Opinión


El pulpo de la 4T

El pulpo de la 4T | La Crónica de Hoy

Con más de 30 millones de votos en las alforjas,  la 4T extiende su control sobre el quehacer nacional. Tiene, claro, la Presidencia y ambas cámaras del Congreso de la Unión, pero quiere más, como la SCJN, la CNDH y la UNAM, por decir algo.

La 4T es como un pulpo enorme, cuyos tentáculos se dejan sentir en cualquier instancia de poder. Un enclave que no podía dejar pasar es el Sindicato de Trabajadores Petroleros. Para tener control total de Pemex no sólo es necesario tener un alfil en la Dirección General, que ya tiene ahí un paisano, sino también controlar el sindicato, que es muy poderoso, no tanto como alguna vez lo fue, pero para el gobierno de López Obrador tenerlo en el organigrama es clave.

La operación para hacerse del control del sindicato tiene dos apartados. El primero es forzar la salida del líder Romero Deschamps,  que es un personaje que encarna lo peor del viejo régimen. Romero se sostuvo por la complicidad de los presidentes y cuando llegó al poder un Ejecutivo de otro grupo político, sus apoyos se derrumbaron. Es un personaje vulnerable, pues su estilo de vida y el de su familia no aguantan ni la más mínima auditoría. Es nefasto. Si libra la cárcel será un verdadero milagro.

Es, decía, el primer apartado. El segundo es asegurar la estabilidad del gremio, ya que la agitación en la paraestatal sería una pésima señal para los mercados. Para asegurar la estabilidad se requiere de una operación política delicada, pues no se trata sólo de poner un cuadro de Morena, sino de recurrir a un líder que pueda sumar voluntades y brinde la sensación de que con la democratización del sindicato todos tendrán oportunidades. La 4T es un pulpo gigante. Por lo pronto ya está a punto de tomar el Sindicato Petrolero.

Romero tomó el lugar que ostentó por 30 años Joaquín Hernández Galicia, La Quina, quien fue detenido en un operativo militar en su rancho de Tamaulipas en 1989 en el sexenio de Carlos Salinas. La Quina había apoyado la opción de ­Cuauhtémoc Cárdenas y financió la publicación de un libelo contra Salinas. Una apuesta alta y perdedora. A La Quina le tiraron un muertito en su finca y después lo acusaron de evasión fiscal y acopio de armas.

El 10 de enero de 1989, Hernández Galicia fue arrestado por elementos del Ejército Mexicano en su casa de Tampico, Tamaulipas, y entregado a la PGR acusado de evasión fiscal por más de 3 mil 500 millones de pesos. En el caso de Romero no fue necesaria una puesta en escena de ese nivel, con el solo anuncio de que la Unidad de Inteligencia Financiera lo tiene en la mira y puede disparar en cualquier momento fue suficiente para comprender que sus tiempos de líder del sindicato petrolero terminaron y lo mejor era decir:  de lo perdido lo que aparezca. O sea: dinero en el banco y libertad.

Hay muchos otros líderes sindicales eternizados en el cargo, comenzando por el de la UNAM, pero con ellos hay afinidad ideológica, de modo que hay menos problemas. El Pulpo de la 4T avanza. Para moverse a placer tiene de aquí a la elección del 2021. Si en esa elección ratifica su hegemonía, hay muy poco que agregar, pero como van las cosas puede experimentar una declinación. Esto lo sabe bien López Obrador y por eso aprieta el paso, para avanzar lo más que pueda hasta el día de la elección federal.

 

 

jasaicamacho@yahoo.com

@soycamachojuan

 

Comentarios:

Destacado:

LO MÁS LEÍDO

+ -