Mundo


Informe del gobierno de EU ve “bomba de tiempo” en centros de detención

El departamento de Seguridad Nacional admite el “peligroso hacinamiento” de los migrantes y reclama “acciones inmediatas”. “Si no están satisfechos, que no vengan”, replica Trump

Informe del gobierno de EU ve “bomba de tiempo” en centros de detención | La Crónica de Hoy

Imagen del centro de la CBP en McAllen, Texas, el 10 de junio, presentada en el informe.

El gobierno de Estados Unidos reconoce oficialmente la situación desesperada de los migrantes indocumentados detenidos en centros de la Patrulla Fronteriza (CBP) en la divisoria con México.

Este miércoles se conoció un informe del martes de la Oficina del Inspector General del departamento de Seguridad Nacional de EU (DHS), que alerta sobre el “peligroso hacinamiento y la prolongada detención de menores inmigrantes no acompañados, familias y adultos solos” en la frontera. El texto considera el problema un “asunto urgente que requiere atención y acción inmediata”.

El informe sigue una serie de cinco visitas a centros de detención de la CBP y a dos puertos de entrada de migrantes en el Valle del Río Bravo.

Tres de las cinco estaciones visitadas no tenían acceso a duchas para niños, que tenían asimismo pocas oportunidades de cambiarse la ropa o de lavarla. El documento agrega que la mayoría de los adultos solteros no tuvo acceso a las duchas durante su arresto, a veces por hasta más de un mes.

En opinión de uno de los mandos de la CBP entrevistados para el informe, esta situación constituye una “bomba de tiempo”.

Los inspectores encontraron a 8 mil migrantes en las cinco comisarías; de estos, 3 mil 400 llevaban allí más de 72 horas, el límite de permanencia, y otros mil 500 llevaban más de 10 días en el centro.

TORTURA PSICOLÓGICA. Entre tanto migrantes describieron ayer a la agencia EFE la “tortura psicológica” que sufrieron en centros de detención en Arizona. El hondureño Javier Torres, de 31 años, aseguró que estuvo encerrado en cuartos muy fríos, con música a todo volumen y con la luz siempre prendida, por lo que no sabía “si era día o noche”.

“Mi hijo se estaba volviendo loco, después de 12 horas de encierro empezó a golpearse la cabeza en la pared, como otras personas que hacían lo mismo”, lamentó Torres.

“PUES QUE NO VENGAN”. El presidente Donald Trump respondió a las críticas asegurando en Twitter que “si los migrantes ilegales no están satisfechos con las condiciones de los centros de detención […]solo díganles que no vengan. ¡Problema resuelto!”.

 

Comentarios:

Destacado:

LO MÁS LEÍDO

+ -