Cultura


La discusión sobre el posmodernismo va más allá de lo artístico: Samuel Arriarán

En los últimos años se produjo una grave crisis cultural a nivel mundial, que dicen los filósofos posmodernos, proviene del fracaso del modelo de racionalidad europea, añade

La discusión sobre el posmodernismo va  más allá de lo artístico: Samuel  Arriarán | La Crónica de Hoy

Una reflexión entre la modernidad y la posmodernidad significa crear, dentro de un todo, una totalidad. Al respecto, Samuel Arriarán escribió un libro: Filosofía de la posmodernidad – crítica  a la modernidad desde América Latina-  ( Facultad de Filosofía y Letras, UNAM). El autor aborda el origen de la modernidad en América Latina, continente donde no cabe hablar de dicho término. Este trabajo analiza las raíces hstóricas- filosóficas entre modernidad en Europa y América, además de los artífices del ingreso de nuestro continente a la posmodernidad.

“En este libro – dice el autor-  intenté realizar un trabajo que, por un lado, recupere  aquellas reflexiones y vivencias furante los años anteriores a la Segunda Guerra Mundial en Alemania, relacionándolas con las controversias actuales sobre la posmodernidad. Y por el otro, desarrollé nuevas perspectivas  teóricas. Intenté hacer también un análisis histórico sobre la naturaleza de la modernidad, especialmente de algunos paíeses de América Latina”.

- ¿Cuál es el origen  de sus reflexiones en torno a la crisis de la modernidad en Europa y la crítica que usted hace desde América Latina?

-En los últimos años se ha producido una grave crisis cultural a nivel mundial. Como principales expresiones de esta crisis se pueden mencionar la caída del “socialismo real”, el  resurgimiento de tendencias políticas neoconservadoras, de fundamentos religiosos, nacionalistas, étnicos, etcétera. No es muy difícil  comprender que esta crisis también se expresa ahora en hechos históricos recientes, como la desaparición del mundo socialista, la guerra del Golfo Persico, la fusión de la RDA con la RFA.

- Pero, ¿dónde podríamos encontrar esa crisis  o, como usted la llama, el “fracaso de modelos europeos”?

- Desde el punto de vista de los filósofos posmodernos, esta crisis proviene del fracaso del modelo de racionalidad europea. Este fracaso equivale hoy, según ellos, al “fin de la histora”, al “fin del socialismo” y de todo proyecto de emancipación social. En cuanto al resurgimiento de los fundamentalismos nacionales, éticas y religiosas se afirma que no tienen un carácter efímero.  En términos   generales  enuncian una especie de nueva civilización  que se caracteriza  por un reencantamiento de la naturaleza o “naturalización de la cultura”. No estamos ya ante la modernidad como proceso de secularización, sino con la posmodernidad como proceso de resacralización de las relacones sociales.

- Entonces, esa misma  crisis de la modernidad  contiene también una grave crisis culturaly por lo mismo un fin de la historia, o, ¿ qué contiene en sí  misma?

-Esta grave crisis  cultural se parece a la crisis de las primeras décadas del siglo XX en algunos países europeos, cuando se desarrollo una conciencia ambigua de vivir entre un amanecer o un crepúsculo de la humanidad. Igualmente hoy parece que nos encontramos en la duda de estar ante la posible muerte de la historia, de la razón y del sujeto.

- En este sentido,  además de esta crisis nos enfrentamos también al complejo  y ambiguo término de la posmodernidad, ¿ qué es lo podríamos debatir hoy día sobre ese proceso histórico? Hablo de recrearlo dentro del pensamiento.

-Si bien es cierto que en los últimos años el tema de la posmodernidad se ha vuelto un tema muy polémico , sin  embargo esta discusión sólo ha ocasionado mayor confusión conceptual. La confusión reside principalmente en la reducción del debate a una cuestión  de estilo artístico.  En mi libro  me refiero no  tanto a ese posmodernismo artístico, sino más bien al posmodernismo filosófico como un conjunto de conceptos o  proposicones, actitudes y valores que caracterizan la sensibilidad colectiva en los últimos años.

- En esa búsqueda de congruencia en América Latina , de autenticidad e integridad, ¿podríamos hablar  de la conclusión de un proyecto modernista en nuestro continente?

-Yo pregunto. ¿se puede  considerar concluido el proyecto de modernidad en América Latina?. La respuesta no puede ser afirmativa ya que está manera de considerar la modernidad tiene la desventaja de que nos coloca en un falso dilema (implica de que si damos la modernidad por concluida, se tratará de abandonarla como si fueramos un país europeo). En la medida que en América Latina  el proceso de modernización no se ha desarrollado  suficientemente, no podemos renunciar a las ventajas y posibilidades de la tecnología y de la  ciencia. Es cierto que la modernidad tiene sus riesgos, pero, como decía Luis Villoro, justamente por  no haber  transitado por esa  vía  tenemos posibilidad dde controlarla exitosamente porque ya conocemos los fracasos de la experiencia europea

Comentarios:

Destacado:

+ -