Opinión


Día Internacional del Perro… y las perras, desde luego

Día Internacional del Perro… y las perras, desde luego | La Crónica de Hoy

Dicen que los muertos realmente fallecen al momento en que son olvidados. Quizás por ello, porque nunca te he sacado de mi corazón es que tu, mi amado JAMBI, no te has podido terminar de marchar.

Hoy hace justo 4 años hube de llorar tu prematura muerte como resultado de un evidente e injustificable descuido en tu bienestar. Dejaste entonces este plano terrestre para pasar a ser polvo de  luna, porque…

¡Ah cómo te gustaba LA LUNA!, misma que durante estos días ha cobrado mayor interés dado el 50 aniversario de su primera pisada por el hombre, pero astro al que tu sin fecha precisa, tanto y siempre buscaste en tu rincón favorito de la casa, donde además, ELLA puntualmente te esperaba, divertida por tu ansia de tenerla entre manos. No te imaginas, mi pequeño, cuántas hermosas lunas me ha tocado ver desde tu partida física y, obvio, en cada una te me apareces. A las más completas y brillantes que preferías las retrato, para enseñártelas a nuestro reencuentro.

 

E

 

n otro tema… traigo a colación el Día Internacional del Perro, celebrado a nivel mundial el pasado domingo, porque realmente me sorprendió que ni por asomo o conveniencia
—dado que los animales no humanos no votan pero sus custodios humanos sí, o simplemente por aumentar su popularidad ahora que los chuchos están tan de moda—la Dra. Claudia Sheinbaum, Jefa de Gobierno en CDMX, trajera a cuento un recordatorio de LA FECHA en LA FECHA, durante su informe por los 200 días al frente de la capital mexicana, evento que le llevó más-menos hora y media en que ni por casualidad evocó a estos animales, ninguneando con ello la oportunidad de anunciar alguna política pública relativa a seres que dominan la escena metropolitana, con o sin hogar. Perdió la ocasión que le hubo de permitir reconciliarse con EL TEMA, puesto que su régimen se inauguró con la casi desaparición del mancerista Hospital Veterinario Público, y prácticamente sin realizar campañas masivas de esterilización. Ello, sin omitir que estuvimos a pelo de quedar incluso sin vacunación antirrábica. En fin que…

Sosteniendo inclusive una Agencia de Atención Animal, comandada por quien supuestamente, por dominio del asunto, a estas alturas ya debería tener en activo diversos programas, resulta que las únicas entidades locales que se manifestaron positivamente sobre EL DÍA fueron, uno, la Brigada de Vigilancia Animal que en el marco de la festividad habló de los perros que han redimido de situaciones violentas o de abandono, teniendo a la fecha 131 para adopción, si mal no recuerdo, y dos, el METRO, que en su ejemplar ejercicio de rescate de todos aquellos canutos que a saber cómo y porqué terminan en las instalaciones del transporte naranja, son  atendidos y rehabilitados por expertos del Centro de Transferencia Canina que ha dado alojamiento y esperanza a infinidad de estas criaturas extraviadas; esfuerzo por cierto que ha sobrevivido pese a corresponder al periodo del Dr. Miguel Ángel Mancera, porque tal como me lo aseguró en su momento quien lo instituyó y protocolizó, quedó bien amarrado. Me refiero al ahora diputado perredista Jorge Gaviño, entonces Director del servicio colectivo. Entre estos maravillosos rescates, el periódico Reforma dio cuenta el lunes, del protagonizado recientemente por un conductor que yendo por la Estación Escuadrón 201 de la Línea 8, vio que un perrillo de talla mediana y manto color café deambulaba sin rumbo en el espacio de las vías, razón por la que bajó de inmediato la velocidad poniéndolo a salvo. Una vez asegurado, sépase, DON CANUTO viajó en la mismísima cabina del tren hasta ser entregado a Protección Civil, que a su vez lo derivó al CTC donde espera por su adopción junto a otros muchos congéneres. Con esa historia es para ir por el chiquito ¡ya!, a la Estación El Rosario de la Línea 7. Lamentablemente no se publicó el nombre del conductor para reconocerlo y agradecerle. Y una pena también es que doña Claudia haya ignorado a los guaguás dentro de su agenda, aun cuando obra de por medio el compromiso que su jefe, el Presidente AMLO, pacto y firmó al respecto.

Me pregunto cuántas esterilizaciones perrunas en beneficio de la salud pública pudieron costearse con los 350 MIL pesos que costó el informe. De menos, la población entera de CDMX.

 

producciones_serengueti@yahoo.com
marielenahoyo8@gmail.com

Comentarios:

Destacado:

COLUMNAS ANTERIORES

LO MÁS LEÍDO

+ -