Opinión


Mañaneras, periodistas y youtubers políticos

Mañaneras, periodistas y youtubers políticos | La Crónica de Hoy

Las conferencias mañaneras del presidente están causando malestar en algunos equipos de producción de radio y televisión. El principal motivo es la competencia por las audiencias con programas transmitidos durante el mismo horario. Aunque hay otros móviles más viscerales: la irritación que produce en no pocos, pero tampoco demasiados ciudadanos, el estilo directo de comunicar de AMLO sin protocolos ni filtros de por medio.

Es decir, hay fobias mercadotécnicas y hepáticas. O, peor aún, fobias hepáticas que manifiestan algunos conductores que tienen la desgracia de salir al aire en el mismo horario en el que el presidente sale a pronunciar su “homilía”, dicen sus detractores, matutina.

Contrario a lo que se piensa en círculos conservadores, si se genera desgaste en esta manera de comunicar, sería por el resultado de la falta de profesionalismo de algunos interlocutores, no todos, que se dan cita para cuestionar al presidente todas las mañanas con preguntas sin ninguna fundamentación periodística detrás, el desgaste también puede obedecer a la agenda que traen consigo algunos agentes de los medios “tradicionales” que repiten la misma pregunta como si se tratara de un guión dictado con antelación.

Pero no todo es así. Ayer, por ejemplo, la secretaria de trabajo tuvo que reconocer que había empresas que estaban haciendo mal uso del programa Jóvenes Construyendo Futuro, gracias al trabajo que Daniel Blancas Madrigal realizó y que más tarde este medio reveló.

El punto es que, en el estado de Hidalgo, existe un instituto llamado Moyocoyani y de acuerdo con la información de Daniel: “Elisa Hidalgo, madre soltera de 20 años y quien eligió a esta compañía como tutora, denunció que le pidieron de arranque mil 600 pesos (650 por inscripción, 650 de mensualidad, 300 pesos de un libro), más el costo de un uniforme, el cual estaba obligada a comprar en la misma institución. ‘Lo agarras de la beca’, le dijeron”.

Saraí Tenorio, encargada de publicidad y marketing del instituto patrulla en cuestión, lo reconoció con cinismo y humor involuntario. Cito de nuevo: “Sí les cobramos a los jóvenes, pero fue un malentendido, un error, los afectamos sin querer queriendo”.

Es decir, cuando se cuenta con información y se pregunta sobre bases periodísticas sólidas, ésta puede servir para obligar al gobierno a revisar bien sus protocolos de entrega de becas y muchas otras de sus gestiones públicas: permiso de obras, tráfico de influencias, etcétera. En este caso el Instituto Moyoconani de Hidalgo además de ser exhibido por lucrar con los beneficios del programa Jóvenes Construyendo el Futuro, tendría que ser sancionado exactamente por la misma razón.

Este ejercicio inédito de comunicación presidencial, que intentó instrumentar Fox con pésimos resultados gracias a la torpeza que ahora nos regala sin voceros interpretadores desde sus redes sociales, podría ser más útil si se le saca provecho.

Los youtubers políticos, les guste a muchos o no, son también nuevos y vigorozos agentes de cambio y crítica política. Entre ellos también hay diferencias, dicho sea de paso. Sin embargo su presencia tiene que estar de alguna manera garantizada en esas conferencias. Además de injusto, quizá sea un poco inútil arriesgar costos en un vuelo para tener acreditación con el objetivo de realizar una pregunta específica en una mañanera, y, por añadidura, ser objeto de rechazo después de que el presidente ha reconocido de muchas maneras la influencia de las redes sociales en el cambio que vivió el país, y la de los youtubers en el espectro correspondiente. Pero ¿cómo abrirles un espacio, sin modificar demasiado la estructura de las conferencias y garantizar su presencia dado que varios de ellos radican fuera de la capital? No creo que sea demasiado difícil, quizá con una o dos preguntas diarias gestionadas a través de una cuenta de tuiter en las que se encuentren representados grupos de youtubers. Es una idea, es muy posible que haya otras, lo que no se puede es ceder a las presiones de quienes pretenden censurarlos.

 

* * *

Letras al pie

El próximo jueves 14 de marzo está columna no aparecerá porque sincronizará su salida con el inicio de semana. De tal suerte que a partir del próximo 17 nos veremos cada domingo. Le agradezco a los editores del diario este cambio hecho a solicitud expresa.

Comentarios:

Destacado:

LO MÁS LEÍDO

+ -