Opinión


El FCE en la 4T

El FCE en la 4T | La Crónica de Hoy

Me gustó la entrevista que le hicieron los periodistas de Radio Centro, Álvaro Delgado y Alejandro Páez, a Paco Ignacio Taibo 2. Se trató de un buen trabajo periodístico, a pesar de que el director del FCE le dio la vuelta a dos preguntas: la “ley Bonilla” y la participación del caballo de Troya de Monreal y Ebrard para dirigir Morena. No me pareció relevante porque sobre el primer caso ya hay muchas interpretaciones y del segundo pronto habrá más.

Pero para la prensa y algunos científicos es más importante, por ejemplo, magnificar una declaración interpretada fuera de contexto por la directora del Conacyt, que dar a conocer el trabajo y las iniciativas de las universidades en la gestión del conocimiento hacia proyectos específicos o en proceso de maduración que desde luego hay.

Los juicios inquisitoriales también son laicos y resultan tan reaccionarios como los promovidos por las iglesias, incluidas desde luego las evangélicas.

Durante la entrevista se hicieron cuestionamientos que PIT2 comentó con desparpajo, todos del dominio público, como la mención de Fox, posible evasor de impuestos de acuerdo con Reforma y cuyo hijastro es perseguido por la justicia por su participación en las transas al frente de Oceanografía, empresa beneficiada con contratos de Pemex en los gobiernos de Fox y Calderón, expresidente que alcanzó la silla presidencial montado sobre los hombros de Fox para proteger los negocios por otros seis años, antes de pasarle la estafeta a Peña Nieto.

El trabajo que está haciendo PIT2 al frente del FCE es encomiable porque le dio la vuelta a un modelo que se burocratizó. El nuevo director cambió todos los códigos de un sello editorial que sobrevivió pese a las direcciones de Miguel de la Madrid, Consuelo Sáizar o José Carreño Carlón. Yo no lo sabía, pero el sueldo de PIT2 al frente del fondo representa apenas el 10 por ciento de sus ingresos con relación a lo que obtiene por la venta de sus libros. Es decir, está trabajando porque se siente comprometido con el proyecto que le encomendó el Presidente.

El escalofriante número de volúmenes guardados que hay en las bodegas del fondo y sus filiales nacionales y extranjeras necesita en este momento del profesionalismo de un excelente promotor del libro como lo es PIT2. Este mal que también padecen las universidades requiere de ingenio y un cambio en la mentalidad de los funcionarios que trabajan en este sector. El libro como negocio desde luego que no debe verse con malos ojos, pero que sean las editoriales solventes (ojo no las que vivían del subsidio multimodal) quienes se den a la tarea de hacerlo funcional o de encontrarle nicho a temas como los libros de superación personal.

Los libros tienen que salir de las bodegas, venderse a precio de costo o precios de remate como se hizo en el monumento a la Revolución.

No sé si la observación que hizo PIT2 en la entrevista sea cierta, pero verosímil cuando menos es: algo debe estar pasando en la economía de las familias de bajos ingresos que están aumentando su consumo de libros.

No hay nada más triste que un libro encerrado, que no llegó al lector debido a una mala planeación y una serie de ejercicios burocráticos que obstaculizan su salida. De personajes como PIT2 se tiene mucho que aprender, aunque algunos lo detesten.

 

 

dgfuentes@gmail.com

 

Comentarios:

Destacado:

LO MÁS LEÍDO

+ -