Opinión


La Guardia Nacional y los saqueos

La Guardia Nacional y los saqueos | La Crónica de Hoy

La continuidad del abasto es clave para superar la contingencia del coronavirus. Es un factor logístico estratégico. De modo que los saqueos a tiendas de autoservicio son absolutamente inadmisibles ya que es necesario que las tiendas se mantengan abiertas, ofreciendo sus productos y atendiendo las necesidades de los ciudadanos.

Los ataques a las tiendas se han multiplicado porque los saqueadores se salen con la suya. Quedan impunes y la impunidad, lo sabemos, es la invitación para repetir. No crea el lector que roban alimentos para la cuarentena, nada de eso, sino que, como ocurre cuando algunas ciudades pierden el fluido eléctrico, van por las pantallas, computadoras, teléfonos celulares y electrodomésticos. Es, en una palabra, un robo y debe ser tratado como tal.

En este espacio quedó dicho que la Guardia Nacional tendría un papel protagónico en la crisis, pero no pensé que tan rápido y como consecuencia de los asaltos masivos. La Guardia debe y puede evitarlos sin recurrir a la represión letal ni nada por el estilo. Este cuerpo policiaco tiene capacidad para adelantar el ataque, detectar las convocatorias por redes sociales y reaccionar muy rápido para evitar que se salgan con la suya. Tiene un equipo para analizar las cintas de las videocámaras. Muchos de los saqueadores van armados con tubos o bates, pero algunos portan armas de fuego, lo que ya supone una agravante que debe servir a los jueces para tenerlos detenidos un buen tiempo.

En un escenario descompuesto en el que no haya víveres los asaltos en grupo a tiendas para obtener comida se entenderían como una señal de desesperación, pero estamos por fortuna lejos de eso. Los saqueos han ocurrido en tiendas en Edomex, CDMX, Puebla, Veracruz, Chiapas, Quintana. Roo y Oaxaca. Cada entidad tiene su propia policía, pero la Guardia Nacional tiene por definición capacidad de actuar en todo el territorio nacional.

Es importante, muy importante, enviar el mensaje de que la situación está y estará bajo control y que las fuerzas de seguridad, que para eso están, harán su trabajo.

El metro y las cárceles

No parece haber solución, pero tendremos que encontrarla. Aplicar la estrategia de la Susana Distancia en el Metro y en las cárceles no será nada fácil, pero hay que evitar a como dé lugar que se conviertan en focos de contagio en los próximos días. En el Metro, dicen algunas cifras, se ha reducido el número de usuarios hasta la mitad, pero la verdad es que incluso así es imposible que haya una distancia prudente de metro y medio entre cada usuario, simplemente es casi imposible y la gente lo usa porque tiene necesidad de seguir en movimiento. La crisis ha desnudado una brutal vulnerabilidad del país: los millones de familias que tienen su sustento en la informalidad, que viven al día y que no pueden darse el lujo de quedarse en casa porque si lo hacen no comen. Ese aspecto, la informalidad, puede ser la autopista para el establecimiento del coronavirus en el país.

En las cárceles ya se han registrado motines en demanda de medidas preventivas y de material para lavarse las manos o gel anti bacteria. Pueden registrase connatos de violencia que agudicen la crisis que toca a la puerta.

 


jasaicamacho@yahoo.com
Twitter: @soycamachojuan

Comentarios:

Destacado:

LO MÁS LEÍDO

+ -