Nacional


Debemos aprender a convivir con el COVID-19 y no suspender el regreso a las aulas

Los menores y adolescentes necesitan del vínculo del contacto social y emocional para su desarrollo, ya que un año y cuatro meses de confinamiento han causado un daño a su salud mental por mucho tiempo de exposición a la pantalla, dijo a Crónica, Juan Martín Pérez García, Coordinador de la organización Tejiendo Redes Infancia en América Latina y el Caribe.

Debemos aprender a convivir con el COVID-19 y no suspender el regreso a las aulas | La Crónica de Hoy

Archivo/Cuartoscuro

No se ha cumplido una semana desde el regreso a clases presenciales en la Ciudad de México y ya se registró un primer caso de contagio por COVID-19 en un adolescente de secundaria en la alcaldía Tláhuac, sin embargo, esto no significa que se deba suspender el regreso a las aulas y retomar las clases a distancia, falta mucha información para conocer sobre este caso. Hay que tener claro que seguimos en pandemia y no podemos utilizar el término “riesgo cero”. Este virus ha hecho mucho daño y ahí seguirá, no se erradicará tan fácilmente y tendremos que aprender a convivir con él como ocurrió con la influenza. La convivencia escolar es necesaria y está comprobado que las clases en casa no han sido fructíferas como se pensaba, además que es más el daño a la salud mental que enfrentan los niños y jóvenes al estar alejados de las aulas, dijo en entrevista con Crónica Juan Martín Pérez García, Coordinador de la organización Tejiendo Redes Infancia en América Latina y el Caribe.

--¿Este primer caso de COVID-19 en un estudiante de secundaria en la capital del país sería un signo de alerta para suspender el regreso a las aulas?

No creo que sea una medida apropiada, al contrario, se deben reforzar las medidas sanitarias tanto en casa como en las escuelas y seguir con el programa. Desde enero pasado Naciones Unidas hizo un llamado a los gobiernos del mundo para preparar el regreso a las escuelas y garantizar que los alumnos se encuentren en las mejores condiciones. Hay que tener presente que aún estamos en una etapa COVID. Incluso, México es de los últimos países en América Latina que lleva a cabo este retorno a las aulas, aunque ya desde el 19 de mayo pasado hubo regresos en algunos estados (Chiapas y Campeche).

--¿El contagio de coronavirus de este alumno sería indicativo de reforzar los protocolos en las escuelas?

Falta mucha información sobre el caso, por lo que no se pueden aventurar opiniones si no se conoce el contexto y el origen de dónde se pudo haber contagiado este alumno, ya que es un solo caso, no se ha sabido de otros más hasta ahora en su salón de clases con sus compañeros y maestros, por lo que se deben evaluar muchas cosas y saber si algo falló en los protocolos de salud en la casa o en la escuela. Además, seguimos en pandemia, lo que no se nos debe olvidar.

--¿Qué es lo que falta conocer para evaluar esta situación y saber cómo proceder?

Se deben conocer muchos factores para no precipitar acciones, ya que no se sabe aún si este estudiante se contagió en su casa conviviendo con su familia, con amigos o en el trayecto hacia la escuela. Desconocemos que llevó al contagio, si fue por falta de medidas sanitarias, falta de agua, de atención sanitaria, no lo sabemos, por lo que no debemos tomar decisiones precipitadas y actuar responsablemente, pero eso sí, debemos reforzar las medidas de salud tanto en casa como en la escuela, ya que la COVID-19 ahí sigue, no se ha ido y no se irá. Debemos aclarar que este regreso a clases presenciales es voluntario, por lo que solamente asisten a las escuelas el 10 por ciento del total de la población educativa.

--Al no haber información que aclare la situación o momentos que derivaron en el contagio de este alumno ¿considera que esto no es motivo para retomar las clases a distancia?

Lo pertinente sería mantener la modalidad hibrida, ya que sería bueno que los niños y niñas regresen lo más pronto posible a su interacción social (en la escuela), ya que la enseñanza a distancia no es garantía para una buena interacción. Los menores y adolescentes necesitan del vínculo del contacto social y emocional para su desarrollo, ya que un año y cuatro meses de confinamiento han causado un daño a su salud mental por mucho tiempo de exposición a la pantalla (TV o computadora), lo que ha imposibilitado su convivencia social, por eso es importante que regresen a clases presenciales.

¿Qué se puede esperar en agosto próximo con el inicio del próximo ciclo escolar?

Ahorita fue este caso aislado de un adolescente, y en agosto con el próximo ciclo escolar sin duda habrá otros casos, como ha ocurrido en otros países, pero esto no significa que la estrategia de salud esté fallando, por lo que debemos reforzar las medidas de seguridad y tenemos que estar claros en que no podemos emplear el término “riesgo cero”, ya que en agosto, cuando regrese la mayoría a las escuelas habrán contagios, lo que no se podrá evitar.

--¿En qué deberían poner más atención las autoridades de salud y las educativas para monitorear otros casos que pudieran presentarse?

Lo urgente ahorita es tener más información, ya que con el inicio del ciclo escolar no se descartan otros contagios en las escuelas, eso es un hecho, y los padres de familia deben estar informados para saber actuar, además se deben reforzar las medidas de salud por la convivencia que habrá entre los niños con sus compañeros, con maestros y maestras y esto se debe aplicar también en casa.

 

 

Comentarios:

Notas Relacionadas:

Destacado:

+ -