Academia


El estudio del subsuelo cambió y mejoró con una idea mexicana: Alonso Gallardo

Nuestros Científicos: El investigador es el primer mexicano en recibir el “Nobel de la Geofísica”, que otorga la Sociedad Geofísica de Exploración, por haber desarrollado un método llamado Inversión Conjunta de Gradientes Cruzados. La sociedad que lo premia fue fundada en 1930 y cuenta con 14 mil miembros de 114 países.

El estudio del subsuelo cambió y mejoró con una idea mexicana: Alonso Gallardo | La Crónica de Hoy

El doctor Gallardo trabaja en el Departamento de Geofísica Aplicada, de CICESE.

El mexicano Luis Alonso Gallardo Delgado es uno de los investigadores que ha cambiado de manera más importante la técnica para estudiar el subsuelo, en las primeras dos décadas del siglo XXI. Él creó una forma eficiente de reunir los datos geomagnéticos, geoquímicos y geofísicos de un terreno para crear una imagen mucho más completa y multidisciplinaria de lo qué hay debajo de nuestros pies y fuera de nuestra vista.

Fue como crear un cerebro que uniera los datos de los sentidos de la vista, el olfato y el oído, cuenta el investigador del Centro de Investigación Científica y de Educación Superior de Ensenada (CICESE). 

Este investigador acaba de convertirse en el primer mexicano en recibir el “Nobel de la Geofísica”, que otorga la Sociedad Geofísica de Exploración (SEG por sus siglas en inglés), por haber desarrollado un método llamado Inversión Conjunta de Gradientes Cruzados.  La sociedad que lo premia fue fundada en 1930 y cuenta con 14 mil miembros de 114 países.

“Este trabajo fue el primero en exploración geofísica que tuvo la capacidad de integrar varios tipos de datos para un mismo objetivo del subsuelo. Muchas veces es difícil distinguir un objeto con un solo tipo de observación. De manera natural, lo que hacemos es usar varios de nuestros sentidos como observar, tocar, oler, simultáneamente. Toda esta información la integra e interpreta nuestro cerebro, el cual nos indica de qué objeto se trata. En Ciencias de la Tierra pasa lo mismo, ‘sentimos’ el subsuelo con todo tipo de campos y ondas; lo vemos con ondas electromagnéticas, lo escuchamos con ondas sísmicas, lo olemos con muestreos geoquímicos, lo tocamos midiendo su campo gravitacional. Sin embargo, antes de mi aportación, todos estos sentidos trabajaban de manera separada y producían su propia imagen; podríamos decir que faltaba un cerebro capaz de integrar la información que cada sentido reportaba. La técnica que yo desarrollé integra toda esta información en un sólo objeto del subsuelo, definido por una estructura común”, detalla el doctor residente en Ensenada.

Debido a ello, la SEG considera que “la Inversión Conjunta de Gradientes Cruzados es una de las pocas invenciones modernas que han cambiado significativamente las imágenes geofísicas que permiten entender mucho mejor el comportamiento de la Tierra”.

EL método de estudio del subsuelo fue desarrollado en 2003, cuando Luis Gallardo realizó su doctorado en la Universidad de Lancaster, Reino Unido, y Maxwell Meju era investigador allí, así como asesor de tesis de Gallardo.

Algunas de las más grandes compañías del sector energético como Schlumberger, Geosystem, WesternGeco, CGG, GeoTomo, Saudi Aramco, Shell, Petronas y Petrobras, han adoptado este enfoque para mejorar su toma de decisiones en el área de exploración.

MEXICANO PIONERO. Nació en ­Atlixco, Puebla, pero vivió apenas un año en ese pueblo de amplio patrimonio arquitectónico, pues su padre, siendo carpintero de profesión y maestro de secundaria por vocación, llevó a la familia primero al estado de Hidalgo y luego a Aguascalientes, donde finalmente creció y estudió, hasta que se mudó a la Ciudad de México para estudiar geofísica en el Instituto Politécnico Nacional e inició su recorrido académico.

El pasado 17 de septiembre, la Sociedad de Geofísicos de Exploración SEG, por sus siglas en inglés otorgó el premio Reginald Fessenden a Luis Alonso Gallardo Delgado y a Maxwell Meju. De esta forma, Gallardo Delgado se convirtió en el primer investigador en México en obtener este reconocimiento internacional.

Este premio se otorga desde 1961 a quienes hacen una contribución específica, ya sea una invención o innovación, en el área de geofísica de exploración. Ambos investigadores recibieron el premio en San Antonio, Texas, durante la reunión anual de la SEG.

La Inversión Conjunta permite relacionar campos de investigación en física de una forma que antes se consideraba imposible, por lo que abrió un nuevo y amplio campo en la academia y la industria. Este método ha tenido un impacto considerable en estructuras geofísicas, electromagnéticas, análisis de la corteza, aplicaciones en ingeniería e hidrogeología, así como en la medicina, porque resuelve la restricción de las propiedades geofísicas en un arreglo simultáneo, sin importar la amplitud de los parámetros.

Más de 200 artículos se han publicado a nivel mundial a partir de este método, por científicos que están aplicando este enfoque innovador. Desde su publicación, Luis y Maxwell han desarrollado 20 artículos adicionales, donde la Inversión Conjunta se aplica a la sismología, electromagnetismo, resistividad y gravedad, entre otros. Estos artículos han sido citados alrededor de 800 veces.

El Reginald Fessenden es uno de varios reconocimientos que entrega la SEG, pero a diferencia de otras categorías este premio es el único asociado a una innovación puntual, a algo que cambió la forma de analizar e investigar. Incluso se le considera como un equivalente del Nobel en la Geofísica, ya que es alto su reconocimiento internacional.

 

Comentarios:

Destacado:

LO MÁS LEÍDO

+ -