Cultura


La Casa Luis Barragán hospeda 56 obras de arte contemporáneo

Las piezas de 16 artistas reemplazan creaciones de Orozco, Moore… Cada una debe honrar el funcionamiento de la casa y ninguna debe perturbar la experiencia del espacio, dice Elena Filipovic

La Casa Luis Barragán hospeda 56 obras de arte contemporáneo | La Crónica de Hoy

La exposición Emisarios de cosas abandonadas por los dioses reemplaza 56 obras de arte de la Casa Luis Barragán por el trabajo de 16 artistas contemporáneos. Este proyecto podría ser explicado con lo siguiente: Si Luis Barragán (1902 – 1988) viviera, ¿qué quisiera adentro de su casa y cuáles serían los objetos, artefactos y obras de arte contemporáneo que pueden sustituir y hacer un rol similar a las que hay originalmente?, señaló la curadora Elena Filipovic, en conferencia de prensa.

Los muebles y elementos decorativos de la casa se conservaron en su ubicación original, intacta desde el fallecimiento del arquitecto en 1998, pero las obras de artistas como Mathieu Kleyebe Abonnenc, Danai Anesiadou, Lutz Bacher, Matthew Angelo Harrison, Gabriel Curi y Pamela Rosenkranz, entre otros, sustituyen piezas de José Clemente Orozco, Pablo Picasso, Henry Moore, Edward Weston, Georges Rouault, etcétera, cuyas obras se podrán apreciar al final del recorrido, en el estudio de la casa.

“Tuve que recorrer la casa y buscar objetos singulares que coleccionó y curó Luis Barragán para este espacio, desde la pintura de hoja de oro de Mathias Goeritz hasta las obras de Jesús Reyes Ferreira que estaban en el comedor. Iba por la casa y trataba de imaginar quiénes serían los artistas contemporáneos cuyo trabajo fuera tan fuerte, poderoso y crítico, que pudiera tener una conexión con la original”, agregó la curadora.

Algunas veces la fuerza de una obra es la repulsión, señaló. En la Casa Barragán hay muchos objetos poderosos de una forma repulsiva, por ejemplo, si no eres católico, ver un hombre vivo, desnudo, con heridas en sus manos y tripas que salen de su cuerpo, sobre una cruz, es una escultura fuerte, pero es asquerosa si la piensas lejos de la tradición. Nosotros ya estamos habituados a ver estos objetos en las iglesias y, por ello, dejamos de percibir lo fuerte que son.

“Hay obras que, sin duda, son hermosas, hay otras que no lo son y que tienen una conexión formal, conceptual o que cuestionan el pensamiento de Barragán, por ejemplo, se reemplazó una virgen del siglo XVII por Dark Silhouette:Female Figure in Unison, 2019, de Mattew Angelo, artista afroamericano que trabaja con objetos rituales, para remplazar un sistema de crianza con otra, un objeto espiritual con otro”.

Además de las correspondencias que poseen las piezas, cada objeto debe honrar el funcionamiento de la casa y ninguno debe perturbar la experiencia propia del espacio. De esta forma, la obra que recibe al público es Express Nothing (Wood Molton) de Pamela Rosenkranz en lugar de Mensaje, de Mathias Goertiz, la cual permanecía en el vestíbulo. Las obras se contraponen desde los materiales, Rosenkranz utiliza una manta metálica isotérmica pintada con sus manos, mientras que Goertiz usó hoja de oro, hasta el nombre; sin embargo, ambos dialogan en la forma en que transfieren la luz y el brillo.

“Al final, en el estudio de Barragán se encuentran todos los originales, con una yuxtaposición distinta, para que podamos ver no solamente una casa contemporánea, sino un estudio con las obras de arte expuestas de manera respetuosa”, expuso Elena Filipovic. La exposición reflexiona sobre el pensamiento de Barragán acerca de la experiencia de un lugar y un techo.

 

► La exposición Emisarios de cosas abandonadas por los dioses se podrá visitar en la Casa Luis Barragán a partir
del 21 de septiembre hasta el 15 de diciembre å Entrada general: 400 pesos.

 

Comentarios:

Destacado:

LO MÁS LEÍDO

+ -