Opinión


Faldas y pantalones

Faldas y pantalones | La Crónica de Hoy

A partir de ayer, lunes, niñas y niños de preescolar, primaria y secundaria de escuelas públicas y privadas de la Ciudad de México podrán elegir usar falda o pantalón como parte del uniforme escolar. Parece una reforma menor, comparada con todos los problemas estructurales que tiene la educación básica en el país. Pero es una medida que no se había tomado y que ayuda a que no se categorice el tipo de ropa de acuerdo con el género.

Porque la ropa no tiene género. Una falda o un pantalón no definen el género ni debe tener mayor relevancia. Pero han  pasado décadas y generaciones enteras usando uniforme escolar  y se ha categorizado y obligado a las niñas a usar falda escolar y a los niños pantalones. Era algo que parecía inamovible o dado por sentado.

Crecí en Jilotepec,  Estado de México, donde el frío en otoño e invierno era insoportable por las mañanas y los vientos de febrero y marzo tiran hasta árboles. Pero las niñas teníamos que soportar el frío y el viento. Hasta las mallas estaban prohibidas por algunos profesores. Era ridículo. No sólo eso. La falda también era incómoda para jugar a la hora del receso. Si querías trepar árboles, correr, jugar futbol o hasta canicas tenías que estar al pendiente cubriéndote y bajándote la falda.

Hay diversas organizaciones que han denunciado que obligar a usar falda condiciona la libertad de movimiento para las niñas y que su uso está relacionado con el abandono de juegos en horas de receso y de otras actividades.

Seguramente habrá mayor uso de pantalones por las niñas que faldas por los niños. Porque todavía pesan esos estereotipos de género y el uso de la ropa. Está aceptado que las mujeres usemos pantalones, en general,  y sin embargo,  sigue siendo estigmatizando y  centro de burlas —ignorantes— que un hombre decida usar una falda o vestido en nuestra sociedad mexicana.

Lo peor, que quienes reproducen, niegan y evitan el uso de faldas o vestidos son los propios hombres. Porque creen que la orientación e identidad sexual está relacionada inherentemente con el uso de la ropa. Y no. Repito, la ropa no tiene género, para que quede asentado nuevamente. No eres más o menos hombre o mujer por usar un determinado tipo de ropa.

Hasta el momento esta medida sólo estará en la Ciudad de México y no para los estados. ¿Para cuándo a nivel nacional? Todos los menores tienen el derecho de elegir su ropa de acuerdo con el clima o su gusto.

También están los casos de niños que quieren llevar el cabello largo. ¿Por qué un niño no puede elegir tener el cabello largo y una niña sí? No tiene lógica alguna que se les obligue a tener el cabello corto, como tampoco lo tendría que a las niñas se les pidiera tener el cabello forzosamente largo.

Muchas personas consideran que no tiene mayor relevancia. Y si no la tiene, por qué no dejamos a los menores elegir sin ninguna restricción de género y así evitar perpetuar e imponer estereotipos.

 

Twitter: @wendygarridog
wengarrido@gmail.com

 

Comentarios:

Destacado:

LO MÁS LEÍDO

+ -