Metrópoli


La Juárez, último reducto del presupuesto participativo

Radiografía. En esta colonia, que nunca duerme, persiste el ambulantaje, baches, falta de luminarias...

La Juárez, último reducto del presupuesto participativo | La Crónica de Hoy

La Ciudad de México se queda sin presupuesto participativo, aquel que se aplicaba en proyectos decididos por los vecinos. La colonia Juárez iba a ser el último reducto de estas prácticas, pero un juez del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación revocó la resolución que los vecinos habían ganado, en la que demandaban su derecho a elegir comités vecinales y con ello el proceso de selección y realización de proyectos se anuló.

En la Juárez, según testimonios de vecinos, recabados por Crónica durante un recorrido, los problemas que pudieron ser atendidos con fondos participativos son: ambulantaje, falta de iluminación y de rampas para personas con discapacidad, jardines y jardineras descuidados y convertido en pequeños basureros, baches y edificios dañados por el sismo del 19-S.

En las calles de esta colonia de la alcaldía Cuauhtémoc, que parece nunca descansar, hay bares, escuelas, oficinas, fondas, cafeterías, comercios de todo y domicilios cuyos habitantes habían decidido en años anteriores en qué se gastarían los recursos del presupuesto participativo. Incluso, en ediciones anteriores de este proyecto, armaron un plan para mejorar el desarrollo urbano de la colonia; éste incluía, aunque de manera superficial, la verificación de todos los espacios y rubros. Desde usos de suelo, luminarias, hasta la atención de personas en situación de calle y comercio informal.

Esta casa editorial constató la inconformidad de varios vecinos debido a la decisión del TEPJF, ya que muchos consideran que está siendo violado su derecho ciudadano a la toma de decisiones y consideran que este dinero podía haber sido utilizado en proyectos que mejoraran su entorno y calidad de vida.

El año pasado, la Juárez obtuvo un millón 575 mil 520 pesos para realizar el proyecto llamado “Recorriendo el Barrio Juntos para mejorarlo”, que consistía en la creación de una aplicación móvil y una página web donde los habitantes pudieran denunciar problemas de su calle, unidad habitacional o alrededores, y con ello crear una base de datos que ayudara a agilizar las mejoras que se requieren, además la app permitía conformar mapas interactivos para localizar las zonas de mayor inseguridad y con ello la organizar rutas seguras y una red de alarma vecinal.

Gerardo Ramírez vive en la Juárez desde hace 20 años y aseguró que “los problemas como la inseguridad y el deterioro de las calles aumentan y sin ese presupuesto participativo las cosas en la colonia continuarán decayendo”.

Además comentó que uno de los graves problemas que atañen a la Juárez es el ambulantaje que se ha adueñado de calles como Dinamarca, Hamburgo, Londres, Nápoles, Varsovia y las afueras del Metro Sevilla, que según Ramírez,  “están proliferando debido a que existen muchas escuelas y es además es una de las zonas de oficinas más importantes de la capital”.

Al hablar con algunos de los habitantes de la zona, refieren que la principal queja en la colonia es que las bicicletas y monopatines en los últimos meses han invadido las banquetas, situación que Crónica pudo verificar, por lo comentaron que establecer zonas de anclaje para estos vehículos y bici estacionamientos sería uno de los proyectos más necesarios.

Problemas visibles. Crónica detectó que gran parte de las aceras están dañadas y en algunos puntos desechas; tanto habitantes como transeúntes lamentaron que desde el sismo del 19S no han sido reparadas.

Algunos de los edificios que fueron dañados por el terremoto no han sido atendidos, tal el que se encuentra en la calle de Londres en el número 117, pues aunque está a punto de desplomarse, las autoridades únicamente han impedido con cintas de precaución y desde hace meses, el tránsito peatonal sobre la banqueta que se encuentra frente al inmueble.

Al caminar por las calles es recurrente encontrar problemas relacionados con la poda de árboles y arbustos, el pasto descuidado o seco y las jardineras llenas de basura, por lo que muchos de los vecinos proponen que colocar botes de basura podría ayudar a la erradicación del problema.

Las calles que son menos transitadas, como Hamburgo a partir de la glorieta de la Diana Cazadora y hasta Chapultepec, Havre y Amberes, por las noches quedan casi en la completa oscuridad y resulta peligroso caminar por ellas luego de las nueve de la noche.

Las rampas para personas con sillas de ruedas no existen a lo largo de toda la colonia, pues en algunas esquinas no cuentan con estos accesos, de manera que alguien en silla de ruedas no puede subir a la banqueta por sí sola.

La balización de los cruces está despintada, hasta el punto de que en algunos sitios es totalmente invisible, así como la señalización del sentido y nombre de las calles .

Los baches son un problema que afecta no sólo a los habitantes de la colonia, pues trabajadores y estudiantes comentaron que es un problema pasar por el sitio.

“Algo que urge es tapar baches, es un caos cuando uno va en carro y se la pasa esquivando hoyo tras hoyo; si nos hubieran dado el dinero eso sería lo principal al igual que las banquetas y coladeras, afortunadamente no se nos inunda pero parece que nunca les dieron mantenimiento”, explicó Mercedes, una residente de la calle Dinamarca.

Además muchos otros vecinos explicaron a este medio que muchas de las aceras se encuentran dañadas después del sismo del 19S, a las que no le dieron importancia y es visible ver agujeros o zanjas que se formaron en el lugar.

Por último, la inseguridad es un tema que se aborda continuamente entre los comités vecinales, en la que han solicitado en diferentes ocasiones la presencia de patrullas de la SSC para que puedan vigilar algunos puntos donde se han reportado casos de asaltos a mano armada y acoso a mujeres.

Comentarios:

Destacado:

LO MÁS LEÍDO

+ -