo realizado juntos ha valido la pena”.

No hay mayor alegría para un hombre, expresó don Jorge, “que compartir con quien uno ama los frutos del esfuerzo mutuo, el cariño de comunidades tan entregadas como la científica, la académica y la periodística”.

—¿Y cómo describiría la felicidad?

—No es algo volátil, se logra cuando consigues paz interna y equilibrio emocional. No es tener una casa ni un coche de lujo, es vivir para dar, es tener la conciencia tranquila y, desde ahí, amar a los tuyos con intensidad y contribuir en la construcción de una sociedad con menos desigualdad, más consciente de los retos por superar.

—Entonces en los Premios Crónica confluyen hombres y mujeres felices…

—Sin duda lo son, porque ya lo hemos escuchado en las presentaciones: no cambiarían nunca su vida en las universidades, en los salones de clase y en los laboratorios. Ni tampoco la satisfacción de compartir con otros lo que han descubierto o aprendido.

—Y como decía usted, están conscientes de los desafíos, no parecen percibir buenos tiempos para la ciencia y la academia.

—El nuevo Gobierno tiene en estos temas un nicho de oportunidad. Del 2006 a la fecha ha habido una disminución de 16 mil millones de pesos en el presupuesto para ciencia y tecnología, pero también debemos decir que para el próximo año se está haciendo una reconsideración, y eso denota que la administración del presidente López Obrador sí tiene el interés por dar mejores condiciones a la actividad científica y académica: están proponiendo un incremento de 6 mil millones de pesos y es un signo halagador. Ojalá durante este sexenio se logren revertir los 16 mil millones de pesos que se quitaron todos estos años.

A las autoridades del ramo, don Jorge sí les pidió tener cuidado en la desaparición de prerrogativas en perjuicio de quienes han pasado toda su vida expandiendo el conocimiento, como Pablo Rudomíi, uno de los neurofisiólogos más reconocidos a nivel internacional y quien cumplió ya 85 años.

“No ha sido un rasero general, pero a él, por ejemplo, de buenas a primeras le quitaron su seguro de gastos médicos y tiene una edad muy avanzada, lo necesita. Entonces, deben ser cuidadosos en que los recortes no lastimen a quienes han dado luz al país”.

—En medio de esta inquietud y escepticismo, ¿cuál será el rol de Crónica frente a la administración lopezobradorista?

—Le estamos dando todo el apoyo, cuenta con nosotros. Todo lo bueno que haga lo daremos a conocer, también porque la sociedad nos lo exige y el diario lleva la voz social; pero lo que no esté bien hecho lo diremos sin ninguna cortapisa. Creemos que el gobierno requiere el apoyo generalizado y nosotros se lo daremos, lo acompañaremos.

—¿Y será el mismo papel en temas como ciencia e investigación, que han sido históricamente baluartes en el diario?

—Cuidaremos que el mensaje de los científicos y académicos le llegue al Gobierno, seguiremos abriendo nuestras páginas a todas sus inquietudes. Las comunidades científica y académica son patrimonios nacionales y debe considerárseles en la resolución de los graves problemas en México. Ciencia y academia son aliadas del bienestar y pueden convertirse también en motores de la acción de Gobierno.

Aun en el ajetreo de bienvenidas y despedidas, de estatuillas y diplomas, don Jorge se dio tiempo para sacar la chistera y animar a los nietos: consejos, palabras de aliento, ejemplos a seguir, espejos para reflejarse…

“En la vida vamos adquiriendo saberes y experiencias, pero si no los compartimos, no sirven; los egoísmos, tarde o temprano, llevan a la infelicidad, y es el mismo sentimiento de los investigadores”.

De nuevo la chispa en sus ojos, el brillo. “¿Viste cómo hablaban de los niños, de los jóvenes? A ellos se deben, a sus estudiantes. El conocimiento sólo vale la pena si se comparte. ¿Viste al doctor Alejandro Frank y a don Alfonso Navarrete Fimbres, con qué pasión hablaban de sus alumnos, de los programas que están empujando para incentivar el talento y el amor por la música, por el arte y los libros? Eso se llama generosidad y nosotros iremos con ellos de la mano para irle dando un mejor rumbo al país”.

Había de verse, otra vez, su premura por volver a los brazos de doña Sonja, y al apapacho familiar…

Comentarios:

Destacado:

LO MÁS LEÍDO

+ -