Opinión


Me quiere la dictadura, o no me quiere...

Me quiere la dictadura,  o no me quiere... | La Crónica de Hoy

DR. ALEJANDRO GERTZ MANERO PROCURADOR GENERAL DE LA REPÚBLICA

 

+Lo vergonzoso es el

crimen, no el cadalso

Pierre Corneille

 

Quiero proponerle, Procurador General, que la institución a su cargo salve del olvido las fotografías tomadas por uno de los hijos de Abril Cecilia Pérez Sagaón después de la enésima golpiza que en enero pasado le dio su aún marido Juan Carlos García. No se vale que se vayan al olvido. Son terribles, pero útiles para enfrentar al crimen.

Este crimen ha comenzado a modificar costumbres añejas de la prensa mexicana, como la de no publicar fotografías de gente golpeada y ensangrentada, pero sobre todo de cadáveres humanos, como si eso fuese una apología de la violencia. Pero a medida que el tiempo transcurre, la criminalidad asciende hasta llegar al año que está por concluir, con las mortales cifras históricas de asesinatos que padece México.

Para eso sirvió la sábana negra que ha  arropado al bestialismo mexicano, Procurador. Y es peor lo que enseguida le escribo:

Esa sábana negra es el palio que ha protegido a los criminales y  a los jueces corruptos, como los del  caso LeBarón; y si el gobierno actual del país no hace lo indicado para frenar y en lo posible nulificar a los homicidas, va a entregar cuentas vergonzosas y quizás hasta dignas de transformarse en procesos penales para los funcionarios públicos que dejaron correr, dejaron pasar el desfile de las matanzas a lo largo y ancho del país.

Tomo la expresión que contribuyó a construir la fama pública de Andrés Manuel López Obrador, para insistirle, Procurador, con todo respeto..., en que los abrazos no pueden acabar con los balazos ni con la matazón que, para empeorar las cosas, desató en su final el gobierno de Vicente Fox.

Ahora Fox cree lucirse políticamente de nuevo, como si hubiera aprendido el oficio de la política; y como en sus tiempos presidenciales dejó ir a AMLO cuando lo tuvo en sus garras luego de que este señor había perdido ya, legalmente, el pleito de El Encino, por miedo a perder la buena imagen que jamás tuvo, Fox cedió a las presiones y sacó a AMLO, prácticamente, de la celda y sólo faltó que hasta fuera a la puerta del penal con una bandera de triunfador para colgársela sobre su pecho, junto con una copia del decreto en que retiraba todos los cargos en su contra. Y el tabasqueño, lanza como siempre ha sido, de ninguna manera puso en riesgo esa oportunidad que la vida le daba para ascender hasta donde hoy se encuentra. 

Usted primero y su sucesor también panista, Felipe Calderón lograron, pues, aunque sin quererlo, unir sus incapacidades cuando el segundo, le ganó la Presidencia a Obrador por décimas porcentuales y, para legitimar su mandato, se lanzó como el borras con el garlito de frenar al narcotráfico, del que sabía menos que fumar un cigarrillo ¡y ahí fueron los demás panistas a demostrar su analfabetismo político..!

De ahí al desastre que aprovechó la delincuencia para ir por un posicionamiento que ya nadie pudo frenar. No queremos aceptar que México ya casi se haya convertido en un narcoestado, pero cómo lamentamos los ciudadanos de a pie que en aquellos momentos México no tuviera algunos políticos en grande, líderes fuertes llenos de compromiso con su Patria. El único líder y activista que entonces había, le dejaron el espacio libre para crecer y estar ahora hojeando su margarita con la pregunta que ha sido la obsesión de su vida:

Me quiere la dictadura o no me quiere… Me quiere la dictadura o no me quiere… Quiero la dictadura o no la quiero…   

 

Internet: Lmendivil2010@gmail.com
Facebook: Leopoldo Mendívil
Twitter: @Lmendivil2015
Blog: leopoldomendivil.com

Comentarios:

Destacado:

COLUMNAS ANTERIORES


LO MÁS LEÍDO