Bienestar


Diabetes vs Verano, recomendaciones para una temporada sin contratiempos

Prevención de heridas, hidratación y uso de insulina, entre las recomendaciones.

Diabetes vs Verano, recomendaciones para una temporada sin contratiempos | La Crónica de Hoy

La arena en la playa puede provocar lesiones en personas con diabetes

Llegó el verano y con él la diversión, lo que nos hace olvidar algunos de los buenos hábitos adquiridos, además que las actividades que esta temporada, en ocasiones, conlleva a relajar el control metabólico en personas que viven con diabetes.

Por principio, dado que las condiciones climatológicas mejoran, algunas personas comienzan a realizar actividad física, sin embargo, hay que practicarla de manera controlada ya que esto puede descontrolar el nivel de azúcar en sangre, por lo que lo es recomendable realizarlo de manera controlada y habitual, al menos cinco veces por semana y siempre evitando las horas de mayor temperatura.

Expertos recomiendan que, algunas actividades realizadas en el verano, como pasear por la playa, deben hacerse con cuidado, sin olvidar que el ir descalzo puede provocar heridas en los pies, por lo que es necesario traer el calzado adecuado y revisar diariamente los pies para evitar problemas futuros que pueden desencadenar en una amputación.

Otro de los factores a cuidar en el verano, es la deshidratación. Beber la cantidad suficiente de agua para mantenerse hidratado ayuda a prevenir infecciones en vías urinarias, las cuales son más frecuente en personas que viven con diabetes, especialmente en las mujeres.

Además, no tomar suficientes líquidos puede elevar el nivel de azúcar en sangre, lo que puede provocar que una persona orine más, y cause deshidratación.

Asimismo, las temperaturas altas pueden cambiar la forma en que el cuerpo usa la insulina, por lo que se recomienda medir los niveles de azúcar en la sangre con más frecuencia y ajustar la dosis de insulina y lo que se come y se bebe.

Otra de las complicaciones más frecuentes de la diabetes, en aquellos pacientes tratados con insulina, es la hipoglucemia, condición que se da cuando la glucosa cae en el cuerpo por debajo de lo normal, es decir un nivel de 70 miligramos por decilitro (mg/dL) o menos.

Es recomendable que, además de evitar que suceda, se atienda inmediatamente cualquier cuadro de este tipo, ya que un sólo episodio severo puede ocasionar graves daños a la salud. Es por ello por lo que se recomienda, a las personas que viven con diabetes, ingerir sus alimentos en horarios establecidos, así como tener siempre consigo algún snack o alimentos que ayuden a subir los niveles de azúcar, en caso de presentar los primeros síntomas de una hipoglucemia.

De acuerdo con especialistas endocrinólogos, el estilo de vida del verano y de la vida actual en general, plantea la importante necesidad de contar con una insulina de acción de al menos 24 horas para cubrir las necesidades del día con una sola aplicación, menor riesgo de hipoglucemia, control de la glucemia, perfil farmacocinético plano, sin picos, que proporcione un efecto de reducción de glucosa predecible cada día y flexibilidad con capacidad de modificar la hora de aplicación del día a día.

Por ello, la recomendación más importante es que se platique con el médico tratante sobre cómo llevar el verano en control y sin contratiempos; asimismo, si se viaja en avión es importante considerar llevar la receta médica en la que se especifique tanto el medicamento, como los insumos para la aplicación de la insulina (agujas, lancetas, medidores de glucosa, catéteres, jeringas y pilas para bombas de insulina, etc.) que tienen que transportarse en cabina de vuelo, de acuerdo con lo que se necesite.

Asimismo, es conveniente llevar un informe médico por si surgiera cualquier contingencia durante las vacaciones.

A continuación, compartimos algunos tips para el manejo de la diabetes durante el verano:

Beber suficiente agua, aunque no tenga sed, para no deshidratarse.

Evitar el alcohol y las bebidas con cafeína, como el café y las bebidas energizantes o deportivas, que pueden causar pérdida de agua y elevar sus niveles de azúcar en la sangre.

Revisar el azúcar en la sangre antes, durante y después de realizar actividades. Puede que se deba cambiar la cantidad de insulina que se usa. Hablar con su médico si quiere ayuda para ajustar su dosis.

Usar ropa suelta, ligera y de color claro.

Usar filtro solar y un sombrero cuando esté afuera. La exposición prolongada al sol puede aumentar los niveles de azúcar en la sangre.

No andar descalzo, incluso en la playa o la piscina.

Usar el aire acondicionado o permanecer en espacios con aire acondicionado para mantenerse fresco. Cuando hace mucho calor, un ventilador común no ayudará a estar frescos y con una temperatura corporal adecuada.

Pero lo más importante es platicar con su médico para poder tener un control glucémico adecuado, aún en esta época del año.

Comentarios:

Destacado:

LO MÁS LEÍDO

+ -