Opinión


De la tragedia ballenera a las cuentas claras

De la tragedia ballenera a las cuentas claras | La Crónica de Hoy

 

Ballenas perseguidas hasta el último rincón del mar

número siete por hombres carniceros que navegan en

barcos con cañones de bombas explosivas.

Se acaban las ballenas. Nos acabamos nosotros.

 

Fragmentos de colaboración para el Mirador de

Armando Fuentes Aguirre (CATÓN)

 

Quien ha visto de cerca o mantenido contacto directo con una ballena de la especie que sea; quien ha sido escaneado por ese enorme ojo con el que particularmente las grises amablemente nos traspasan desde su lateralidad; quien sabe de la ancestral cultura de estos gigantes marinos y por lo tanto del código conductual que las rige; quien conoce su lenguaje vocal y físico; quien sabe de los imprescindibles servicios ecológicos que prestan al Planeta, no me dejará mentir que se trata de seres mágicos que atrapan el corazón al primer instante, mas…

No es el caso del gobierno japonés y de su flota ballenera que… pese a tener a más de medio mundo en contra -mayoría de su mismo pueblo- cuestionándoles las ya innecesarias, improcedentes y crudelísimas cacerías que emprenden sobre estas criaturas… ignorando y brincándose las directrices de la moratoria existente desde 1986, decidieron irse por la libre reanudando desde el pasado lunes la MATANZA COMERCIAL de tan sensibles mamíferos, a los que por cierto nunca han dejado de acechar so pretexto de capturas dizque con fines científicos, que ahora se convertirán en sangrientas persecuciones de cientos de los ejemplares (particularmente de 3 diferentes especies) que se encuentren navegando por su “mar territorial y zonas económicas exclusivas”, desoyendo con ello, además, disposiciones internacionales con base científica, partiendo de que casi todas las especies de ballenas fueron prácticamente diezmadas no hace mucho, sin poderse recuperar hasta la fecha, en que mantienen el estatus de estar en peligro de extinción. Pues con todo y en solitario… hasta ahora… en cuanto cumplieron con el tiempo que marca su retiro formal de la Comisión Ballenera Internacional, los nipones emprendieron ya indiscriminada batida sobre estos carismáticos mamíferos que, sépase, una vez ubicados son elevados por medio de grúa hasta la cubierta del buque-factoría donde todavía con vida y sin la menor compasión son rematados, sin importarles siquiera que se trate de hembras gestantes. Esperamos que por congruencia México se pronuncie oficialmente en contra, dado que todos nuestros mares son santuarios para estos grandes cetáceos.

EN OTRO TEMA, obvio es que aborde el asunto de la aparente insuficiencia presupuestal para alimentar a la fauna cautiva en los zoológicos capitalinos que, a saber, no queda constreñida a frutas, verduras, lácteos, cárnicos, pan y forrajes, sino que requiere de suplementos específicos y de concentrados especialmente diseñados, que por lógica, al tratarse mayormente estos últimos, de productos importados, hizo que la bajísima cifra de $11.60 pesos diarios para nutrir a los animales de las tres instituciones resultara de enorme preocupación, máxime en estos tiempos de austeridad republicana donde se han instruido sensibles recortes inclusive sobre el sector salud, dado lo cual tenía juicio que fuera un hecho cierto, sobre todo en lugares donde los afectados no tienen voz ni voto, ni sus cuidadores arriesgarían su seguridad laboral por denunciar situaciones anómalas, como se filtra continuamente que sucede, mal les pese. ¿O es casualidad que tras LA NOTA, nuevamente se hayan surtido algunos concentrados? Siendo así…

La mesa estaba puesta para que la información alebrestara, tal como sucedió, pues a raíz de conocerse EL DATO se levantaron innumerables protestas ciudadanas (¡gracias!) en redes sociales, tantas y tan fuertes, que entonces sí la Sedema se dispuso a explicar la supuesta inexactitud de la información oficial “parcial” otorgada al reportero, aclaración que tiene lógica y que fue mejor expuesta en voz del Director General de Zoológicos y Vida Silvestre que en el boletín, que abrió otras dudas. Sin embargo no hay conformidad. No por lo menos hasta que toda esa información -incluyendo población animal y facturas- quede permanentemente expuesta y actualizada en página electrónica de acceso público. De otra forma permanecerá la duda sean 9, 20 o 30 los millones virtualmente destinados al rubro. Por cierto, téngase en cuenta que Daniel Flores intentó cruzar datos con las autoridades competentes antes de sacar el reportaje y no fue atendido. Lección.

¡Felicidades a la pandita XIN XIN por su cumple número 29!

 

producciones_serengueti@yahoo.com

marielenahoyo8@gmail.com

Comentarios:

Destacado:

LO MÁS LEÍDO

+ -