Academia


La UNAM reconoce a 10 destacados académicos con su honoris causa

Se reconoció a siete mexicanos y tres extranjeros que han aportado una obra muy importante para el desarrollo de México y el mundo. Emotivo mensaje de Alicia Bárcena en representación de los galardonados

La UNAM reconoce a 10 destacados  académicos con su honoris causa | La Crónica de Hoy

La Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) reconoció a cuatro mujeres y seis hombres excepcionales con su grado honoris causa. El galardón fue otorgado a tres académicos extranjeros: Donald Bruce Dingwell, Vincenzo Ferrari y Sandra Moore Faber; y a siete nacionales: Alicia Bárcena Ibarra, Julia Carabias Lillo, Rolando Cordera Campos, José Antonio de la Peña Mena, Alejandro González Iñárritu, María Elena Medina-Mora Icaza y Roberto Meli Piralla.

El acto se llevó a cabo ayer en la Sala Nezahualcóyotl del Centro Cultural Universitario e inició con un minuto de silencio “en solidaridad por el esclarecimiento de los acontecimientos ocurridos hace cinco años en Iguala, Guerrero; por la localización de los estudiantes desaparecidos y por la correcta impartición de justicia”, manifestó el secretario general, Leonardo Lomelí.

Con la participación de los exrectores Guillermo Soberón ­Acevedo, Octavio Rivero Serrano y José Sarukhán Kermez, así como de directores de facultades, escuelas, institutos, consejos académicos y seminarios universitarios, el acto continuó con la proyección en video de la semblanza y destacadas aportaciones de cada galardonado, seguido de la entrega de las insignias universitarias, de mano del rector Enrique Graue.

Al término de esta entrega, Alicia Bárcena habló a nombre de los académicos nacionales, en tanto que Vincenzo Ferrari lo hizo por sus colegas extranjeros.

“Todos ellos han sido una fuente inagotable de inspiración para los nuevos estudiantes, investigadores, comunidades, con un compromiso permanente con la apropiación del conocimiento, retroalimentándonos a las comunidades científicas”, dijo la bióloga con amplia experiencia en órganos de las Naciones Unidas. “Todos estamos activos y atentos a los complejos desafíos del mundo y  nuestro país, que nos exige cada día más responsabilidad. La UNAM es lo mejor de México, que nos está reconociendo como una parte importante de ello. Por eso este reconocimiento también nos interpela y exhorta a dar lo mejor de nosotros e inspirar”.

Añadió además que la UNAM y su comunidad son claves para la construcción y avance de la sociedad mexicana, principalmente en un momento de la historia donde vivimos en un “mundo fragmentado. Donde predomina y se contrapone el patriotismo con el globalismo, donde el multilateralismo pasa por su peor momento y se cuestiona la evidencia de la ciencia frente a la urgencia de actuar ante el cambio climático y la pérdida de biodiversidad. Cuando las expectativas de mayor igualdad entre países se frustran, cuando la promesa de más  y mejores bienes públicos chocan con las posiciones individualistas; cuando se hace evidente que en el mundo en el que vivimos las instituciones democráticas no son las que definen las políticas económicas y la concentración de la riqueza en pocas manos.

“En este contexto el ambiente se vuelve propicio para viejas y nuevas amenazas, vemos emerger nacionalismos ofensivos, irrumpe la xenofobia que hace del migrante una amenaza despojándolo de la dignidad que le es intrínseca, aumenta la marginación y arroja a nuestros jóvenes, a nuestras nuevas generaciones, en lugar de atraerlos al estudio y la universidad. Sucede así, que los jóvenes están en el desencanto, desconfianza y enojo, están enojados y tienen razón, en el peor de los casos, los estamos arrojando al delito y a la ilegalidad.

“Enfrentar estos desafíos requiere de un entendimiento y demanda instituciones como ésta para entender mejor y alumbrar rutas distintas (…). Frente a ustedes nuestro compromiso redoblado, en la vida que nos quede por delante, a ser promotores y embajadores fieles de los valores, convicciones y aspiraciones de esta nuestra casa, y lo digo con honor ‘por mi raza hablará el espíritu’”.

BREVIARIO DE EXCEPCIONALES. En la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), Alicia Bárcena Ibarra fue directora de la División de Desarrollo Sostenible y Asentamientos Humanos (1999-2003), donde supervisó la agenda de investigación en temas de sostenibilidad ambiental, introdujo el tema del cambio climático con enfoque económico, produjo estudios y realizó investigaciones orientadas al diseño de políticas públicas para el desarrollo sostenible, además de la nueva agenda urbana de la región; también ocupó el cargo de secretaria ejecutiva adjunta (2003-2006), desde donde asesoró y asistió al Secretario Ejecutivo en la gestión estratégica de la Comisión, dirigió el primer Informe Regional Interagencial sobre los Objetivos de Desarrollo del Milenio y supervisó el trabajo de la Cepal con otras agencias y servicios de las Naciones Unidas.

Julia Carabias Lillo ha realizado trabajos en la Selva Lacandona en cooperación con la asociación civil Natura y Ecosistemas Mexicanos, en donde continúa hasta la fecha realizando sus investigaciones en restauración ambiental, fomentando proyectos productivos sustentables que eviten la deforestación y ofrezcan empleos e ingresos para las poblaciones locales, así como contribuyendo a la conservación de las áreas naturales protegidas y de los ecosistemas naturales de las zonas de influencia.

El desarrollo económico y social y más recientemente la cuestión social en un sentido amplio han sido las principales preocupaciones a las que ha dedicado Rolando Cordera su producción académica. Entre sus libros más recientes sobresalen La perenne desigualdad, Más allá de la crisis, el reclamo del desarrollo, La disputa por la nación, El papel de las ideas y las políticas en el cambio estructural en México, entre otros.

Por su parte, José Antonio de la Peña, uno de los matemáticos más importantes que ha dado el país, se especializa en la Teoría de las representaciones de álgebras, área en la que ha publicado más de 100 artículos de investigación, algunos en las mejores revistas del mundo, y cuenta con más de 2600 citas en la literatura especializada. Es importante resaltar que, en uno de sus trabajos, demostró una conjetura de Pierre Gabriel, fundamental para la clasificación de las álgebras de tipo de representación finito, el logro más importante en su área en la década de los 80. Asimismo, en uno de sus artículos introdujo técnicas de análisis espectral en teoría de representaciones, posiblemente uno de los artículos más influyentes en la teoría.

El interés científico del profesor Donald Dingwell ha sido describir y entender los magmas y su impacto en los sistemas volcánicos. Sus investigaciones originales y novedosas cuentan con más de 450 artículos científicos profusamente citados (~21,000 de acuerdo con Google Scholar), convirtiéndolo en uno de los geocientíficos más citados del mundo. Su contribución ha tenido un impacto definitivo en el desarrollo de la Vulcanología, particularmente en la Vulcanología Experimental, disciplina que desarrolló gracias a su creatividad e innovación.

El profesor Vicenzo Ferrari ha contribuido a los estudios sociológico-jurídicos con más de 200 trabajos académicos, tanto teóricos como empíricos. Entre sus obras teóricas importantes destacan: Funzioni del diritto (1987), Diritto e società y Prima lezione di sociologia del diritto (2010), todas ellas traducidas al castellano, en las cuales se discute sobre el estatuto epistemológico de la sociología del derecho, se describe su historia reciente, se analizan críticamente las principales corrientes de pensamiento y se desarrolla y actualiza la visión teórica del autor.

La relevancia de Alejandro González lñárritu radica no sólo en su virtuosismo para formar y apoyar directores jóvenes, dirigir actores, nuevos actores y no actores o en su capacidad de manipular el espacio y el tiempo, sino también en su forma de manifestarse como portavoz de una generación de artistas locales e internacionales, que buscan exponer problemáticas humanitarias profundas. La fuerza de su cine está en la capacidad para agrietar las barreras entre los seres humanos, no importa si se trata de un fanático religioso o de un actor frustrado que lucha por montar una obra en Broadway o de un cazador de osos vapuleado por los caprichos de la naturaleza.

María Elena Medina-Mora ha realizado investigación durante los últimos 45 años. Sus áreas de interés son los aspectos metodológicos, psicosociales y epidemiológicos relacionadas con las adicciones y la salud mental. Su principal enfoque se da en la intersección entre la psicología clínica y la social, en la investigación transcultural y en las posibilidades que ofrecen las Ciencias de la Conducta y el modelo de Salud Pública para analizar el tema de las drogas, de la salud mental y de las políticas públicas en estos campos.

Desde 1970, el doctor Roberto Meli trabajó en la actualización de las normas de construcción de edificios y, en particular, las relativas a la seguridad ante los sismos, contribuyendo a la modernización de los criterios de diseño de las estructuras, para las normas del Reglamento de Construcciones del Distrito Federal que entraron en vigor en 1976; posteriormente, el sismo de 1985 condicionó sus actividades por el resto del siglo XX: coordinó los trabajos de un grupo de investigadores y estudiantes del Instituto de Ingeniería y de otras instituciones para evaluar las características e identificar los factores determinantes en las fallas de los edificios; participó en el grupo de trabajo para elaborar las normas de emergencia que rigieron la reconstrucción y el reforzamiento o reconstrucción de los edificios dañados.

En gran parte de su carrera, Sandra Moore Faber se ha dedicado al estudio de la naturaleza y la formación de las galaxias elípticas. A diferencia de las espirales, que todavía están formando estrellas activamente, la formación de estrellas en elípticas se ha extinguido o apagado. Las preguntas más importantes son cómo se relacionan las elípticas con las espirales y por qué y cómo dejaron de hacer estrellas. La imagen actual es que las elípticas se crean a partir de espirales en un proceso que al mismo tiempo altera su estructura dinámica (infla discos espirales aplanados para hacer elípticas esferoidales) y corta la formación de estrellas.

Comentarios:

Destacado:

LO MÁS LEÍDO

+ -