Opinión


La prédica y la negación

La prédica y la negación | La Crónica de Hoy

En días recientes comenzó a circular un documento inquietante. Una especie de catecismo en el cual se establecen los principios pedagógicos y doctrinarios del nuevo sistema educativo nacional. Es algo tan inquietante como ese elogio abierto del Señor Presidente a los vandálicos maestros oaxaqueños.

Pero si lo anterior no fuera suficientemente perturbador, lo es tanto o más la negación del gobierno, específicamente de la Secretaría de Educación Pública (léase Esteban Moctezuma), quien se pronuncia ajeno a la paternidad del ya dicho papel.

Veamos cual es el contenido de la carta atribuida al secretario Moctezuma, en la introducción de eso llamado La Nueva Escuela Mexicana, quien  la ha negado con tanta vehemencia como San Pedro a Jesús.

Si en verdad el contenido de la Nueva Escuela Mexicana resulta espurio, nos estamos encontrando con una maniobra de “terrorismo”, cuyos fines son simples: estimular el incordio en contra del gobierno. Dice el refutado proyecto:

“Mensaje del Secretario de Educación Pública

“El cambio de rumbo de la Educación Pública en México es inaplazable…

“…La Nueva Escuela Mexicana que impulsa el gobierno del Presidente Andrés Manuel López Obrador, se contrapone al espíritu individualista, consumista y conservador, que implantó el neoliberalismo en nuestra educación a lo largo de casi cuarenta años. Ahora se dirige hacia un horizonte de valores con un enfoque de derechos humanos y de equidad educativa.

“Durante el período neoliberal, se implantó una formación utilitaria e instrumentalista, en la que los conocimientos adquiridos en el aula estaban orientados al beneficio personal de alumnas y alumnos sin tomar en cuenta su importancia para la comunidad, mirando a los individuos solamente como consumidores y engranes fríos del sistema de producción.

“El neoliberalismo adoptó modelos pedagógicos que terminaban por acentuar la desigualdad, tanto en el salón de clases como en el entorno de la comunidad escolar. Por ello, en los cursos habrá tiempo para reflexionar sobre los desafíos que Maestras y Maestros enfrentarán para cumplir con los principios de inclusión, sentido comunitario, equidad y excelencia, que el nuevo Acuerdo Educativo establece como rasgos cruciales de la Educación Pública.

“...Formaremos mexicanas y mexicanos honestos e incorruptibles. Las Maestras y los Maestros de la Nueva Escuela Mexicana deben asimilar esta filosofía para que se practique y se viva en la escuela, y desde ahí, permee a toda la comunidad…

“...A través de la equidad, por otra parte, el Gobierno de la Cuarta Transformación romperá las inercias e ­ineficiencias del pasado, durante la cual se impuso darles una educación muy pobre a los más pobres.…

“...La instauración de la Nueva Escuela Mexicana es un paso fundamental para la Cuarta Transformación del país. El próximo ciclo escolar será el marco para el comienzo de una nueva etapa en la Educación Pública de México”.

Sea quien sea el autor de dicho engendro, tiene en el campo “instruccional”, cosas realmente grotescas, como ésta, por ejemplo:

“¿Qué rasgos debe tener la mexicana y el mexicano que debemos formar, a partir de lo que hemos revisado hasta el momento?

“Para responder a la pregunta planteada, realicemos la siguiente actividad:

“a) Dibujen la silueta de un compañero o compañera en un pliego de rotafolio.

“b) Pongan fuera de la figura las situaciones problemáticas que rodean (contexto) a la silueta que pensaremos, será nuestro educando.

“c) Posteriormente, atendiendo a las situaciones de contexto del alumnado, anoten los rasgos que deseamos, tengan, para lograr ser los seres humanos que nuestra Nación requiere.

“¿Qué debemos hacer como docentes para lograrlo?

“¿Qué debemos hacer como escuela para lograrlo?

“¿Qué debemos hacer como sistema educativo para lograrlo?

“Realicemos una lista grupal de acciones que queremos desarrollar para lograr formar a la mexicana y al mexicano al que aspiramos”.

Más allá de la amenaza del rotofolio  y el papasal de la redacción, el documento repudiado es en sí una pena. Pero si se trata de una imitación, resulta calcado de los argumentos ya conocidos de la IV-T. La SEP aclara esto:

“Ante las versiones periodísticas sobre un documento titulado Hacia una Nueva Escuela Mexicana, a través del cual se dice que se promueve un aplauso del magisterio para el Presidente Andrés Manuel López Obrador al inicio del nuevo ciclo escolar, la Secretaría de Educación Pública informa lo siguiente:

“La SEP no reconoce la validez de dicho documento, puesto que no tiene un carácter oficial. La SEP no ha emitido los instrumentos  de capacitación previos al inicio del ciclo escolar 2019-20”.

 

Twitter: @CardonaRafael
rafael.cardona.sandoval@gmail.com
elcristalazouno@hotmail.com

Comentarios:

Destacado:

LO MÁS LEÍDO

+ -