Mundo


Los pañuelos verdes regresan al Congreso argentino

Por octavo año consecutivo, y con elecciones a la vista, activistas tratarán de lograr la legalización del aborto. En 2018 la ley se aprobó en la Cámara baja, pero fracasó en el Senado

Los pañuelos verdes regresan al Congreso argentino | La Crónica de Hoy

La marea verde regresó este martes a la plaza del Congreso argentino para apoyar la presentación, por octava vez consecutiva, del Proyecto de Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE) en la Cámara baja, confiadas “con lo aprendido” tras la negativa del Senado en 2018.

En esta ocasión, los impulsores buscan que el debate sobre el aborto entre en la campaña electoral para las elecciones presidenciales de octubre próximo.

La plaza se convirtió en el epicentro de una serie de acciones preparadas a partir de las tres y media de la tarde de ayer, hora local, por parte de la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito, y que incluyeron concentraciones y “pañuelazos” en más de cien ciudades en toda Argentina e incluso en diversas ciudades del planeta.

El proyecto de ley defiende que las embarazadas puedan acceder a un aborto voluntario legal y seguro hasta la semana 14 de gestación en los tres sectores del sistema de salud, de forma gratuita en hospitales y centros públicos y con una cobertura total en obras sociales, mutuas o en la medicina privada.

El plazo de 14 semanas sería para casos generales, pero el proyecto de ley también incluye un sistema de plazos más amplios para casos de embarazos fruto de violaciones o en aquellos en que existe riesgo para la vida o la salud integral de la madre, los únicos dos casos que acepta la ley actual, que data de 1921.

Tampoco se admite en el proyecto la objeción de conciencia, polémica tras los sonados casos de menores embarazadas como consecuencia de una violación, en los que varios médicos se negaron a practicar unos abortos que están permitidos por la ley actual.

OCTAVO INTENTO. Ésta es la octava ocasión en la que se presenta el proyecto, pero la puja entre “verdes” y “celestes”, colores con los que se distingue a los defensores y detractores del aborto legal respectivamente, acaparó la atención mundial en 2018, con un intenso debate tanto en el Congreso como en el seno de la sociedad civil.

 

Comentarios:

Destacado:

LO MÁS LEÍDO

+ -