Academia


Conmemoran la gran hazaña del hombre: el alunizaje en 1969

Las actividades comenzaron ayer en Cabo Cañaveral con un homenaje a los tres astronautas de la misión Apolo 11: Neil Armstrong, Buzz Aldrin y Michael Collins, quien dijo: “No hay que vivir de recuerdos, hay que conquistar Marte”.

Conmemoran la gran hazaña del hombre: el alunizaje en 1969 | La Crónica de Hoy

El lanzamiento de la nave Saturno V que llevó la misión Apolo 11 a la Luna. (Foto: NASA)

Cientos de personas se reunieron ayer 16 de julio en el Centro Espacial Kennedy de Cabo Cañaveral para conmemorar los 50 años del alunizaje: “el gran paso”. Las actividades comenzaron con el homenaje a los tres astronautas que conformaron la tripulación: Neil Armstrong, Buzz Aldrin y Michael Collins, quien  en su discurso instó a no quedarse en el recuerdo y acometer la conquista de Marte.

Un discurso emotivo, no sólo por lo que representa lo que fue la gran hazaña humana, sino por la apuesta al futuro: Collins dijo: “No quiero volver a la Luna. Quiero ir a Marte. (John F.) Kennedy nos mostró el camino”.

En ese ambiente, ahora festivo,  muy diferente al nerviosismo, angustia y expectación que giraba en torno al despegue de la nave Saturno V, que llevaría la misión del Apolo 11 y por primera vez al hombre a la Luna, se trasmitió el video del lanzamiento en pantallas gigantes a las 9:32 horas del 16 de julio de 1969 del programa especial que emitió la cadena CBS. Y la emoción resurgió en ese instante en la plataforma de lanzamiento LC-39A del Centro Espacial Kennedy. Quien no estaba sentado aquel día frente a la televisión era Robert Hart, que a sus 93 años vio hoy por primera vez la famosa transmisión.

Hart, que era técnico de la NASA y trabajó en varias misiones espaciales, incluida la Apolo 11, que llevó a Neil Armstrong, Buzz Aldrin y Michael Collins a la Luna, todavía tiene fresca aquella jornada histórica, y dijo que le gustaría poder ver un nuevo viaje a la Luna con el fin de establecer allí una base para llegar en un futuro próximo a Marte.

Una imponente Luna llena dio la bienvenida a madrugadores como Mark G. McLaurin, de 63 años, que condujo durante siete horas desde Carolina del Sur para ser de los primeros.

Él fue de los que pagaron los 175 dólares que costaba la entrada y lo hizo con gusto por vivir en primera persona esta recreación del despegue que él vivió con 12 años desde una base aérea de Estados Unidos en Alemania, donde estaba destinado su padre, piloto de aviación.

Recuerda que aquel día se vivió una “verdadera muestra de patriotismo” que lo marcó tanto, que años después, ya de regreso en EU, construyó una maqueta de un metro de altura del cohete Saturno V.

McLaurin fue de los que acompañó entusiasmado los últimos diez segundos de la cuenta atrás hasta llegar al cero que supuso el inicio de la exitosa misión del Apolo 11 y concluyó con un sonoro aplauso por parte de los entregados asistentes que celebraron en pie el hecho histórico como si se estuviese produciendo en ese momento.

Aquel 16 de julio de 1969, casi un millón de personas fueron hasta los alrededores de Cabo Cañaveral para ver el despegue, del que informaron más de 3 mil  periodistas de 56 países.

“Las cosas ya no serán igual después de que Armstrong ponga un pie en la Luna”, dijo Conkrite antes del 20 de julio de 1969, cuando el comandante dejó su huella en la superficie lunar.

FIGURA. Michael Collins fue la estrella de las celebraciones y propuso usar el nombre de Kennedy en el primer viaje tripulado a Marte. “Sin dudarlo “propondría ir directamente a Marte”, el planeta rojo, que ya está en los planes de la ­NASA, la agencia espacial de Estados Unidos”.

El nombre de Kennedy resonó hoy tanto en Cabo Cañaveral como en el Museo Nacional del Aire y el Espacio, en Washington, donde el vicepresidente Mike Pence asistió a un acto en el que se presentó el traje espacial de Armstrong, el comandante de la misión Apolo 11, que ha sido restaurado con motivo del cincuentenario.

Pence mencionó sus recuerdos del día que hizo a los estadunidenses sentirse más orgullosos que nunca y destacó que, aparte de las contribuciones a la ciencia y el conocimiento humano, la llegada del hombre a la Luna hizo unirse al mundo y a un país, Estados Unidos, que estaba “profundamente dividido en los tumultuosos años 60”.

En el acto en el que participó Collins iba a estar Buzz Aldrin, de 89 años, pero por razones de las que no se informó no acudió al Centro Espacial Kennedy, donde hay para hoy muchas actividades programadas, que finalizan con un concierto al aire libre del grupo británico Duran Duran, que se dio a conocer con una canción de tema espacial, “Planet Earth”.

La familia de Armstrong, el comandante de la misión Apolo 11 y al primer hombre en pisar la superficie lunar, fallecido en 2012, estuvo en Washington en el acto en el que se presentó el traje espacial restaurado.

Armstrong fue no sólo el “mejor” comandante que hubiera podido tener el primer viaje a la Luna, sino que además fue un “magistral” portavoz de esa jornada espacial que paralizó al mundo en 1969, dijo su compañero Collins, el único de los tres que no pisó la Luna, pues estaba a cargo de la nave en la que tenían que regresar a la Tierra.

Collins contestó además un rotundo “no” cuando se le preguntó si se había sentido como el hombre más solitario del espacio mientras sus dos compañeros paseaban por la Luna.

“Cuando estaba solo, disfrutaba de un café perfectamente agradable, tomaba un café caliente, tenía música si la quería”, dijo al señalar que muchas veces había pilotado aviones solo.

“Fueron más o menos 40 minutos de paz y tranquilidad, y disfruté de la calma”, aseveró el astronauta retirado, quien está contento con el papel que las mujeres tienen en esta etapa de la conquista del espacio. “Me encanta la palabra Artemisa, la gemela de Apolo. Creo que es un nombre maravilloso y más importante que el nombre es un concepto maravilloso. Creo que las mujeres pueden hacer cualquier cosa que los hombres puedan hacer en el espacio”, enfatizó.

A la misma hora en que el Saturno V despegó del Centro Kennedy, las 9.32 horas locales (14.32 GMT) del 16 de julio de 1969, lanzó simultáneamente 4.923 cohetes para conmemorar la efemérides y logra así, una mención en el libro Guinness de los récords.

 

Comentarios:

Destacado:

LO MÁS LEÍDO

+ -