Mundo


Lula, libre

El expresidente brasileño sale de prisión tras fallar la Corte Suprema que es inconstitucional encarcelar a alguien sin haberse agotado todos los recursos judiciales. La izquierda latinoamericana estalla de júbilo

Lula, libre | La Crónica de Hoy

Luiz Inácio Lula da Silva, arropado por seguidores tras salir de prisión.

El expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva salió ayer de prisión, después de 1 año y 7 meses, tras fallar la Corte Suprema de Brasil la noche del jueves que es inconstitucional tener encerrado a alguien mientras no haya agotado todos los recursos judiciales posibles.

La decisión, adoptada por 6 votos a 5, revierte una jurisprudencia anterior de la propia corte, que databa de 2016 y que decretaba que se puede encarcelar a alguien cuando una sentencia ya haya sido corroborada en segunda instancia.

Lula entró en prisión el 8 de abril de 2018 precisamente tras confirmarse en segunda instancia una pena contra él de 8 años y 10 meses de cárcel por corrupción. Una vez en prisión, la condena se confirmó en tercera instancia, pero aún le restaba una última posibilidad de apelar, ante la Corte Suprema. El recurso ya está presentado, pero el alto tribunal aún no se ha pronunciado y ahora Lula podrá seguir el proceso en libertad.

Concretamente, dicho caso declaró a Lula culpable de haber recibido como soborno un lujoso departamento tríplex  por parte de la constructora OAS a cambio de conseguir contratos con la petrolera pública brasileña, Petrobras.

EUFORIA EN LA PUERTA. Tras el fallo del Supremo, la defensa de Lula pidió en la mañana de ayer la excarcelación inmediata, que se concretó a las 5:14 de la tarde, hora local. Al grito de “¡Lula, libre! ¡Lula, libre!”, familiares, simpatizantes y compañeros del Partido de los Trabajadores (PT) se echaron en brazos de Lula cuando abandonó la sede  de la Policía Federal de Curitiba, capital del sureño estado de Paraná.

En sus primeras palabras tras salir, Lula agradeció el apoyo de los militantes que durante todo este tiempo acamparon a las puertas del edificio para solidarizarse con él. Además, criticó a Sergio Moro, el juez que lo condenó en primera instancia y que actualmente es secretario de Justicia en el gobierno del ultraderechista Jair Bolsonaro, su principal enemigo político. “Salgo de aquí con un gran sentimiento de agradecimiento. Quiero probar que este país puede ser mucho mejor cuando tenga un Gobierno que no mienta en Twitter como hace Bolsonaro”, manifestó.

SILENCIO. Entre tanto, el único Bolsonaro que habló sobre el asunto fue Eduardo, diputado e hijo del presidente, quien lamentó en las redes: “Sueltan a bandidos y desarman al ciudadano”.

JÚBILO IZQUIERDISTA CONTINENTAL. La noticia de la liberación de Lula corrió rápidamente por la región, y en apenas horas múltiples líderes izquierdistas latinoamericanos mostraron su alegría.

El dictador venezolano, Nicolás Maduro, aseguró que: “El pueblo venezolano está feliz y saluda la libertad de Lula”, mientras la cancillería cubana aseguró que “el pueblo de Cuba celebra la libertad de Lula, tras 580 días de injusto encarcelamiento”.

El presidente electo de Argentina, Alberto Fernández, y la futura vicepresidenta, Cristina Fernández, celebraron que cesa la “persecución” y la “privación ilegítima de la libertad” del exmandatario.

En Uruguay, el gobernante Frente Amplio (FA) expresó que “este momento sintetiza la victoria de la integridad y la decencia sobre la revancha de las oligarquías criollas y el imperialismo norteamericano”.

Finalmente, el senador y precandidato demócrata de EU Bernie Sanders, también celebró el fin de un encarcelamiento que “no debió haber sucedido”, afirmó.

Comentarios:

Destacado:

LO MÁS LEÍDO

+ -