Opinión


El Cardenal mexicano Javier Lozano Barragán celebró sus 40 años como obispo

El Cardenal mexicano Javier Lozano Barragán celebró sus 40 años como obispo  | La Crónica de Hoy

El Cardenal mexicano Javier Lozano Barragán, a sus 83 años de edad, celebró sus 40 años como obispo con una misa de acción de gracias celebrada en el Santuario de Guadalupe, en Zamora, Michoacán.

El cardenal Lozano Barragán, durante el pontificado de Juan Pablo II, se desempeñó en Roma como Presidente del Pontificio Consejo para la Pastoral de los Agentes Sanitarios, siendo el único mexicano en ocupar un cargo tan alto en la curia romana, hasta que el 18 de abril de 2009, el Papa Benedicto XVI aceptó su renuncia por límite de edad.

En el tiempo que permaneció en el Vaticano como funcionario de la Santa Sede, visitó 47 países de los cinco continentes, siempre representando a los papas Juan Pablo II y a Benedicto XVI, y en estos viajes y en otros momentos relevantes, tuvo 97 intervenciones internacionales en el ramo de la salud en los que habló de todas las ramas de esta disciplina, la medicina genética, los problemas sociales, y de las ciencias superdesarrolladas.

De manera especial recordó un viaje que realizó a Hong Kong, cuando representó a Juan Pablo II en una reunión con médicos de Asia, formados todos ellos en doctrinas orientales como el budismo o el confusionismo, y en donde tuvo que explicar la correspondencia del sector salud con el Evangelio.

Lozano Barragán inició como obispo auxiliar en la III Vicaría de la Arquidiócesis de México, vecina a Ciudad Nezahualcóyotl, donde estuvo cinco años y medio bajo la dirección del cardenal Ernesto Corripio, Arzobispo Primado de México, aunque como sacerdote también trabajó con el cardenal Daniel Darío Miranda. Además ocupó otros cargos de relevancia en la Arquidiócesis y en la Conferencia del Episcopado Mexicano.

Luego fue transferido a la ciudad de Zacatecas, donde permaneció durante 12 años; cuando la visitó Juan Pablo II en su segundo viaje a nuestro país, fue un momento clave para que el Papa lo mandara llamar como un colaborador cercano al Vaticano.

Lozano Barragán nació en Toluca, Estado de México, el 26 de enero de 1933; estudió en el Seminario de Zamora, Michoacán, y luego en la Pontificia Universidad Gregoriana de Roma. Fue ordenado sacerdote el 30 de octubre de 1955, y cuando regresó a México se desempeñó como profesor y prefecto en el Seminario de Zamora; fue Presidente de la Sociedad Teológica Mexicana, y Director del Instituto de Teología Pastoral de la Conferencia Episcopal Latinoamericana, CELAM, en Medellín, Colombia.

En el marco de la misa que celebró por sus 40 años como obispo, el cardenal Lozano Barragán agradeció su asistencia al cardenal Francisco Robles Ortega, Arzobispo de Guadalajara; al cardenal Alberto Suárez Inda, Arzobispo Emérito de Morelia; a Mons. Alfonso Cortés, Arzobispo de León, y a Mons. José Luis Amezcua, Arzobispo Emérito de Colima, así como al obispo Javier Navarro por su hospitalidad en su diócesis de Zamora.

El ardenal Lozano Barragán, actualmente, vive en la ciudad de Roma.

Comentarios:

Destacado:

LO MÁS LEÍDO

+ -