Mundo


Daniel Ortega libera a decenas de presos políticos en Nicaragua

Para decenas de manifestantes que recuperaron este miércoles aparentemente a medias su libertad en Nicaragua, tras permanecer presos por protestar contra el presidente Daniel Ortega, volver a sus casas es un sentimiento contradictorio, ya que están en mejores condiciones pero no tienen garantías legales y temen represalias del Gobierno.

Daniel Ortega libera a decenas de presos políticos en Nicaragua | La Crónica de Hoy

Para decenas de manifestantes que recuperaron este miércoles aparentemente a medias su libertad en Nicaragua, tras permanecer presos por protestar contra el presidente Daniel Ortega, volver a sus casas es un sentimiento contradictorio, ya que están en mejores condiciones pero no tienen garantías legales y temen represalias del Gobierno.

Su "desfile" en los microbuses del Sistema Penitenciario Nacional se inició con los primeros rayos del sol y se les observó radiantes del otro lado de los cristales, pero su euforia invariablemente se ahogaba entre los malos recuerdos de la prisión, la incertidumbre de su situación legal, los temores a grupos oficialistas y la culpa por los que se quedaron encerrados.

"¡Nicaragua libre!", repitió el veterano maratonista Alex Vanegas, al bajar del microbús frente a su casa, todavía con el uniforme azul con que las autoridades distinguen a los manifestantes presos.

Pero lejos de ser un aviso, la frase de Vanegas fue un reclamo. "Allá (en prisión) nos dijeron que estábamos libres, ahora que es casa por cárcel, dicen que ya estoy libre, pero no dejan de agarrarme ni me entregan mi carta de libertad", afirmó el maratonista, mientras forcejeaba en la acera con un oficial del Sistema Penitenciario Nacional.

La misma incertidumbre mostró el joven Alan Gómez, nada más bajar del microbús, en mitad de la calle y todavía con su uniforme azul cobalto, el tono de la bandera de Nicaragua, cuya portación ha llevado a varios a la cárcel.

"Esta liberación es parcial, nos están diciendo que todavía no estamos libres, que tenemos que ir a firmar un papel", afirmó Gómez.

Aunque los familiares tenían esperanzas de que los reos obtuvieran su libertad definitiva, estos tendrán que presentarse al Complejo Judicial de Managua una vez al mes, pese a que no todos han sido acusados legalmente o recibido condenas, se quejó el manifestante Wilmer Bonilla, desde dentro de uno de los microbuses.

La casa por cárcel frustró a los manifestantes, quienes se encontraban dormidos hoy a las 02.00 hora local (08.00 GMT) cuando los carceleros los despertaron para avisarles que liberarían a 70 "de forma definitiva", según alcanzó a decir a los periodistas uno de los convictos desde el microbús en el que era trasladado hacia su casa.

El mismo número de presos que abandonaron la cárcel La Modelo fue una sorpresa, ya que era un secreto a voces que el Gobierno había accedido a liberar a 100 antes del inicio de las negociaciones con la opositora Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia, previsto para la mañana de este miércoles.

Según el Comité Pro Liberación de Presas y Presos Políticos, antes de la liberación de esta mañana unos 777 manifestantes permanecían encarcelados en Nicaragua.

"Hago un llamado a los que fueron a esa negociación, Nicaragua los necesita, no negocien nada, debemos ser libres todos", dijo el que gritaba a los medios y que no alcanzó decir su nombre.

Previo a las negociaciones entre el Gobierno y la Alianza, los representantes de Ortega no dijeron sus objetivos, mientras que la oposición insistió en la liberación de los detenidos por protestar contra el Gobierno y el restablecimiento de las libertades, derechos y garantías establecidos en la Constitución Política.

La crisis de Nicaragua ha dejado 325 muertos desde abril, de acuerdo con la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), aunque algunos grupos locales humanitarios elevan a 561 las víctimas mortales, mientras que el Ejecutivo solo reconoce 199 y denuncia un intento de golpe de Estado.

Los manifestantes afirmaron que no dejarán de denunciar al Gobierno a pesar de los temores.

"Todo el mundo tiene miedo a represalias", reiteró el joven Cristian Bustos, mientras se alejaba dentro de otro microbús del Sistema Penitenciario rumbo a su casa.

Vanegas, capturado el 2 de noviembre pasado mientras cantaba el Himno Nacional de Nicaragua en un cementerio "por alteración al orden público", sentenció: "Voy a seguir corriendo" en protesta contra Ortega.

Comentarios:

Destacado:

LO MÁS LEÍDO

+ -