Opinión


Justicia para todas

Justicia para todas | La Crónica de Hoy

Tres jóvenes estudiantes del Colegio de Ciencias y Humanidades plantel Oriente han perdido la vida en hechos violentos de octubre de 2018 a la fecha.

Recientemente nos enteramos de la muerte de Aideé, causada al interior de un salón de clases por un arma de fuego, un caso tan lamentable como inconcebible.

En el Grupo Parlamentario del Partido del Trabajo nos preocupa que este tipo de noticias sean cada vez más frecuentes, en una evidente normalización de la violencia, pero más nos preocupa que el crimen quede impune, porque es el tercer hecho de violencia contra mujeres estudiantes del CCH Oriente en los últimos siete meses.

En marzo pasado nos enteramos de la desaparición de Jenifer, cuyo cuerpo fue encontrado el 30 de marzo. A este caso se suma el asesinato de Miranda, otra estudiante del mismo plantel, cuyo cuerpo sin vida fue encontrado en septiembre pasado.

En los tres casos no hay detenidos y el avance en las pesquisas no parece suficiente para dar con los responsables y hacerle justicia a estas jóvenes.

Cabe destacar que los asesinatos de Aidée, Jenifer y Miranda no son casos aislados, pues en este país cada día son asesinadas nueve mujeres por cuestiones de género, de acuerdo con datos de Naciones Unidas.

Es cierto que el Gobierno y la procuradora capitalina, Ernestina Godoy Ramos, han dado pasos importantes para combatir la violencia, como el recién anunciado programa Senderos Seguros, que contempla acciones de seguridad y mantenimiento en las inmediaciones de 53 planteles de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y el Instituto Politécnico Nacional (IPN).

Con una inversión de 50 millones de pesos, entre las medidas a implementarse están la presencia policial, transporte seguro, alumbrado público, ordenamiento del comercio, inhibición del consumo de alcohol, banquetas, baches y cruces seguros.

Por ello confiamos en que Ernestina Godoy llevará la investigación de manera impecable y que pronto tendremos resultados, pero no podemos ni debemos guardar silencio ante estos hechos.

Debemos exigir el esclarecimiento de estos crímenes, pues es inconcebible que ni las aulas sean seguras para las mujeres, que las madres y padres de familia no tengan certeza sobre la obligación del Estado de salvaguardar la integridad física de todas y todos los ciudadanos, y con mayor razón al interior de los planteles de la UNAM o de cualquier otra escuela.

Hoy, más que nunca, debemos denunciar esta violencia. Hoy, más que nunca, debemos levantar la voz por aquellas a las que se les arrebató la oportunidad de ser escuchadas.

No dudo del infortunio, pero la teoría de la bala perdida nos lleva a otro crimen sin culpable; no se sabe desde dónde se disparó el arma, quién la disparó ni el motivo del crimen.

Ante la falta de claridad y transparencia en las investigaciones, hemos escuchado filtraciones y diferentes versiones no oficiales, hechos inadmisibles en un país donde los índices de impunidad superan 90 por ciento de las denuncias.

De acuerdo con datos de diversos medios de comunicación, la tasa de impunidad en la Ciudad de México es de 76 por ciento, es decir, de las poco más de 6 mil denuncias levantadas entre 2010 y 2016, solamente mil 471 concluyeron en una sentencia.

Las aulas son los espacios propicios para transformar el país. La posibilidad que tienen las mujeres de acceder a la educación les abre panoramas distintos y les permite una independiencia social y económica, que se convirten en pilares de vidas plenas.

Es por ello que debemos hacer todo lo que esté a nuestro alcance para asegurarnos que las aulas sean espacios seguros que cumplen con su objetivo transformador.

También debemos garantizar el Estado de derecho y el acceso a la justicia, para no repetir el caso de Lesvy, quien recientemente cumplió su segundo aniversario luctuoso con un presunto responsable que no ha recibido sentencia.

Aprovecho este espacio para extender mis condolencias a las familias de Aideé, Jenifer y Miranda, para que pronto encuentren la fuerza necesaria para aliviar estas irreparables pérdidas.

¡Ni una más!

¡Vivas nos queremos!

 

Twitter: @CamachoCirce

Facebbok:CamachoCirce

*Coordinadora del Grupo Parlamentario del Partido del Trabajo, en la I Legislatura del Congreso de la Ciudad de México

Comentarios:

Destacado:

LO MÁS LEÍDO

+ -