Opinión


El fanatismo, la extrema derecha y la extrema izquierda

El fanatismo, la extrema derecha y la extrema izquierda | La Crónica de Hoy

DR. LORENZO CÓRDOVA VIANELLO

PRESIDENTE DEL INSTITUTO NACIONAL ELECTORAL

 

+La democracia, sí, ha vencido,

 pero su victoria no es definitiva

+Norberto Bobbio

¿Qué detonó en el país de la ley y el orden un asalto al corazón de la democracia?     

Varios factores coincidieron hasta conformar la tormenta perfecta:

Los grupos que irrumpieron en el Capitolio de los EUA, mientras se certificaba la elección presidencial, son todos belicosos de extrema derecha, belicosos y, sobre todo, muy enojados.

Los Tres Por Ciento son milicias que se ven a sí mismos defendiendo al pueblo contra la tiranía del gobierno, pero que con Trump en la silla presidencial orientaron su rabia hacia los migrantes, izquierdistas (o Antifa) y musulmanes.

Los Proud Boys (2016) son de corte neofascista, violentos, antinmigrantes, antifeministas y temerosos del supuesto genocidio blanco.

Los Oath Keepers reclutan ex militares para defender la Constitución y a su país de las amenazas internas y externas, cualesquiera que perciban en las muchas teorías conspirativas.

¿Qué tienen en común estos ultraderechistas?

Primero que nada, están muy enojados. Sienten que alguien -un grupo social, el gobierno, políticos, etc.- les está quitando algo. Parecen percibir que su modo de vida blanco y dominante está desapareciendo ante la presencia política, social y económica cada vez mayor de otros grupos humanos, como los negros y los latinos.

Pero esta es solo la primera capa de la explicación. Estos grupos son, más que nada, fanáticos. No se cuestionan sus convicciones porque, para ellos, se justifican por sí mismas. Es decir, son dogmáticos. Son intransigentes e intolerantes, ya que no aceptan los análisis críticos a sus ideas y acciones.

Lo anterior los lleva a ser intolerantes ante las ideas de los demás o hacia aquéllas que no caben en su ideario. Los fanáticos son maniqueos, pues reducen la realidad a  los que están conmigo y los que están contra mí; estos últimos son el enemigo a destruir.

Pero sobre todo, los fanáticos son autoritarios y violentos; eso es lo que los hace más peligrosos.   

Bien sabemos que los grupos de ultraderecha en EUA no son nuevos, pero encontraron en la narrativa de presidente Donald Trump un nuevo cauce para su ira. Y en el supuesto fraude electoral, un motivo. Y ya vimos lo que pasó.

Así como hay fanáticos de derecha, también los hay de izquierda y se comportan igual. Y los hay en EUA como los hay en Alemania, España, Francia.., México. Ahí está FRENAA, el movimiento de ultraderecha mexicano que grita mucho y propone nada.

Pero también están los chairos.

¿Ha tratado usted de dialogar con alguno de éstos? Imposible. Conozco amigos, familiares periodistas y comentaristas que cuando se atreven a criticar alguna acción del gobierno lopezobradorista, los chairos les recetan toda clase de descalificaciones, calumnias e insultos incluso soeces. Argumentos de defensa a sus puntos de vista, muy pocos.

Puedo entender que los seguidores de AMLO -como los fanáticos estadounidenses- se sientan enojados de que la corrupción y la desigualdad les haya quitado oportunidades. Lo que no ven es que nos las quitaron a todo México. Los que no pensamos como ellos, no somos los otros, también somos mexicanos.

Me preocupa, y mucho, la cercanía de las elecciones, tiempo en el cual las posturas políticas se exacerban. No quiero imaginar la reacción de los chairos si MORENA pierde su dominio político.

Lo ocurrido en el Capitolio es un llamado de atención al discurso polarizador del presidente; pero sí, del presidente de todos los mexicanos. No vaya a ser que en la narrativa de don Andrés y en las próximas elecciones, los fanáticos amloístas encuentren el cauce y el objetivo para desatar su enojo fuera de los caminos democráticos e institucionales…

Lmendivil2010@gmail.com

Facebook: Leopoldo Mendívil

Twitter: @Lmendivil2015

Blog: leopoldomendivil.com

Comentarios:

Destacado:


LO MÁS LEÍDO

+ -