Metrópoli


Proyecto Vallejo-i: Renace Ceylán

Se trata del Proyecto Vallejo-i (en el que participa la empresa Cementos Mexicanos) que arrancó en julio de 2019 yen el que se invirtieron aproximadamente 670 mdp.

Proyecto Vallejo-i: Renace Ceylán | La Crónica de Hoy

La modernización fue integral ya que, además de la cinta asfáltica, se instalaron nuevas redes hidráulicas de agua potable, drenaje y aguas tratadas. También se renovaron banquetas y el sistema de alumbrado.

A lo largo de 4.1 kilómetros, la próspera avenida Ceylán renueva un rostro de al menos 75 años sin intervención en su vialidad, la más importante de la colonia Vallejo- en la alcaldía de Azcapotzalco- por su impacto en el tránsito del transporte de carga cuyos vehículos podrán circular sobre 35 mil metros cúbicos de concreto y relleno fluido.

El proyecto Vallejo-i —en el que participa la empresa Cementos Mexicanos— arrancó en julio de 2019, y las 50 hectáreas de suelo industrial, en las que se invirtieron aproximadamente 670 millones de pesos, cuentan con pavimento que tiene un espesor de concreto hidráulico de 26 centímetros y una base de relleno fluido de 20 centímetros. Está diseñado para brindar una durabilidad de 20 años sin necesidad de un mantenimiento mayor, de acuerdo con la firma cementera.

La modernización consistió en la regeneración integral de la zona, ya que también se instalaron nuevas redes hidráulicas de agua potable, drenaje y aguas tratadas. También se renovaron banquetas y el sistema de alumbrado.

Se trata de un clúster industrial, encabezado por el Gobierno de Ciudad de México, a través de las Secretaría de Obras y Servicios y Desarrollo Económico, que surge debido a que, desde hace 75 años, la zona industrial de Vallejo es un área que impulsa el desarrollo económico del centro del país, y es una de las conexiones logísticas del centro de México.

En un recorrido realizado por Crónica, previo al anuncio de la conclusión de las obras de rehabilitación —en el que han participado 47 mil personas—, vecinos de la avenida Ceylán compartieron su beneplácito por el proyecto que beneficia también a  mil 115 establecimientos comerciales e industriales, y con ello la movilidad en la zona.

Jorge Luis atiende su negocio. Es un local en el que vende refrescos y otros productos. A sus 50 años dice que es la primera vez que ve que se hacen  trabajos en serio en esta avenida que encuentra su fin en la esquina de calle Maravillas.

“Ahora esperemos que sí duren estos trabajos. Porque luego vendrá la temporada de lluvias, y todo esto se quiebra”, señala el capitalino hacia el pavimento.

A una temperatura de 20 grados, trabajadores aceleran las máquinas que transportan materiales. Algunos se sientan y se limpian  el sudor de la frente.

Señalan la importancia de concluir en tiempo estos trabajos.

“Hay escuelas y hay gente de la tercera edad a quienes se les tenía que devolver la apertura de sus calles”.

 

 

 

Comentarios:

Destacado:

+ -