Cultura


Cuestiona muestra la gran cantidad de obras falsas que inundan mercado

Originalmentefalso, del artista Gabriel de la Mora, objeta conceptos vitales en el quehacer artístico y la venta de piezas. El Munal exhibe 62 obras distribuidas en cuatro salas.

Cuestiona muestra la gran cantidad de obras falsas que inundan mercado | La Crónica de Hoy

Obra de Rufino Tamayo, que fue intervenida por Gabriel de la Mora.

A través de la exposición Originalmentefalso, el artista Gabriel de la Mora cuestiona conceptos fundamentales en el quehacer artístico y en el mercado que lo acompaña, tales como: originalidad, autoría, creatividad e iconicidad. La muestra, a inaugurarse el 4 de febrero en el Museo Nacional de Arte (Munal), reúne 62 obras, de las cuales: 34 piezas de Gabriel, 15 provienen del acervo del museo y 13 son piezas falsas.

En conferencia de prensa, Gabriel de la Mora explicó que la serie surgió en 2010 para  cuestionar la idea de la originalidad y confrontarla con su contrapeso: la falsedad. Para ello, intervino obras falsas que habían sido atribuidas a Ernesto Icaza,  Ángel Zárraga, Gerardo Murillo Dr. Atl, Rufino Tamayo, Frida Kahlo, José María Velasco y Leonora Carrington, entre otros, las cuales fueron adquiridas por coleccionistas o instituciones.

“Es importante dar cuenta de la gran cantidad de falsos que circulan en el mercado, lo cual que tiene que ver con la ambición, el anhelo de poseer y la audacia del que miente”, dijo Carmen Gaitán, directora del museo.

La pieza que abre la exposición es una pintura atribuida al trabajo de Mario Carreño en 1941, que fue adquirida en Miami de 1999 por un coleccionista que pagó 199 mil dólares y que hasta 2004, en un intento de subastarla por hasta 700 mil dólares,  dos casas de subasta de Nueva York, Estados  Unidos, le  informaron que la pieza es falsa, ya que ni la firma ni el periodo correspondían al artista.

“La obra falsa se donó al proyecto y desde que leí la historia, quise quemarla. Me interesó  cómo el balancín que estaba pintando se transformó en un monocromo negro y cómo un falso Mario Carreño es ahora un Gabriel de la Mora”.

Lo anterior, añadió, abre un parámetro de técnicas de cómo un dibujo se puede generar a través de borrar algo y cómo una autoría está plagiada para dar pie a la autoría de alguien que hizo un falso, así como la tercera autoría, la mía, que pasa de un falso a un original”.

Originalmentefalso se distribuye a lo largo de cuatro salas, donde cada una de ellas se avoca a un grupo específico de artistas, tras dar a conocer que en una casa subastadora de la CDMX, durante 10 años se recibieron mil 585 obras falsificadas —en su mayoría atribuidas a Diego Rivera.

“Este archivo, ubicado en la primera sala, lo convertí en una instalación en la que cada una de mil 585 placas represente a los artistas. Encontramos a Diego Rivera con 219; Dr. Atl con 157; Siqueiros con 148; Tamayo, 127; Zúñiga con 74; y Claussel con 36, entre otros”.

La segunda sala está enfocada en los paisajistas icónicos como José María Velasco y Dr. Atl, Alfredo Ramos Martínez; la tercera sala está dedicada a Leonora Carrington y Frida Kahlo; en la última podemos apreciar el trabajo de Francisco Toledo, Rufino Tamayo y Guerrero Galván.

A lo largo del recorrido se aprecian las piezas falsas y originales, así como la propuesta de monocromos generada por Gabriel de la Mora a partir del fumage y de una técnica que consiste en raspar con una navaja el pigmento de un óleo falso, con cuyos residuos y un proceso químico se obtienen nuevos pigmentos.

Para no generar confusión y que las personas pudieran notar las diferencias —como faltas ortográficas, el tema o tratamiento de las pinturas—, las obras originales están colocadas en la pared y las obras falsificadas se encuentran en vitrinas para que el público pueda diferenciarlas.

 

 

► La exposición Originalmentefalso  se inaugurará el 4 de febrero a las 19:30 horas en el Museo Nacional de Arte, a partir del 5 de febrero podrá visitarse de 10:00 a 17:30 horas. El costo del boleto es de 70.00 pesos.

Comentarios:

Destacado: