Nacional


Las Gordas usaban la misma tienda desde 2018; banco entregó dinero de víctima sin cotejar identificación

Las Gordas usaban la misma tienda desde 2018; banco entregó dinero de víctima sin cotejar identificación | La Crónica de Hoy

Isabel Peñaloza no le dio mucha importancia a un choque que parecía accidental, de los muchos que suceden en una tienda departamental,  Soriana... sí, la misma tienda ubicada en la plaza comercial que se encuentra a espaldas del Tec de Monterrey CDMX,  por el rumbo de  Coapa y en las cercanías de Tepepan.
Nunca imaginó que ese incidente  ordinario, común cuando vas al súper, le iba a costar 53 mil 600 pesos que hasta el día de hoy sigue peleando con Santander por dos retiros  no autorizados en su tarjeta de débito, en diferentes sucursales, con firma falsificada y credencial del INE que no correspondía a quien se presentó en la ventanilla.
Crónica ha documentado en los últimos días lo que ahora, parece claro, es una bien organizada red de delincuentes que se dedican a robar clientes en tiendas departamentales, en específico la de Soriana que está ubicada por el rumbo de Coapa. Pero en este nuevo caso, la acción de los delincuentes, en lugar de sólo hacer compras masivas en tiendas cercanas, incluyó el retiro de efectivo en una ventanilla bancaria en la que el cajero teóricamente debió exigir una identificación para estar seguro de que estaba ante el titular de la tarjeta.
La misma táctica en la tienda, el mismo modus operandi  que incluyó a dos mujeres utilizando el empujón,  un “disculpe” y una sonrisa, mientras otras personas te bolsean y sustraen tu cartera sin que te percates. Todo ello en los pasillos de la mencionada tienda  departamental ante las cámaras de videogilancia.
Al igual que en el de Leticia, que fue documentado el sábado por Crónica y que reveló la operación de la Banda de Las Gordas, en el caso de Isabel la tienda se negó  a mostrarle a la víctima los videos con el argumento de que sólo corresponde a la autoridad judicial solicitar la presentación de los mismos.
Desde diciembre pasaba...
Era el 4 de diciembre del 2018, Isabel acudió alrededor de las 15 horas a ese Soriana a realizar las compras navideñas. Llevaba 15 minutos en el interior de la tienda cuando dos mujeres le obstruyeron el paso, aparentemente sin querer, y hasta unas sonrisas le dedicaron mientras tomaban ciertos productos.
Una de ellas pasa a un costado y la otra por detrás. No se percató que  al mismo tiempo otra persona le sustraía de su bolso de mano, su monedero con la tarjeta de  débito, expedida por Santander. La víctima siguió en las compras y fue hasta  una hora después que le llegó una notificación de Santander vía celular donde le avisaban sobre una compra  por nueve mil 499 pesos en Sanborns, Galerías Coapa (otra coincidencia con el caso de Leticia).
De inmediato, Isabel llamó al Banco para cancelar esa compra pero es entonces cuando se entera que ya tenía otros cargos que ella no hizo, además de un retiro por 20 mil pesos y otro por 15 mil  pesos en dos sucursales diferentes de Banco Santander,  una de ellas ubicada en Calzada del Hueso y otra en Miramontes, es decir, en la zona de Villa Coapa.
El monto total de los retiros y compras no autorizados por ella ascendió inicialmente a 45 mil  pesos, todo en menos de una hora.
Pero eso no sería todo, pues  cuando tocó el turno de pagar  en cajas  se percató que ya no tenía su monedero donde portaba 8 mil pesos en efectivo y la mencionada tarjeta.
Los responsables de la tienda se negaron a enseñar los videos a Isabel sobre ese incidente que ocurrió en los pasillos. Sólo con orden judicial, le esgrimieron.
Como en cascada, los problemas se le vinieron encima a Isabel. A esa negativa por parte de Soriana se sumó otro problema: en las sucursales de Santander, en las ventanillas, los cajeros no objetaron la evidente falsificación de la firma y la presentación de una credencial del INE que no correspondía a quien se presentó ante la ventanilla. Entregaron el dinero y ya.
Para Isabel, hay sospechas de que la red de ladrones que opera Villa Coapa, Las Gordas podría involucrar a empleados o funcionarios de banco. Indica que se le hace por lo menos sospechoso que en ambas sucursales no se percataran de las anomalías cuando son muy estrictos en sus procedimientos para retirar dinero en efectivo de las ventanillas:
“En ninguna de las dos sucursales objetaron la evidente falsificación de la firma y la presentación de una credencial del INE que obviamente no les pertenecían ni correspondía a la imagen del propietario”, aduce.
Por estos hechos Isabel acudió al Ministerio Público ubicada en Tlalpan, donde levantó la carpeta de investigación CI-FTL/TLP-4/UI-3  C/D03272/ 12-2018 por el delito de Falsificación de Tìtulos al portador y documentos de crédito.
Han sido más de cuatro meses  para Isabel en su  peregrinar por diversas instituciones, esperas, burocratismo, “investigaciones internas” con tal de recuperar su dinero.
En tanto ha pagado los costos: deudas y préstamos para solventar los gastos, pues el retiro de ese dinero la dejó sin recursos. A Isabel le han recuperado una parte de ese dinero tras muchas discusiones, papeleo, pero lo que no han logrado devolverle, es la tranquilidad.
En tanto, Las Gordas han seguido actuando en la misma tienda, sin ser siquiera molestadas en su actuar y aparentemente sin ser estorbadas en su cacería de nuevas víctimas...

Las Gordas y el MP

Al menos dos ciudadanos han presentado denuncias formales ante MP. 

Las copias de las denuncias, en poder de Crónica muestran que el modo de operación de Las Gordas es siempre igual.

En la tienda de autoservicio la víctima (generalmente mujer) es rodeada por la pareja de mujeres obesas; la víctima es golpeada con un carrito por un tercer cómplice, como si se tratara de un accidente. La cartera es retirada aprovechando ese momento. El saqueo de las tarjetas bancarias ocurre en los siguientes minutos.

Comentarios:

Notas Relacionadas:

Destacado:

LO MÁS LEÍDO

+ -