Mundo


El asesinato de dos niñas por parte de su padre reaviva el clamor anti machista en España

Miles de personas se congregaron este viernes en múltiples ciudades después de que Tomás Gimeno asesinara a sus hijas Olivia, de seis años, y Anna, de uno. El hombre ha confesado a la policía que quería causar un “dolor inhumano” a su expareja.

El asesinato de dos niñas por parte de su padre reaviva el clamor anti machista en España | La Crónica de Hoy

Imagen de la manifestación del viernes en Barcelona (EFE).

En un país que en los últimos años ha visto crecer con fuerza el movimiento feminista, un caso como el de Tomás Gimeno, el hombre que asesinó a sus dos hijas pequeñas, de uno y seis años, nunca iba a pasar inadvertido, y este viernes miles de personas se concentraron improvisadamente en las principales ciudades del país para rechazar el nuevo crimen machista. Esto, un día después de que la policía encontrara el cuerpo descuartizado de la mayor de las niñas, Olivia.

Desde Santa Cruz de Tenerife, el lugar de los hechos, hasta Barcelona en el otro extremo de España, pasando por Madrid y Sevilla, las proclamas feministas se repitieron con los habituales lemas de “Ni una menos” o “El machismo mata”. Sin embargo, la realidad es que estas manifestaciones llegan en un momento sensible en el país, ya que el asesinato de las pequeñas se junta con el de otra joven en Sevilla, y, como recordaba un cartel en Sevilla: “Asesinadas en una semana 5 mujeres y un niño: ¿Quién se hace responsable? ¡Basta ya de violencia machista!”.

La semana del 17 al 24 de mayo murieron asesinadas cinco mujeres en España, y, contando desde entonces, han sido asesinadas la mitad de mujeres de todo lo que va de 2021, lo que contribuye a generar el caldo de cultivo para unas de las mayores protestas ocurridas contra el machismo en España fuera de las habituales concentraciones del 8 de mayo.

El caso de Olivia y Anna es especialmente doloroso por el actuar de Gimeno, ahora detenido. El hombre se había separado de su expareja, Beatriz Zimmermann, el año pasado, y compartían la custodia de las niñas. Ahora, ha confesado a la policía que su objetivo era causar “el mayor daño imaginable”; “un daño inhumano”, a la mujer. Para ello, buscó confundirla, y el 27 de abril de 2021 le envió un audio de la mayor, Olivia, diciéndole que fuera a la casa a recoger unas cosas. Luego asesinó a las pequeñas, las descuartizó, las metió en bolsas de basura, las metió en bolsas de deporte y las arrojó al mar. Cuando la mujer llegó y encontró la casa vacía, Gimeno le dijo que se había marchado con las niñas para “empezar una nueva vida” y que no las volvería a ver.

Un equipo de rescate encontró el jueves el cuerpo de Olivia a mil metros de profundidad en Tenerife, y aunque todavía buscan el de Anna, la policía no duda de que sufrió el mismo destino, informa el diario La Vanguardia.

En el caso ocurrido también esta semana en Sevilla, la joven Rocío Caíz, de 17 años, desapareció el jueves en el pueblo de Martín de la Jara, y este viernes se confirmó su asesinato. Su ex pareja, con quien tenían un bebé de cuatro meses en común, ha confesado que la asesinó el mismo jueves en su casa. La identidad del asesino no ha sido revelada.

Comentarios:

Destacado:

+ -